19 de septiembre de 2014 14:36 PM
Imprimir

Aviones fumigaron a 20 mts para probar seguridad de su aplicación

CompartiremailFacebookTwitterAviones fumigaron a 20 metros de un grupo de 300 personas para probar la seguridad y precisión en el manejo de fitosanitarios. La actividad fue organizada por la la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca) en medio del debate por el proyecto provincial que busca prohibir la actividad en Santa Fe. Participaron representantes del Inta, […]

Aviones fumigaron a 20 metros de un grupo de 300 personas para probar la seguridad y precisión en el manejo de fitosanitarios. La actividad fue organizada por la la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca) en medio del debate por el proyecto provincial que busca prohibir la actividad en Santa Fe. Participaron representantes del Inta, de la Secretaría de Agricultura de la Nación y de diversas organizaciones del sector agropecuario para certificar los resultados.

La Fearca organizó una jornada sobre “Buenas Prácticas para aplicar fitosanitarios” que se realizó el miércoles 17 de septiembre en las instalaciones del Inta de Oliveros. “Es muy importante demostrar a campo abierto –con todos los miembros del sector y autoridades– que lo que nosotros afirmamos en relación a la deriva y al uso del avión aplicador se cumple. La tecnología que hoy tenemos en nuestros aviones -tanto con lo georreferenciado como con la posibilidad de calibrar la boca de salida del producto con los atomizadores que permiten controlar el tamaño de la gota para una aplicación eficiente- es la mejor forma de tener documentado cada pasada de trabajo del avión”, afirmó Orlando Martínez, presidente de la entidad.

Con la coordinación de la Secretaría de Agricultura, el Inta, la Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes (Casafe), la Federación Argentina de Cámaras Agroaéreas (Fearca), la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y el Municipio de Oliveros, los especialistas realizaron demostraciones prácticas de aplicaciones en condiciones climáticas reales.

Se realizaron cuatro pasadas a 20 metros de los presentes para mostrar el trabajo y la calibración de los equipos que se usan en la actividad agroaérea.

“Actualmente y hablando de la tecnología que posee el avión, tenemos reguladores de caudal en tiempo real. El avión está sostenido en una masa de aire, si esta va a favor del viento tiene una velocidad mayor que cuando tiene a esa masa en contra. Por lo tanto necesita tener una regulación en tiempo real, para tener un altísimo rendimiento que actualmente se puede comprobar. Esto da la garantía de la homogeneidad de la aplicación de cualquier cultivo”, dijo Martínez.

“La otra tecnología que usamos es el uso de picos de diferentes tipos, hidráulicos, rotativos, entre otros, para controlar la gota y esa gota nos ayuda controlar la deriva. Además los aviones agrícolas tienen un láser que va leyendo la altura de vuelo y dando esta información en tiempo real. Por eso podemos demostrar que con esta tecnología no existe desvío del producto de su objetivo o blanco”, agregó.

Durante la jornada, las máquinas terrestres y aéreas fueron reguladas según las condiciones reales de viento, temperatura y humedad para pulverizar de manera apropiada. Los especialistas explicaron a los presentes cómo regular el tamaño de gota a partir de la correcta utilización de pastillas y medir la deriva resultante a partir de la utilización de tarjetas hidrosensibles.

En la parte práctica, los equipos realizaron pasadas que simularon una aplicación de rutina, en forma perpendicular a la dirección del viento, en la que se cubrieron 200 metros de largo. Para determinar los alcances de la deriva, se instalaron estaciones colectoras con tarjetas hidrosensibles en posición horizontal a partir de las cuales se analizaron los alcances de la deriva.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *