22 de septiembre de 2014 11:00 AM
Imprimir

Bienestar Animal: la OIE analiza planteo uruguayo

La Comisión de Código de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) tratará este mes el planteo de Uruguay, basado en flexibilizar la normativa vigente para animales con destino a faena cuya carne será exportada a la Unión Europea.

Las autoridades uruguayas son bastante optimistas en que la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) flexibilice el reglamento N°1099 de la Unión Europea, que amparado en el código sanitario del organismo, establece que todos los animales que estén más de 12 horas en los frigoríficos previo a la faena, se les debe suministrar cama para que descansen y comida, contemplando el bienestar animal.

 

La comisión de código terrestre de la OIE trata este mes la propuesta de Uruguay, pero luego deberá ser puesta a estudio de todos los países miembro y finalmente discutida recién en mayo de 2015, en el marco de la Asamblea General de delegados, a celebrarse en la capital francesa.

 

“Uruguay aportó evidencias científicas de que sus condiciones de producción ganadera no amerita tener que aplicar ese tipo de normas que fueron desarrolladas para países que aplican una producción intensiva”, explicó a El País el doctor Carlos Correa, delegado de Uruguay ante la OIE desde hace varias décadas y expresidente de la Comisión de Delegados del organismo.

 

A través de trabajos científicos, el Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) demostró que prácticamente no hay animales que pasen más de 12 horas en las plantas frigoríficas exportadoras esperando la faena, por lo que no justificaría ajustarse a la normativa vigente, pues no está en riesgo el bienestar animal.

 

Correa sostuvo que “es un tema nuevo para la OIE” y cifró sus esperanzas en el aporte científico que está haciendo Uruguay.

 

A la vez, Argentina, amparado en su realidad, hizo una contrapropuesta a la misma normativa, estableciendo la necesidad de alimentar sólo a los ganados que pasen 24 horas en los frigoríficos previo a la faena, para respetar el bienestar animal. El reglamento N°1099 desvela a varios países de Sudamérica que son proveedores de carne a la Unión Europea, pues no se adapta a las condiciones de producción del Mercosur, donde el ganado vive a cielo abierto, en total libertad y consumiendo pasturas naturales (es muy poco el ganado que se encierra para engorde).

 

Los primeros datos nacionales aportados por INIA -a través de una investigación realizada por Marcia del Campo-, muestran que los bovinos que llegan a los frigoríficos uruguayos mantienen la rumia -la capacidad digestiva de fermentación del pasto que han consumido- durante más tiempo que los alimentados a granos, como se hace en la Unión Europea. El mayor tiempo de rumia evita que sientan hambre y por lo tanto, no se está afectando el bienestar animal.

 

El Grupo Técnico de Bienestar Animal, presidido por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca, considera que hasta por alimentar a los animales en los frigoríficos cuando no precisan, debido a la intensificación de los procesos digestivos, se puede contaminar la carcasa durante el proceso de faena con microorganismos, que de ser detectados, incluso podrían dejar a Uruguay afuera de los mercados.

 

Desde la industria frigorífica se busca dar cumplimiento a la normativa vigente coordinando la llegada de los camiones que transportan el ganado desde los predios remitentes a las plantas, evitando que los bovinos permanezcan más de 12 horas en los frigoríficos previo a la faena. De este modo, se evita tener que alimentar al ganado en los corrales de espera, ni tampoco se tiene que utilizar cama, pues no están acostumbrados a estar estabulados, como sucede en la UE.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *