21 de septiembre de 2014 13:55 PM
Imprimir

Uruguay propone nuevo protocolo sanitario para ganado en pie a China

Uruguay intenta apurar una flexibilización del protocolo sanitario vigente con China para negocios de genética, a la vez que propone un documento destinado a negociar la apertura del mercado para ganado en pie con destino a faena.

La Dirección General de Servicios Ganaderos (MGAP) tiene lista para enviar a China una propuesta de protocolo sanitario que pretende mejorar el ya vigente para bovinos en pie destinados a la producción de lechera en destino.

 

Uruguay es el único país de Sudamérica que está colocando terneras y vaquillonas Holando en pie, criadas y nacidas en el país, para fortalecer los mega tambos chinos.

 

El mercado se abrió en 2010, año en que se enviaron las primeras 4.300 terneras Holando de entre 8 y 15 meses de edad. Esos animales mostraron una rápida adaptación y sus producciones motivaron que más empresarios chinos se interesaran en el ganado uruguayo.

 

En 2011 se exportaron 23.929 cabezas (datos de la Dirección de Comercio Exterior del MGAP); en 2012 fueron 25.322 cabezas, pero circunstancias de mercado provocaron que no saliera ningún embarque en 2013.

 

Este año, la exportación volvió a mostrar firmeza y ya salieron dos barcos con más de 4.000 terneras cada uno.

 

Según confirmó Francisco Muzio, director de los Servicios Ganaderos, se pedirá a la Agencia de Supervisión de la Calidad y Seguridad de los Alimentos (Aqsiq) que en el protocolo sanitario, en el caso de Uruguay “no se tengan más en cuenta los animales centinela en las concentraciones”.

 

En el protocolo vigente hasta hoy, los chinos exigen la presencia de 4% de animales centinelas sobre el total a exportar.

 

Más allá de los análisis mediante suero que se le hacen al ganado a exportarse para demostrar que no hay virus de fiebre aftosa circulando, la función de los animales “centinela” es detectar cualquier insuceso.

 

Como no están vacunados como el resto del ganado, en el hipotético caso que apareciera aftosa, serían los primeros en enfermarse.

 

El problema que enfrentan las empresas exportadoras es que cuesta en cada embarque contar con 400 o más “centinelas” y en la medida que la cantidad de ganado exportado crece, se hace más difícil.

Por otro lado, Uruguay se ampara en que la región lleva más de dos años sin casos de fiebre aftosa, una meta lejana cuando se firmó el protocolo vigente hace muchos años atrás.

 

La otra flexibilización que se estará planteando oficialmente, es que “las pruebas (serológicas) al ganado se hagan antes de que los animales ingresen al predio de concentración. A partir de ahí, las garantías sanitarias las dará el servicio veterinario oficial”, explicó Muzio a El País.

 

También está pendiente, entre otros aspectos, el planteo de un borrador de protocolo para bovinos en pie con destino a engorde y a faena.

 

“El protocolo propuesto para ganado de carne tiene algunas diferencias respecto al de ganado lechero que ya está operativo, principalmente en el ganado que va a faena. En el de engorde, hay otras enfermedades que también hay que tener en cuenta”, dijo Muzio sin adelantar detalles.

 

 

Carne.

Por otro lado, también está pendiente la revisión del protocolo sanitario para exportar carne bovina congelada y menudencias que data de 1988. Las autoridades sanitarias chinas ya habían advertido a otros proveedores la necesidad de revisarlo y así se lo plantearon a la misión uruguaya que participó de una reunión bilateral el pasado mes de agosto en Beijin.

 

La meta de Uruguay es avanzar en una acuerdo para poder llegar con cortes enfriados de alto valor, principalmente destinados al segmento de restaurantes. Esta iniciativa, si se logra la habilitación, posibilitaría seguir exportando los cortes tradicionales y las menudencias, pero a la vez, valorizar más los embarques apuntando a consumidores de mayor poder adquisitivo.

 

En China, el gran desafío de Uruguay es apuntar a segmentos étnicos adentro del mercado donde la diferenciación revaloriza los cortes

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *