11 de septiembre de 2014 12:31 PM
Imprimir

Ratificaron el pronóstico de aumento del 16,5% en la superficie sembrada con trigo

Tras finalizar el cultivo de trigo, la BCR no efectuó ajustes significativos en la superficie destinada al grano, respecto de lo estimado en el informe anterior. En general, la siembra del cereal "tuvo una buena implantación, aunque se desarrolló de manera trabada por las lluvias recurrentes, los excesos hídricos y un tiempo predominantemente húmedo", dice el informe.

Según el análisis de la bolsa rosarina, el núcleo triguero argentino “ha sido alcanzado en su totalidad por problemas de excesos hídricos, que van de sectores puntuales con encharcamientos a inundaciones que abarcan el paisaje zonal”.

Esos problemas “pueden provocar la pérdida de 50 a 90 mil hectáreas en esta zona” y “si las medias pluviométricas superan los valores normales de setiembre, esta área se verá muy comprometida”, advierte el informe.

“Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Córdoba e incluso el NEA se perfilan con un potencial superior a la campaña pasada con la posibilidad de alcanzar rindes muy buenos”

En el resto de la provincia de Buenos Aires, que no se vio afectado negativamente por los excesos de agua, se observa que los lotes sembrados con trigo están en muy buenas condiciones, atravesando la etapa de macollaje y sin problemas sanitarios significativos.

En Córdoba, en tanto, se mantiene un “muy buen potencial productivo”; en Santa Fe la condición predominante de los cultivos “es muy buena”; mientras en Chaco y Santiago del Estero “los cuadros están mucho mejor que el año pasado, a esta misma fecha”, si bien “comienzan a transitar etapas críticas con una marcada faltante hídrica”.

“Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Córdoba e incluso el NEA se perfilan con un potencial superior a la campaña pasada con la posibilidad de alcanzar rindes muy buenos” en la producción triguera, considera la Bolsa de Rosario.

En el caso del maíz, evalúa la entidad, la precampaña temprana exhibió una clara depreciación del grano, en contraste con los aumentos en el valor de varios elementos en la componente de costos de producción y comerciales, como insumos y el gasoil, o el sostenimiento de otros (arrendamientos).

De este modo, “los rendimientos de indiferencia superan significativamente a los calculados en la campaña anterior, particularmente cuando el modelo incluye tierra arrendada o regiones productivas alejadas de los destinos más importantes”.

En la región núcleo se da una de las mayores disminuciones en la intencionalidad de siembra, con respecto al año pasado, llegando al 25%, mientras en algunas zonas del norte del país las caídas respecto al año pasado pueden superar el 50%, pese a los muy buenos resultados productivos que se obtuvieron en la campaña anterior.

Según la BCR, el escenario hídrico es “notablemente favorable” para el cultivo y contrasta con la campaña pasada, cuando la falta de agua se mantuvo durante casi toda la ventana de siembra del maíz de primera.

“Las excelentes reservas de humedad en los suelos, junto al pronóstico de un Niño leve auguran un muy bien año productivo y sostienen la posibilidad de que, a nivel nacional, se exprese un rinde por encima del promedio”, concluye la bolsa de Rosario.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *