8 de septiembre de 2014 09:56 AM
Imprimir

Sugieren ideas ganaderas para cuando haya otro gobierno

La provincia y los actores del negocio de la carne bovina elaboraron un documento con propuestas para encauzar la economía del sector. De no ser escuchados en Buenos Aires, será “un plan de acción a futuro para cuando nuevas autoridades asuman la conducción del país y las provincias”, dijo el ministro Fascendini.

El consejo económico de la cadena de valor de la carne vacuna santafesina elaboró una declaración, a raíz de la versión de un cierre de exportaciones por 15 días para controlar una suba en el precio de la hacienda, en la que propone al gobierno nacional varias acciones para evitar más perjuicios a los ya sufridos por el sector.

 

El documento, que se pondrá a consideración de Córdoba y Buenos Aires para que sumen su aval, sugiere diseñar una política clara de corto, mediano y largo plazo; agregar valor a la producción; aprovechar las oportunidades del mercado externo; terminar con la intervención de los mercados; revisar la política impositiva; modificar los mecanismos para comercialización de hacienda y carne; e impulsar carnes sustitutas. Casi todas, ideas repetidas hasta el cansancio cada vez que el gobierno nacional atropella al sector.

 

“No por repetido dejan de ser importantes” tales indicaciones, declaró el Ministro de la Producción Carlos Fascendini a Campolitoral. Y sobre la posibilidad de que esta vez sí puedan ser escuchados en Buenos Aires, el funcionario sostuvo: “nosotros estamos trabajando hacia el futuro, la idea es formalizar” los reclamos. En ese sentido apostó a “coincidir con Buenos Aires y Córdoba”, provincias de otro signo político pero que junto a Santa Fe agrupan el 80% de la producción de carne del país. “Entonces -insistió- estamos hablándole a estas autoridades y a las que van a venir, para que sepan que hay un plan elaborado para las medidas que precisa el sector”.

 

El ministro manifestó su deseo de que se tomen los postulados de la declaración “en forma inmediata”. De no ser así, “podremos estar construyendo un plan de acción a futuro para cuando nuevas autoridades asuman la conducción del país y las provincias”.

 

 

Campeones mundiales

La declaración lleva por título “Por una ganadería en desarrollo. Para el agregado de valor, el trabajo y la defensa del consumidor” y surgió del encuentro que organizó el ministro, el 27 de agosto, con todos los eslabones de la cadena -productores, profesionales (veterinarios y agrónomos), frigoríficos y trabajadores de la industria de la carne- ante la versión, nunca comprobada, de un cierre de exportaciones por dos semanas.

 

“Concretamente sabemos que si bien no se sacan resoluciones levantan el teléfono y amenazan empresas, como pasa con los lácteos, y eso lo único que hace es generar más incertidumbre”, indicó el vicepresidente de Carsfe Martín Favre. “Este gobierno se maneja por impulsos y vieron que el precio de la hacienda se iba para arriba y largaron rumores a ver si se frenaba”, analizó el dirigente. Y disparó: “si en algo es campeón mundial este gobierno es en inseguridad jurídica, todos los días cambiamos las reglas de juego y eso es muy malo para la exportación de carne, un sector en el que uno tiene que firmar convenios con mucho tiempo de anticipación”.

 

Para Fascendini los puntos más importantes, entre los que se sugieren en el documento, “son los que hacen a la comercialización; esto no se combate cerrando la exportación sino aumentando la oferta”. A eso le sumó que “hay una forma de comercialización que debe ser cambiada” y así garantizar los dos negocios, el interno y el exterior.

 

La declaración aporta datos que indican que la ganadería vacuna ha perdido en los últimos años, en manos de la agricultura, más de 7 millones de hectáreas; hace más de cuarenta años que no crece el stock ganadero nacional y en los últimos tiempos se han perdido 9 millones de cabezas, debido a las políticas ganaderas del gobierno nacional.

 

Entre otros argumentos, también indica: “estamos preocupados ya que estas medidas profundizan la crisis de la cadena ganadera del país, que ya provocaron más de diez mil trabajadores menos de la carne, 130 frigoríficos desaparecidos, 7 mil productores ganaderos desaparecidos y el aumento constante de la carne en la góndola perjudicando el bolsillo de todos los argentinos. Si estimulamos el consumo, también tenemos que estimular la oferta productiva”.

 

 

 

Baja el precio en dólares

En la semana terminada el 29 de agosto, los precios en dólares del novillo pesado para exportación en la Argentina resultaron con bajas en relación a 15 días atrás, según el sitio web especializado Valor Carne.

 

A partir del anuncio de la suspensión de los ROEs hecho por el Gobierno, algunos frigoríficos salieron a ofrecer precios más bajos por la mercadería típica de exportación, aunque a los pocos días tuvieron que retrotraerlos a los niveles anteriores. Otros, inclusive, tuvieron que incrementarlos marginalmente, entre 50 centavos y $1, para mantener el flujo de compras.

 

El valor promedio ponderado calculado por Valor Carne fue de $32,15 por kilo en gancho para esta semana, abarcando a machos pesados, mestizos y cruzas, y diversos plazos de pago. Esto marcó un aumento del 1% en dos semanas, que resultó inferior a la devaluación en el mercado oficial de cambios, del 1,6%, con lo que el precio en dólares cayó en 3 centavos (0,6%), a U$S 4,51.

 

 

 

Las propuestas

• Diseñar una clara Política Ganadera Nacional para el largo, mediano y corto plazo, que pueda satisfacer a todos los integrantes de la cadena.

• Establecer una política de agregado de valor estratégico en el sistema ganadero mayor y menor (conversión del maíz en carne, agregado de valor regional, aprovechamiento de los subproductos de faena, trazabilidad, pasturas, marketing etc).

• Aprovechar las oportunidades que ofrece el mercado externo sin perjuicio del mercado interno. Terminar con la política de intervención de los mercados, de manera inconsulta, distorsiva y poco transparente.

• Trabajar en un plan estratégico de ampliación de la oferta productiva y los índices de productividad.

• Desarrollar políticas públicas de financiamiento, sanidad, retención de vientres, de terneros, implantación de pasturas y forrajes y adopción tecnológica.

• Revisión de la política impositiva al sector: derechos de exportación, ajuste por inflación de estados contables, incentivos a la producción de animales pesados.

• Crear nuevos instrumentos de comercialización como mercados de futuros y mercados electrónicos.

• Modificación de la tradicional modalidad de comercialización de carnes, avanzando a la comercialización por cortes.

• Plan integral de carnes sustitutas (cerdos, ovinos, caprinos pollos, pescados).

• Financiamiento para la adecuación, modernización y habilitación de plantas de faenas para animales menores.

• Fortalecer la extensión tecnológica a partir de la coordinación de Entidades como el INTA, INTI, Universidades, CONICET, Colegios de Ingenieros Agrónomos y Colegios de Veterinarios.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *