8 de septiembre de 2014 00:10 AM
Imprimir

La inserción laboral en el campo

En el marco del Ciclo de Jornadas de Inserción Laboral de la UNL, estudiantes de medicina veterinaria visitaron dos estancias de producción de ganado vacuno donde se capacitaron sobre cuestiones técnicas y vinculadas al desempeño profesional.

Con la finalidad de generar instancias de contacto entre estudiantes próximos a graduarse y empresas innovadoras para mejorar las posibilidades de inserción laboral se organizó una visita a las estancias “La Elisa (Hernandarias, Entre Ríos) y L’andina (Colonia Avigdor, Entre Ríos). En las mismas, un ingeniero y un veterinario explicaron a los estudiantes cuestiones técnicas relacionadas con las actividades productivas que se llevan a cabo en las estancias y también sobre actitudes y aptitudes vinculadas al desempeño laboral.

Esta visita forma parte del Ciclo de jornadas de inserción laboral que se viene desarrollando desde el 2006 y este año prevé actividades en todas las Unidades Académicas. En esta oportunidad, la Secretaría de Vinculación Tecnológica y Desarrollo Productivo trabajó en conjunto con la Facultad de Ciencias Veterinarias.

En este marco, el titular de la empresa Isidoro Golinsky, graduado de la UNL, y su veterinario asesor, Eduardo Siboldi, recibieron a los estudiantes y docentes que además de capacitarse disfrutaron de una jornada agradable al aire libre.

Golinsky cursó sus estudios en la Facultad de Ingeniería Química, trabajó en su empresa y hoy, se dedica a administrar sus propios campos. Este ingeniero, desarrolló, en conjunto con Siboldi, una cruza de ganado bovino (Angus Senepol) que se adapta a al clima de la zona y tiene mayores beneficios. Sobre este trabajo versó la capacitación.

 

 

Desarrollo tecnológico

Angus Senepol es una cruza que se desarrolló con la necesidad de contar con ganado de mayor porte que se adapte al clima y al suelo de la región. “Nosotros en un momento determinado notamos que el animal se achicaba, entonces buscamos alguna forma de agrandar su tamaño. Lo hicimos buscando reproductores Bonsmara y Senepol. Por nuestra experiencia y por consejo de nuestro veterinario, nos definimos por el Senepol, entonces hacemos la cruza del Senepol con el Angus con buen resultado”, explicó Golinsky. Y añadió que de esta forma se incrementó el rendimiento en gancho, con mayor conversión de pasto en carne y precocidad reproductiva, entre otras características que beneficiaron este emprendimiento. La visión emprendedora se evidencia en la toma de decisiones y en la forma de mantener este negocio a través del tiempo.

 

Los alumnos tuvieron acceso a los corrales y espacios de cría, recibieron explicaciones e instrucciones sobre cómo es el proceso y comportamiento de esta especie, qué deben tener en cuenta en este tipo de trabajo y cuáles son los conocimientos necesarios para poder desarrollarlo. En este sentido, el docente a cargo de la asignatura Producción de carne, de la carrera de Medicina Veterinaria de la UNL, José Bertoli comentó “los alumnos se llevan la experiencia de conocer un ambiente poco frecuentado para nosotros, como es la Provincia de Entre Ríos. Estamos viendo unos campos ganaderos muy buenos y están teniendo la posibilidad de ver otro tipo de animal que es poco común en los rodeos más comunes”.

 

Formación profesional

Además de las cuestiones técnicas relacionadas con la producción de ganado bovino, la instancia de formación trabajó cuestiones vinculadas al desarrollo profesional de los veterinarios, pensando en la importancia que tiene para los futuros graduados tener contacto directo con lo que será su trabajo antes de finalizar la carrera, viendo las distintas especialidades y las capacidades que es necesario desarrollar. En este sentido, Siboldi comentó: “el veterinario se hace en el campo, aprendiendo de los propios errores. Yo quisiera aconsejarles a los estudiantes que, traten de asimilar la mayor cantidad de conocimientos y cuando estén trabajando aplicarlos y ser lo más coherente posible, tratando de aprender, tanto del productor, como del peón”.

 

Destacó además, esta iniciativa de la universidad de posibilitarle a los alumnos este tipo de capacitación y reconocimiento del campo laboral. Estas jornadas tienen como objetivo, también, permitirles a los empresarios, productores y demás protagonistas del ámbito productivo tener un contacto directo con la universidad y los futuros profesionales, facilitando así la inserción laboral y el acceso a conocimiento actualizado.

 

 

El paso por la universidad

Los alumnos destacaron la importancia de la visita, ya que es una forma más directa de estar en contacto con la profesión. Dentro del grupo de estudiantes se encontraban tres extranjeros de intercambio, de la Universidad de los Llanos Colombia y de las Universidades de Chiapas y de Aguas Calientes de México.

 

Víctor Avendaño, de Colombia, destacó que “la noción que se tiene en Colombia de la ganadería de carne y de la ganadería de cría es totalmente diferente a lo que se trabaja aquí en la Argentina. Aquí se trabaja una ganadería más intensiva, más preocupada por el desarrollo y la ganancia, por más kilos de carne en menos tiempo”. Rafael de México, agregó: “los sistemas productivos, especialmente de carne, nos han dado una visión muy amplia porque son sistemas que traen innovaciones que permiten mejorar la productividad animal tanto en el consumo, como en el valor agregado a la carne”.

 

 

El dato

Retribución

“Agradecemos todas las atenciones por parte del ingeniero Golinksky que una vez más demostró su compromiso como graduado con su Universidad y nos permite mostrarles a los estudiantes un importante grado de participación”, concluyó el Ing. Eduardo Matozo, secretario de Vinculación Tecnológica y Desarrollo Productivo de la UNL.

 

15CIERRA_DSCN4831.jpg

 

 

Anfitrión de lujo

Isidoro Golinsky se mostró emocionado de poder retribuir de esta forma a la casa de altos estudios, todas las oportunidades y posibilidades que esta le brindó para poder desarrollarse intelectual y personalmente. Rescató con toda modestia ser uno de los elegidos para compartir sus logros y experiencias con los alumnos. Y su forma de decir gracias fue un almuerzo acorde a la situación, el contingente disfrutó de empanadas fritas, asado con cuero y todas las atenciones camperas

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *