10 de septiembre de 2014 17:40 PM
Imprimir

Convenio para controlar al picudo

CompartiremailFacebookTwitterEn Argentina, las actividades relacionadas con la producción y desmote del algodón han representado históricamente una de las principales fuentes de ingreso y de empleo, determinando la relevancia socioeconómica de la cadena agroindustrial del textil en las provincias del Nordeste y Noroeste. Sin embargo, el doctor Juan Carlos Salerno, director del Instituto de Genética INTA […]

En Argentina, las actividades relacionadas con la producción y desmote del algodón han representado históricamente una de las principales fuentes de ingreso y de empleo, determinando la relevancia socioeconómica de la cadena agroindustrial del textil en las provincias del Nordeste y Noroeste.

Sin embargo, el doctor Juan Carlos Salerno, director del Instituto de Genética INTA Hurlingham, asegura que la presencia sostenida y creciente del Picudo del Algodonero Anthonomus grandis, Boheman (Coleoptera: Curculionidae), se ha constituido en una amenaza permanente para el sector productivo.

Esta plaga es considerada como una de las más importantes por los daños que causa, por las dificultades para su control, y por los perjuicios ambientales y sociales que provoca, dado que afecta principalmente a los pequeños productores.

 
Por ello, se están desarrollando actividades en el INTA que abarcan distintos aspectos para lograr su control:

1) Evaluación de la respuesta de los insectos hacia atrayentes y la trampa de fabricación nacional “TOMI” creada por el INTA y explorar otras fuentes de compuestos activos.

2) Evaluar la eficiencia del silenciamiento específico de diferentes genes del insecto mediante la ingestión oral de RNA doble cadena sintetizado in vitro o mediante su expresión en plantas.

3) Desarrollar y obtener eventos transgénicos de algodón con las secuencias derivadas de los estudios de RNAi para picudo y de secuencias de Bt.

4) Desarrollar un micoinsecticida o formulado experimental utilizando una cepa nativa de hongos entomopatógenos para emplearlo como control microbiano.

5) Selección de factores de virulencia específicos para larvas del picudo a partir de cepas nativas de Bt.

6) Obtener líneas genéticas de algodón con mayor tolerancia a picudo y buen comportamiento agronómico.

7) Identificar y analizar los derechos intelectuales involucrados en el desarrollo del convenio. Todas las investigaciones son financiadas con fondos de las provincias y del INTA.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *