9 de septiembre de 2014 11:09 AM
Imprimir

Macri sacó la chequera en campaña y promete eliminar impuestos

Para el Jefe de Gobierno porteño el impuestos a las ganancias “es el impuesto más perverso que puede cobrar un gobierno a su gente”, lo mismo que las retenciones. En cambio no piensa igual sobre el IVA el gravamen más regresivo de la economía donde el pobre subsidia al rico.

Mauricio Macri prometió eliminar impuesto a las ganancias y las retenciones si es presidente en 2015. En cambio no mencionó modificaciones al Impuesto al Valor Agregado (IVA) el gravamen más regresivo de la Argentina, ni tampoco el impuesto al cheque al que no eliminará en lo inmediato.
 
Macri aseguró que en caso de llegar a la presidencia “no va a haber más impuesto a las ganancias para los trabajadores” y anunció que eliminará “todas las retenciones a la exportaciones”, mientras que, en el caso de la soja, las rebajará “cinco puntos por año” hasta su desaparición. Una propuesta que le acercó la misma Sociedad Rural Argentina que lo asesora a través de la Fundación Pensar.
 
“La inflación se va a acabar en mi gobierno y no va a haber más impuesto a las ganancias para los trabajadores, lo tiene que pagar la gente que más plata gana, no cualquier trabajador producto de la inflación”, afirmó Macri en declaraciones radiales. 
 
En cambio el candidato del Pro no considera igualmente injusto que una persona que gana 30.000 pesos pague el mismo IVA que otra que gana 3.600 o un salario mínimo. El impuesto al consumo es el más regresivo toda vez que la alícuota rige igual para cualquier ingreso pero aplicado sobre el bien que se compra y no sobre el monto que se gana. 
 
Tras remarcar que “la inflación es un monstruo”, Macri señaló que al impuesto a las ganancias “lo vamos a cambiar el primer día, es el impuesto más perverso que puede cobrar un gobierno a su gente”, en tanto señaló respecto del impuesto al cheque que “en el tiempo hay que sacarlo”.
 
“De entrada saco todas las retenciones a la exportación, toda las economías regionales van a poder exportar libremente sin restricciones y sin ningún impuesto a la exportación. Y la soja va a bajar 5 puntos por año porque apuesto a que dupliquemos la producción de alimentos en el país”, sentenció.
 
El jefe de gobierno porteño opinó que le gustaría “que nos transformemos del granero del mundo al supermercado del mundo porque por ahí pasan muchísimos puestos de trabajo nuevo a lo largo y ancho del país que van a permitir poblar equilibradamente la Argentina”. Lo curioso de su afirmación es que resulta exactamente igual a la del gobierno.
 
Para lograr agregar valor y que la Argentina se convierta en un supermercado, el kirchenrismo aplica una retención a la exportación del 23% al trigo, un 13% a la de harina, y un 5% a la de galletitas: ese escalonamiento es para incentivar la exportación de alimentos listos para el consumo tras su industrialización. Macri eliminará ese esquema. 
 
“Va a ser una revolución de trabajo la que vamos a tener alrededor de la industria, entre otras cosas”, afirmó Macri, quien concluyó que “al campo hay que soltarlo, porque tiene muchísimo para aportar”, aliado político de la Sociedad Rural Argentina.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *