13 de septiembre de 2014 01:06 AM
Imprimir

Creen que la soja podría mantener un precio bajo por dos años

Soja, reservas y default, eje de un debate entre economistas en el congreso de Ejecutivos de Finanzas.

La soja, las reservas y el default se convirtieron en el eje de discusión en el panel de economistas que expusieron en el Congreso de Ejecutivos de Finanzas que se realiza en Mendoza. La soja es un insumo clave para proveer dólares para engordar las reservas y, de alguna manera, darle oxígeno a la actividad económica. El default con los fondos buitre y su no resolución es el nuevo ruido que aqueja a los actores económicos.

 

En medio de la caída de precios de la soja, el economista jefe del HSBC para América del Sur, Javier Finkman, intentó de alguna manera tranquilizar los ánimos: “Está lejos de sus precios máximos, pero igual es un muy buen precio si uno mira los últimos 20 años. El problema que tenemos por delante es que los precios actuales posiblemente se mantengan en los próximos 18 o 24 meses”. Finkman dio este motivo: “Hubo muy buenas cosechas en todo el mundo” y, si no aparece una demanda adicional que digiera los stocks, no hay muchas chances de un repunte de precios”.

 

Hay un problema adicional, marcó Finkman: “Argentina produce commodities que consumen los países pobres en sus primeras etapas de desarrollo, pero a medida que crecen modifican sus dietas y sus consumos, y demandan otros tipos de commodities (proteínas, o minerales) que Argentina no está en condiciones de abastecer, por ahora.

 

A su entender, la esperanza de un repunte de la demanda depende de que India se conviertan en la nueva China, y recorra el mismo camino de urbanización de su población campesina.

 

El otro riesgo es la política monetaria de la FED: “Si sube las tasas y el dólar se fortalece, los precios de las materias primas sufrirán, pero yo creo que la suba de tasas será un proceso muy gradual, que no debería afectar demasiado a nuestra principal exportación”.

 

Daniel Marx se enfocó en la marcha de las reservas y su relación con los futuros pagos de la deuda. Marcó que los 12.873 millones de dólares que vencen en 2015 son manejables, sobre todo porque dio como seguro que el Gobierno ofrezca un canje (un bono 2018) por los 6.000 millones del Boden 15 que vencen tres semanas antes de las elecciones presidenciales.

 

Pero Marx, como ya se dijo ayer en este Congreso, puso el acento en el cierre del mercado cambiario para las empresas que tienen que hacer frente a sus vencimientos en dólares. “Eso sí que es peligroso, porque se ponen en riesgo importaciones y también exportaciones, porque se interrumpen líneas de prefinanciación de exportaciones”. En este deterioro de expectativas, la del nivel de reservas y el tipo de cambio son las más previsibles, según Marx “la más imprevisible de anticipar, y difícil de manejar, es la del conflicto social.”

 

Carlos Melconian aceptó que el precio de la soja tal vez se estabilice en estos valores, como dijo Finkman del HSBC, pero señaló: “Dado que el Gobierno nunca puso el pie en el freno del gasto, necesita que la soja siempre suba de precio, lo necesitaba cuando valía 400 dólares, cuando valía 500 y cuando valía 600. Por eso este precio no le sirve”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *