17 de septiembre de 2014 15:51 PM
Imprimir

Comenzó auditoría de EE.UU. por certificaciones a la carne

URUGUAY : Una nueva auditoría del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) ya está en marcha, con el cometido de revisar los programas de certificación de carnes que aplica Uruguay a través del Instituto Nacional de Carnes (INAC).

El equipo de inspectores trabajará en Uruguay hasta el viernes. La meta de Uruguay es apostar a un nuevo producto que sería carne bovina sin hueso, trazada y envasada al vacío procedente de una serie de predios certificados por INAC en Tacuarembó y Cerro Largo.

La propuesta será presentada por el ministro de Ganadería, Tabaré Aguerre, en su viaje a Estados Unidos esta semana.

A través de un protocolo conocido como CUC, el INAC garantiza el sistema de producción a cielo abierto, el cuidado de la sanidad, el bienestar animal del ganado y respeto por el medio ambiente, atributos que hoy son cada vez más valorados por los consumidores.

A través de otro protocolo (conocido como Never Ever 3), el organismo garantiza que los bovinos nunca recibieron proteínas de origen animal -excepto la leche materna-, ni hormonas, ni antibióticos.

El titular de la Dirección de Control y Desarrollo de Calidad de INAC, Ricardo Robaina, informó que se está realizando el mantenimiento de lo que se ha venido haciendo hasta ahora en materia de certificación y trabajando por lograr el reconocimiento internacional de estos dos últimos protocolos desarrollados por el Instituto.

El jerarca no pasó por alto que el consumidor es cada vez más exigente y reclama más información sobre los productos que consume.

En ese sentido, la carne es uno de los alimentos expuestos a las mayores exigencias en cuanto a garantizar atributos del producto propiamente dicho, pero también de sus sistemas de producción y cada vez más atrás en el proceso e incluso en sus efectos colaterales.

En el marco de la estrategia de INAC que apunta a lograr el mejor posicionamiento de las carnes uruguayas, el organismo impulsa variadas certificaciones, algunas obligatorias y otras que son demandadas por distintos agentes del sector.

A la vez, desde hace más de una década, viene generando estándares, protocolos y programas de certificación que se ponen a disposición del sector como una forma de ofrecer oportunidades que permitan vender confianza junto a cada corte cárnico que se exporta.

También se apunta a contar con una descripción de los procesos de producción, lo que permite ordenar las actividades y llevar registros que constituyen la evidencia de cómo se hacen las cosas en el predio.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *