10 de septiembre de 2014 00:10 AM
Imprimir

Menta para darle buen sabor al bolsillo del productor

CompartiremailFacebookTwitterTeniendo en cuenta el rango climático y variedad de microclimas que se pueden encontrar en la Argentina es que la producción de hierbas aromáticas y medicinales presentan ventajas comparativas para el desarrollo de economías regionales y pequeños productores. Si los cultivos fueran acompañados por el desarrollo profesional de los emprendimientos a través del marketing y […]

Teniendo en cuenta el rango climático y variedad de microclimas que se pueden encontrar en la Argentina es que la producción de hierbas aromáticas y medicinales presentan ventajas comparativas para el desarrollo de economías regionales y pequeños productores. Si los cultivos fueran acompañados por el desarrollo profesional de los emprendimientos a través del marketing y el apoyo técnico productivo entonces se podría generar crecimiento genuino de la actividad, con todos los beneficios que esto acarrearía para la cadena en su conjunto.
Dentro del amplio abanico de cultivos desarrollables bajo dicho formato, la menta en sus diferentes variedades presenta características atractivas e interesantes de corto, mediano y largo plazo. Conocida en las culturas del mundo antiguo hay referencias de su uso en Grecia dentro de los hogares por su perfume, y también en Roma, en los baños para “fortalecer el cuerpo”. Egipto y Asia Central presentan información respecto de su existencia y uso en la Antigüedad, no obstante fue a partir de la Edad Media que empezó a tomar presencia en Inglaterra y posteriormente en el resto del mundo. Si bien, este país se autoatribuye ser el autóctono de la menta piperita, sólo debe reconocerse la habilidad que tuvieron en las mejoras genéticas a través de la optimización en los aspectos “user friendly” con aromas y fragancias más apreciadas. Actualmente se estima que hay 30 especies y alrededor de 500 variedades en todo el mundo.
Son muchos los subproductos obtenidos que pueden ser utilizados en varias industrias, y enumerarlos requeriría de una explicación extensa, en los ítems más conocidos, con un mercado en constante crecimiento y demanda potencial aún mayor, destacándose: alimenticia, saborizando chicles, bebidas, chocolates; cosmética y perfumería, champú, perfumes, jabones, talcos; medicinal, a través de la ingesta presenta propiedades analgésicas, siendo utilizado para dolores de cabeza, reumáticos, musculares, articulares, dolores de garganta, o con uso externo su contenido de principios antisépticos es ideal para heridas de la piel, picaduras de insectos, eccemas y otros.
Japón fue considerado el primer líder mundial en la producción comercial en la época cercana a la Primera Guerra Mundial, llegando a Brasil y la Argentina en las emigraciones por dicho conflicto. Posteriormente India tomó el liderazgo con 2 toneladas de aceite de menta a principios de la década pasada, llegando a más de 32.000 toneladas en 2010. No obstante Estados Unidos es el que posteriormente focalizó en su investigación y desarrollo para la industria.
Actualmente China es el país que mayores importaciones presenta en los aceites esenciales para el agregado en distintas industrias, mientras que Brasil, la Argentina, Francia y otros países de la comunidad europea, también compran sus hojas y polvo o cristales.

 

Variedades locales

En la Argentina, las variedades principales son la menta inglesa y la japonesa que se siembran en Cuyo, Mesopotamia, Litoral, Chaco y Formosa, y en Buenos Aires, y en superficies protegidas bajo invernáculo también se puede hacer otras variedades en latitudes más australes. La demanda internacional es un mercado interesante debido a la contra-estación productiva y a pesar de tener posición arancelaria propia, no se registran exportaciones en el último año.

Por el contrario para cubrir el mercado interno se requieren de importaciones. El valor de mercado interno varía de $ 100 pesos por kilos obtenido hasta $ 200, con un margen neto del cultivo superior al 80% dependiendo del caso y la habilidad para comercializarlo. Si el productor puede destilar y obtener aceite esencial, el margen es considerablemente superior, ya que se pueden obtener más de 10 litros de aceite esencial por cada 4 quintales de hojas.

Los suelos requeridos pueden ser varios, y se la puede plantar desde macetas e invernáculos hasta en el campo. La siembra se puede hacer a través de distintos mecanismos, aunque si bien es posible realizarlo a través de semillas, la reproducción tomando esquejes de otras plantas es lo que prolifera con mayor velocidad y menor complicación. Es de rápido crecimiento, y raíz fibrosa con estolón poco profundo. Es destacable el requerimiento de uso de mano de obra en contraposición a la mecanización.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *