20 de septiembre de 2014 11:23 AM
Imprimir

Para frenar malezas difíciles

Hay productores que sostienen que la incorporación del cereal ayuda a mejorar las posibilidades de control; proyectan una expansión de las siembras tardías

Entre los fundamentos de los productores que este año deciden contra la corriente mantener o incrementar el área con maíz uno de los motivos es mejorar el control de malezas difíciles.

Otro argumento es el interés por la siembra de maíz tardío para diversificar riesgos.

Éstos son dos de los argumentos que comentó Juan Gaona, asesor privado y miembro de la Regional Río Cuarto de Aapresid.

“En los casos donde entró Amaranthus palmeri fuerte es una forma más barata y fácil de combatirlo que con soja”, explicó el asesor, que agregó: “Los planteos de soja en zonas de palmeri se pusieron muy caros”.

El asesor no tiene casos de productores que suban el área con maíz, pero alrededor del 75% de los que asesora mantiene la superficie planteada en abril/mayo.

Gaona señaló que los productores que tomaron esta última decisión también lo hacen por la producción en campo propio o con arreglos de plazo por rotación o por seguridad y diversificación.

Respecto de este último punto, Gaona precisó que allí el maíz tardío es un cultivo “que da mucha seguridad” en el oeste y sur de Córdoba y San Luis.

“Un 70 a 80% va a maíz tardío, aún teniendo buenos niveles de agua en el suelo ahora y con pronóstico de Niño. Básicamente es por seguridad y un planteo más económico”, señaló el asesor.

Al margen del tardío, Gaona indicó cuál es el planteo técnico de la campaña. “Se diversifica la paleta de híbridos, haciendo mix de híbridos de punta con otros más económicos. Esto no pasaba otros años. Se va a reducir densidad donde se pueda (10% en la semilla a sembrar)”, afirmó.

Agregó que el fósforo “irá a donde haya respuesta económica, en general” y que el nitrógeno se va a manejar con análisis de suelo y la dosis presupuestada “es menor que otros años”.

“En general, estamos pensando en una reducción de unos 50 a 100 dólares por hectárea en insumos , un 15 a 20%. Donde hacemos agricultura de precisión esa cifra de reducción puede ser aún mayor”, remarcó.

 

 

Fichas al tardío

Germán Di Bella, productor de la regional Río IV de Aapresid, hará unas 1000 hectáreas “por sustentabilidad” y pondrá fichas al maíz tardío.

“Ésta es una zona muy marginal y se necesita del maíz. En este contexto, se hará mucho tardío porque requiere menos cantidad de insumos. Ya el año pasado acá hubo un 60 a 65% de maíz tardío y quizá este año trepe a un 80%”, precisó.

En su caso particular, Di Bella sembró un 40 a 60% de maíz tardío el ciclo pasado y ahora apunta a un 70 por ciento. “En esta zona, los rindes esperados son un poco más bajos que en otras regiones. Si sembrás temprano, aspirás a 8000/9000 kilos, pero un maíz tardío también te los da”, precisó el miembro de la regional de Aapresid.

Guillermo Alonso, gerente del servicio técnico de Nidera, también destaca que para la zona norte de Córdoba puede ser más seguro una siembra tardía. Lo resume así: “En el norte de Córdoba es más seguro sacar 85/90 quintales de maíz con una tecnología de baja fertilización y siembras tardías que obtener 25 quintales de soja”. Según Alonso, ésa es una zona del país donde la rotación maíz-soja es más equilibrada que en otras regiones donde los números acompañan a la soja.

65% de maíz tardío y quizá este año trepe a un 80%”, precisó.

En su caso particular, Di Bella sembró un 40 a 60% de maíz tardío el ciclo pasado y ahora apunta a un 70 por ciento. “En esta zona, los rindes esperados son un poco más bajos que otras regiones. Si sembrás temprano, aspirás a 8000/9000 kilos, pero un maíz tardío también te los da”, precisó el miembro de la regional de Aapresid.

Guillermo Alonso, gerente del servicio técnico de Nidera, también destaca que para la zona norte de Córdoba puede ser más seguro una siembra tardía.

Lo resume así: “En el Norte de Córdoba es más seguro sacar 85/90 quintales de maíz con una tecnología de baja fertilización y siembras tardías que obtener 25 quintales de soja”. Según Alonso, ésa es una zona del país donde la rotación maíz-soja es más equilibrada que en otras regiones donde los números acompañan a la soja.

 

 

 

Los números del cultivo

 

Zona oeste

Según un informe de Globaltecnos, en esa región bonaerense los costos directos del maíz en el ciclo pasado se ubicaron en US$ 480 por hectárea. Para la nueva campaña suben a US$ 540. El rendimiento de indiferencia, de 77quintales por hectárea la última campaña, ahora está en 82 y 99 quintales (incluye alquiler).

 

Zona núcleo

Los costos directos pasaron de 500 a US$ 580, mientras que el rinde de indiferencia de 72 quintales subió a 88 y 104 quintales (incluye alquiler).

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *