17 de septiembre de 2014 11:05 AM
Imprimir

Clima adecuado para las enfermedades del trigo

CompartiremailFacebookTwitter Si los niveles de humedad son ideales para el trigo, también lo son para las enfermedades que lo atacan, y ante esa situación hay que estar atentos.   En Buenos Aires, el nivel de precipitaciones en el sur de la provincia instauraron las “condiciones ideales” para la producción de trigo en aquellos lotes que no […]

 Si los niveles de humedad son ideales para el trigo, también lo son para las enfermedades que lo atacan, y ante esa situación hay que estar atentos.

 

En Buenos Aires, el nivel de precipitaciones en el sur de la provincia instauraron las “condiciones ideales” para la producción de trigo en aquellos lotes que no se ven perjudicados por anegamientos, pero no sólo en esa zona, también puede haber buenas noticias para el trigo del área norte, informó On24 en su sección Agro.

 

Pero como la dicha nunca es completa, se ha advertido a los productores sobre las condiciones, también buenas, para el desarrollo de amenazas sanitarias. La advertencia vale no sólo para los productores bonaerenses, también para los de nuestro país.

 

Es que se está ante condiciones propicias para el desarrollo del cultivo pero también de las enfermedades que lo afectan, especialmente las de hoja (foliares) como Mancha Amarilla, Royas y Septoriosis. Todas enfermedades que afectan principalmente el llenado de los granos, ocasionando pérdidas superiores al 10 % y pudiendo llegar hasta el 50 % en el caso de las Royas.

 

Ante esos casos es “indispensable aplicar fungicidas que combinen poder preventivo y curativo, para evitar daños que ocasiones la caída del rendimiento”, publicó On24, y añade: “como criterio general para la aplicación de fungicidas, debemos basar la decisión en evaluar los siguientes cinco puntos: i) Las condiciones ambientales; ii) El estado de desarrollo crítico; iii) El comportamiento sanitario de la variedad de trigo sembrada; iv) Las expectativas de rinde; v) El nivel de desarrollo de los síntomas.

 

En la vecina orilla, en los últimos años, el uso de fungicidas formulados en base a mezclas y combinaciones de estrobilurinas con triazoles se generalizó, afirma el informe de On24. Sin embargo son pocos los productos que están formulados con principios activos que poseen la mejor combinación de modos de acción para las condiciones argentinas y que por otra parte tengan la proporción en su composición que asegure poder curativo y que aporten el nivel de prevención necesario para evitar innecesarias reaplicaciones, concluye.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *