16 de septiembre de 2014 16:44 PM
Imprimir

Unión Europea representa la mayor carga arancelaria para carne uruguaya

La Unión Europea, donde las carnes uruguayas tienen varias vías de ingreso, se lleva US$ 133 millones en aranceles, representando el 59% del total pagado por ese concepto según un trabajo generado por la Cámara de la Industria Frigorífica

Las carnes uruguayas ganan cada vez más mercados, juegan en primera, porque acceden a los destinos de mayor valor, pero sufren el peso de los aranceles y se hace imperioso mejorar las tasas de acceso a futuro.

Los números impactan. Según un trabajo divulgado por la Cámara de la Industria frigorífica (CIF), sólo la Unión Europea, donde Uruguay ingresa por distintas vías (a través de varias cuotas) representa el 59% del total arancelario que paga la industria frigorífica y en su caso, se queda anualmente con alrededor de US$ 133 millones.

El relevamiento mostró que en 2013, por ejemplo, Uruguay aportó a las arcas de los países compradores de carnes un total de US$ 223,1 millones, lo que representa una tasa de US$ 114 por cada animal faenado o US$ 158 por cada animal destinado al circuito de exportación.

Los números hablan por sí solos y remarcan la necesidad de llegar rápidamente a un acuerdo comercial con la Unión Europea y otros destinos de alto valor, ya sea a nivel regional o de Uruguay individualmente, con el cometido de lograr una mayor inserción que, incluso, posibilite una mayor colocación de cortes vacunos en los años donde los precios favorables.

En el viejo continente, la carne que ingresa por el régimen general “Full Duty”, donde no hay límite de volumen, cuya administración la hace la UE, paga 12,8% “ad valorem” que son 3.034 euros por kilo para enfriado y 3.041 euros por kilo para productos congelados.

En el cupo Hilton, donde Uruguay tiene asignada una cuota de 6.300 toneladas se paga un arancel de 20% “ad valorem”. Los cortes uruguayos también acceden a través del Cupo Gatt que son 53.000 toneladas donde los países del Mercosur usan 50.000 toneladas. Ahí se paga 20% de arancel, más 2,2 euros por kilo (licencia Gatt).

Por cupo “Bilan” que son 50.800 toneladas con hueso divididas en cupo A – 30.100 toneladas- y cupo B con 12.700 toneladas, donde la región usa alrededor de 35.000 toneladas, se paga 20% (cupo A), pero están exentas 38.100 toneladas y 45% del específico para las restantes 12.700 toneladas del Cupo B.

Según el trabajo de la CIF, el impacto sobre el precio es de 20% para Cupo A, más 20% y 2,14 euros por kilo para el cupo B, lo que representa un 90% de arancel estimado.

La única cuota dentro de la UE, donde las carnes uruguayas entran sin pagar arancel es la 481, destinada a cortes de alta calidad, pero para ganados terminados a granos durante los últimos 100 días previos a la faena.

Con la fuerte exportación de carne que se está dando a los Estados Unidos, donde se paga un arancel de 24,6% por la cuota de 20.000 toneladas de carne bovina peso embarque, pero también se están registrando negocios fuera de cupo, las divisas perdidas por el pago de tasas arancelarias, seguramente será mayor al cierre de 2014.

Es más, incluso en mercados considerados marginales como África, las carnes uruguayas deben pagar un arancel de 20%, mientras que en Congo y Angola tasas caen a 15%

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *