15 de septiembre de 2014 10:48 AM
Imprimir

“Argentina no será competidor fuerte en la Cuota 481”

El consultor internacional de carnes Ignacio Iriarte brindó tranquilidad a los uruguayos al decir que Argentina, por más que acceda a la cuota cárnica 481, el cupo de alta calidad otorgado por la Unión Europea, pero para carne de animales terminados a granos, "no será un competidor fuerte para ninguno de los exportadores"

Su afirmación aportó tranquilidad, dado que Uruguay, junto con Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Canadá, son los grandes jugadores de la 481, con una cuota global de 43.000 toneladas.

Semanas atrás, al conocerse la noticia, algunos operadores uruguayos habían manifestado su preocupación porque el ingreso de las carnes argentinas quitaría volumen para el resto de los exportadores, más con la fama y el marketing que tiene el producto en el mundo.

En el marco de una charla en la Expo Prado, organizada por la Asociación de Consignatarios de Ganado, Iriarte mostró con datos y cifras cómo Argentina fue perdiendo terreno como exportador mundial de carnes. Encima, ahora, sufre grandes problemas climáticos en la Provincia de Buenos Aires, con fuertes inundaciones en las zonas ganaderas dedicadas al engorde de terneros, producto de las constantes lluvias.

En ese sentido, el orador dijo a consignatarios y productores uruguayos que no cree que “la producción de carne bovina argentina vaya a cambiar en los próximos dos años. No va a ser un competidor de Uruguay en la cuota 481, ni competidor de nadie”. Como ejemplo, recordó que en los últimos años está dejando sin cumplir 1.000 toneladas de cuota Hilton, que representan un buen negocio para la industria.

“Falta bastante para que Argentina se vuelva a convertir en un gran exportador mundial”, dijo Iriarte. La capacidad de producción de novillos en Argentina cayó 47%, cerraron 120 frigoríficos, porque el gobierno restringe los permisos de exportación en carne y otros productos, conocidos como ROE.

Contrariamente, Uruguay viene exportando algo más de 9.000 toneladas en el marco de la cuota 481, con un amplio abanico de cortes y su principal puerta de entrada al mercado europeo es Alemania.

En su charla, Iriarte también destacó las buenas perspectivas para la carne bovina en el mercado internacional y reconoció que Uruguay supo aprovechar las oportunidades comerciales que se le presentaron. A la vez, remarcó que si en su país hay cambios en la política impulsada por el gobierno de Cristina Kirchner, existe la experiencia y la tecnología suficiente como para producir rápidamente novillos de alta calidad, cuyo destino será la cuota 481.

 

Desventaja.

Sin embargo, Argentina tiene hoy la desventaja de contar con un bajo stock ganadero que es el menor de su historia y a eso se suma que las principales zonas engordadoras de ganado están inundadas. Por eso, Iriarte estimó que “es probable que en el primer año de acceso al cupo se exporten, con suerte, unas 5.000 toneladas, pero a la vez, colocará muy pocos cortes”, porque tiene que dejar carne para el mercado interno. A la vez, “esos cortes procederán de animales más livianos” y no podrán ser comparados con los que exportan Uruguay y otros proveedores del mercado.

Lo que sí aclaró es que, si cambian las condiciones, la ganadería argentina tiene capacidad para recuperarse.

Esto porque, entre las ventajas, Iriarte recordó que “la ración es 25% más barata que en Uruguay, también existe la infraestructura y la experiencia para poder engordar novillos” y eso pesa mucho en un país exportador de carne.

Según sus números, estimó que “Argentina puede pasar de exportar 190.000 toneladas a unas 350.000 o 400.000 toneladas. Son unas 150.000 toneladas adicionales a las que ya está colocando”.

Esta cifra, dijo, es la décima parte de lo que el mercado mundial de carnes ha crecido en los últimos dos años “y no me extrañaría nada que siga creciendo”, aseguró el consultor internacional.

El especialista consultor argentino además se refirió en su charla al mercado chino, para el que pronosticó que la demanda continuará creciendo en los próximos años, porque el consumo de proteína sigue muy firme

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *