20 de septiembre de 2014 00:31 AM
Imprimir

Precio de la soja se derrumba, se plantará menos y bajará exportación

URUGUAY : Los precios de la soja en el mercado internacional siguen en caída libre, por diferentes factores. La perspectiva local no es buena y se prevé una baja en la producción y el volumen exportado en el futuro, lo que afectará la rentabilidad

Al cierre de la semana, el precio de la tonelada de soja para entrega en noviembre en el mercado internacional fue de US$ 351,64. El grano continúa mostrando una caída de precio que responde a varios factores.

Un cóctel donde se mezcla el fortalecimiento del dólar a nivel internacional, una sobreproducción de la semilla en Estados Unidos y estrategias comerciales, hace que el precio caiga y genere preocupación en productores locales. Hace tres meses, la tonelada de soja valía US$ 100 más que lo que se verificó en el cierre semanal de ayer.

Según datos de la Unión de Exportadores (UEU), las ventas acumuladas al exterior entre enero y agosto de este año cayeron 5,7% medidas en volumen físico, respecto al mismo período del año pasado.

A su vez, en dólares la caída fue de 8,84%. Y en la comparación entre agosto de este año y de 2013, las exportaciones sufrieron un descenso de 59% en la medición en dólares, según la UEU.

El economista de Vixion Consultores, Aldo Lema, dijo a El País que actualmente se está “en l momento más complejo del ciclo” de la producción y venta de la soja.

Lema señaló que la situación actual genera varios impactos: “uno, primero, de menores ingresos por menores precios; también va a moderarse el ritmo de producción o de volumen exportado hacia adelante”, afirmó.

El analista añadió que hasta ahora se observa una caída significativa de los precios de las exportaciones, sin que aún se estén ajustando los costos. “Vamos a ver un período de fuerte caída de la rentabilidad y se van a resentir los márgenes”, manifestó.

Una de las razones con las cuales Lema fundamentó la actual situación de mercado fue el fortalecimiento del dólar frente a otras monedas. Expresó que la moneda estadounidense completó más de una década de debilitamiento y el año pasado se produjo un punto de inflexión y transición hacia una moneda más fuerte.

“Un dólar débil históricamente significa inflación en dólares y precios de materias prima más altos. Uno más fuerte significa menores presiones inflacionarias en dólares a nivel global y una caída en los precios de las materias primas”, explicó el analista.

Además, la moderación en el ritmo de producción y en el volumen exportado impactará en la actividad económica y en el crecimiento futuro -si la tendencia se confirma- del Producto Interno Bruto (PIB).

“No es la misma incidencia que este rubro (la soja) tiene en la economía que la que tenía diez años atrás”, sostuvo Lema.

El economista señaló que la actual coyuntura de valores de las materias primas no le permitirá a Uruguay aprovechar un buen precio en materia de importaciones, como en el caso del petróleo.

Ayer, el barril de crudo Brent cerró en el mercado internacional a US$ 98,39 y ya lleva varias semanas por debajo del umbral de los US$ 100.

“La incidencia de los precios del sector agroindustrial es muy significativa dentro de la canasta de las exportaciones. Y la caída de los precios no va a ser compensada por un valor bajo del petróleo; esos son menores ingresos para el país”, sostuvo Lema.

Además, mencionó que la situación actual de precios de las materias primas ocurrió cuatro veces en los últimos 200 años. Y siempre el resultado fue el de una normalización de precios a la baja.

El economista indicó que es difícil prever hasta qué punto llegara la caída de los precios. “Así como sorprendió cuando tuvo un fuerte aumento como ocurrió entre 2002 y 2003 o 2008 y 2009, ahora hay dudas sobre cuánto puede ser la caída”, dijo.

Por su parte, el consultor agrícola Marcos Carrera añadió dos elementos que en la actualidad generan el descenso de los valores de las exportaciones del grano.

Como primer punto señaló a una producción récord de soja que va a tener Estados Unidos. Recordó que ese país tuvo una sequía histórica dos zafras atrás, pero ahora tendrá una sobreproducción de la semilla.

Informó que la producción normal de Estados Unidos se ubicaba en el entorno de los 80 millones de toneladas y ahora se espera superar los 100 millones.

Otro elemento que agregó Carrera fue uno de coyuntura comercial. En ese sentido, expresó que China es el principal comprador de soja en la actualidad y por tanto desarrolla diferentes estrategias.

“Ante una baja de los precios, a veces retraen las compras y hacen bajar aún más los valores; esa es otra variable que juega para acelerar la caída de los precios”, afirmó Carrera.

Igualmente, se mostró optimista en recuperar, en parte, los precios de exportación dentro de una zafra y media. “No de repente a los niveles como antes; pero sí al menos para mejorar los precios que hoy tenemos como expectativa de futuro”, dijo Carrera.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *