19 de septiembre de 2014 13:41 PM
Imprimir

Todo lo que hay que saber sobre las bondades del arándano

El Senasa es clave, ya que controla la exportación en cuanto a la sanidad e inocuidad del producto e interviene en la importación de material vegetal para viveros.

El arándano constituye uno de los principales cultivos en auge durante los últimos años. Se trata de una fruta del tipo baya, considerada dentro del grupo de las frutas finas o berries, con alto contenido de antioxidantes y apreciada por sus propiedades nutracéuticas.

La producción argentina de arándanos o blueberrys es relativamente nueva. “Si bien su cultivo se introdujo en Sudamérica en la década del 80, recién a partir de 1993 se observó un rápido aumento de las plantaciones comerciales en Argentina y Chile a partir de la gran expansión debido a su adaptación al medio agroecológico, alta rentabilidad y elevada demanda externa”, explica la presidenta del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Diana Guillén.

Su cultivo en Argentina tiene una ventaja atractiva: se produce en contraestación con respecto a los principales productores mundiales. La mayor parte de la cosecha comienza a mitad del mes de septiembre y se extiende hasta mediados del mes de diciembre, justo cuando el Hemisferio Norte carece de frutos frescos por haber culminado su cosecha dos meses antes.

En la Argentina, la superficie plantada con arándanos asciende a 3500 ha, con un rendimiento promedio entre los 5000 y 6000 kg/ha y una producción nacional que ronda las 20000 toneladas. Las principales provincias exportadoras de este fruto son Entre Ríos (Concordia) con el 40%, Tucumán con el 37% y Buenos Aires con el 20 %, el resto corresponde a otras provincias (Corrientes, Santa Fe, Salta, Catamarca, San Luis y Córdoba).

Asimismo, durante el 2013 en nuestro país los arándanos representaron la séptima fruta fresca exportada con un volumen total de 14.610 toneladas. Los principales destinos fueron Estados Unidos (8965 tn), Gran Bretaña (2163 tn) y Holanda (1267 tn).

Los países demandantes de esta fruta también exigen calidad e inocuidad. En este sentido el rol del Senasa es clave, ya que controla la exportación en cuanto a la sanidad e inocuidad del producto e interviene en la importación de material vegetal para viveros

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *