22 de septiembre de 2014 16:59 PM
Imprimir

Chile : Los desafíos de los nuevos agregados agrícolas

Ocho de los diez cargos de quienes deben enfrentar la tarea de facilitar el comercio y prospectar los mercados ya están designados. En Brasil y Rusia se mantienen los especialistas que venían desde el gobierno anterior. Entre los nombramientos prevalece la capacidad técnica más que la vinculación política.

Aunque muchas veces pasan desapercibidas, la agregadurías agrícolas, o más bien quienes ocupan la posición de agregados agrícolas, cumplen un rol clave para las agroexportaciones. Esos especialistas son quienes realizan análisis y prospecciones de los mercados en que se insertan, establecen relaciones con las entidades oficiales, generan los nexos para que los organismos locales avancen en temas de aperturas de ciertos productos y quienes, enfrentados a problemas o eventuales cierres de mercado, cuentan con las confianzas para que el ingreso se mantenga abierto o los plazos se acorten. De ahí que quiénes sean los encargados de esas oficinas puede ser determinante para que Chile gane competitividad.

 

Como en la mayor parte de los organismos, el cambio de gobierno también implica nuevas designaciones.

 

Una fuente de la alianza de gobierno, vinculada al quehacer agropecuario, señala que no es “un secreto que quienes se designan para estos cargos pertenecen a los cuadros técnicos de la Nueva Mayoría o tienen una cercanía con el sector, pero esto no quiere decir que no cuenten con un perfil profesional de calidad y acorde a los desafíos que tendrán que enfrentar”.

 

Actualmente, ocho de las diez agregadurías agrícolas que Chile mantiene en los destinos internacionales que considera prioritarios tienen confirmados a quienes estarán al frente de esas misiones: seis asumen en la actual administración y dos siguen en las funciones que vienen desarrollando desde el gobierno de Sebastián Piñera (María José Campos en Brasil y Pablo Barahona en Rusia).

 

Aún están pendientes las designaciones en Corea del Sur y Centroamérica, situación que se espera se solucione en las próximas semanas, con especial urgencia en la nación asiática por el importante volumen de intercambio.

 

En el sector público y privado recalcan que el criterio político no ha primado en las nuevas designaciones. De hecho solo dos de los nuevos agregados tienen a su haber actividades vinculadas al mundo político. Carlos Parra (China) tiene militancia en el Partido Radical, donde ha formado parte de la directiva nacional y durante la última elección parlamentaria estuvo muy cerca de obtener una candidatura a diputado por el distrito 41 en la VIII Región.

 

Rodrigo Vega (Unión Europea) si bien tiene un perfil eminentemente técnico (fue director ejecutivo de la Fundación para la Innovación Agraria), tiene militancia en la Democracia Cristiana y entre junio del 2010 y marzo del 2011 cumplió funciones como jefe de Gabinete de la entonces presidenta de la Cámara de Diputados, Alejandra Sepúlveda (Partido Regionalista Independiente).

 

“En la nominación de los agregados agrícolas claramente predomina la experiencia profesional, la trayectoria en temas vinculados a las negociaciones asociadas al desarrollo de los mercados agrícolas, el conocimiento del lugar de destino, el conocimiento del idioma en el cual el agregado agrícola tiene que desempeñarse. La verdad es que la explicación política es simplemente marginal; de hecho, algunos que no pertenecen a la Nueva Mayoría y que se han mantenido debido a su buen desempeño”, aclara el ministro de Agricultura, Carlos Furche.

 

Añade que “es conveniente recordar que durante el gobierno anterior fueron removidos en los primeros meses de gestión todos los agregados agrícolas excepto uno, que se mantuvo porque efectivamente había una evaluación positiva de su desempeño “.

 

Por ahora no se auguran cambios en la cantidad de agregadurías. El secretario de Estado recalca que el número actual parecer ser “suficiente”. Precisa que lo más importante es la distribución del trabajo entre los agregados agrícolas y los agregados comerciales: “Hemos establecido un acuerdo con la Dirección Económica de la Cancillería de manera que en los lugares donde no haya agregado agrícola, el agregado comercial tenga la información y, si es el caso, la formación en los temas específicamente agrícolas vistos a cumplir esa doble función de agregado comercial”.

 

Las agregadurías agrícolas son oficinas que el Estado chileno ha dispuesto en países con los cuales el comercio silvoagropecuario alcanza magnitudes importantes o que tienen alta potencialidad como mercados. Prestan servicios a empresarios, productores y a las autoridades de Chile.

 

“Hay que entender que hay países en los cuales el legado agrícola cumple una función básicamente comercial de buscar expansión o identificar nuevas oportunidades de negocios y expandir la participación de Chile en ese mercado. Hay otras, como EEUU y la UE, en que la función es esencialmente hacer el seguimiento y tener la información apropiada, así como los contactos con las autoridades sobre todo en asuntos sanitarios e inocuidad de alimentos porque en esos países las barreras que sucesivamente se van estableciendo están vinculas básicamente a cambios normativos, nuevas exigencias y nuevas medidas de sanidad fundamentalmente. Ahí, la labor de esos agregados es esencialmente institucional, más que de promoción de mercados que, sí es necesario, lo hacen”, remarca el ministro Furche.

 

Para el sector privado, los agregados agrícolas cumplen un rol clave en la facilitación del comercio exterior, ya que muchas veces (especialmente cuando hay problemas por eventos sanitarios, transporte, trámites de certificación, etc.) son quienes permiten avanzar en la resolución de los problemas en los tiempos que se requieren para evitar pérdidas a los exportadores, un factor primordial si se considera que lo que llevan los container son alimentos perecibles.

 

Sin embargo, en algunos ámbitos insiste en que el sistema requiere una modernización y un trabajo más organizado con el sector privado, para que los especialistas puedan cumplir una labor que mejore el posicionamiento de Chile y abra nuevas oportunidades.

 

 México: Alberto Niño de Zepeda

Este médico veterinario de la Universidad de Chilees Master of Science y Phd en Ciencias Naturales Aplicadas de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. Entre 1994 y 1997 se desempeñó como agregado agrícola de Chile ante la Unión Europea. Ha realizado diversas consultorías en organismos internacionales, entre los que se destaca IICA y FAO. Asimismo, ha asesorado a organismos públicos chilenos como el INIA, el SAG y al subsecretario de Agricultura en materias relacionadas con la política pública en calidad y seguridad agropecuaria.

 

En el ámbito de la innovación tecnológica fue jefe de los programas de calidad agroalimentaria y de ganadería de Fundación Chile; gerente de desarrollo de Fundación Mondion; director ejecutivo de Bureau Agro Concept y asesor en materias ganaderas, de calidad agropecuaria, y políticas públicas agropecuarias. Durante los últimos años asesoró técnicamente proyectos de selección genética ganadera y calidad agropecuaria en la Universidad Austral de Chile.

 

Uno de sus prioridades será la apertura y mejora de condiciones para productos ya autorizados y abrir mercados para productos potenciales como el limón, dado que actualmente México es deficitario en la producción.

 

El paíz azteca es un mercado consolidado para las exportaciones silvoagropecuarias chilenas. Se exportan US$ 652 millones, equivalentes al 4,2% del total de envíos chilenos al mundo, lo que lo posiciona como el sexto destino de Chile. Las exportaciones agropecuarias y forestales chilenas a México, según consigna Odepa, han tenido un crecimiento de 21,4% entre 2004 y 2013 (un promedio de 2,2% anual), bajo comprado con el crecimiento del total exportado por el sector al mundo durante el mismo período (112%). El valor de las exportaciones bajó fuertemente en el año 2009 y luego de una tímida recuperación posterior volvió a decrecer en el año 2012, manteniendo prácticamente igual en 2013.

 

En este contexto, la labor de Niño de Zepeda es de gran importancia. En conjunto con el SAG y el sector privado, la agregaduría se debe abocar a las negociaciones en los más de treinta temas técnicos de interés que existen actualmente entre ambos países. Por ejemplo, durante el año 2013 se autorizó a viveros chilenos exportar plantas de mora, se concluyeron las gestiones para establecer los requisitos para equinos vivos, así como para rollizos, astillas de madera y harina de pescado para consumo animal. A finales de 2013 se logró la firma del memorándum de entendimiento entre el SAG y SENASICA (contraparte mexicana del SAG) para el cumplimiento de las regulaciones en materia de exportación de carne bovina con destino a Chile, lo que permitirá una adecuada certificación y fiscalización de productos cárnicos de este sector.

 

Rusia: Pablo Barahona

Tras cumplir casi tres años al frente de la agregaduría en Moscú,este ex oficial de Ejército e ingeniero agrícola fue confirmado en su misión.Tiene una mención en cultivos, frutales, vides y ganadería y es considerado un profesional con alta capacidad de análisis, toma de decisiones, gestión comercial, manejo de personal y administración.

 

Se le considera muy capacitado en el área agrocomercial con experiencia en las áreas productivas de cosecha, postcosecha, gestión de exportación y comercialización de fruta fresca. También con experiencia en la importación de maquinarias agrícolas para mecanización de los campos y sus diferentes plantaciones.

 

Era gerente de ventas de Tekmain Agro al momento de asumir en el 2011. En el Ejército, donde alcanzó el grado de teniente, se desempeñó en la escuela de montaña y cumplió funciones administrativas, mando de tropas y especialidad en montaña. Fue además profesor militar y paracaidista militar.

 

Al igual que en el caso de María José Campos, se le valora desde el sector exportador porque ha demostrado una alta calidad desempeño, nivel de contactos y rápida gestión en la resolución de problemas y avances en el comercio bilateral con Rusia.

 

 

Japón: Nury Disegni Gili

Es ingeniera agrónoma (Universidad Católica), magíster en Economía Agraria (Universidad de Chile) y máster internacional en desarrollo rural Erasmus Mundus. Hasta su nombramiento se desempeñaba como profesional de Asuntos Internacionales de la Oficina de Estudios y Políticas Agrarias del Ministerio de Agricultura (Odepa), donde era responsable de temas OMC como el acuerdo de agricultura, acuerdo sanitario y fitosanitario, y la encargada de temas OCDE. Participó en las negociaciones de mantención y de nuevos tratados de libre comercio.

 

Entre el 2002 y el 2005 estuvo en Agraria, al frente de distintos proyectos y a cargo del programa de fortalecimiento del concurso de fomento productivo rural de Fundación Andes, 2002-2005.

 

Uno de los desafíos de la nueva agregada será trabajar para revertir las cifras negativas registradas en las exportaciones del año 2013 (-9%) en relación a 2012, baja que se vio afectada por la disminución de las exportaciones de productos del mar, específicamente salmón y truchas, con MMUS$ 275 menos que las exportaciones realizadas en el año 2012. Uno de los temas que su agenda incluirá en el corto plazo y que inquieta a los exportadoras frutícolas es el tema aún pendiente en el Comité de Libre Competencia de Japón respecto a la situación del kiwi chileno en ese mercado.

 

India: Jaime González

Este ingeniero agrónomo de la Universidad de Chile,magíster en estrategia internacional y política comercial, tiene más de 20 años de experiencia en el campo de la sanidad vegetal y la negociación internacional. Se le reconoce una destacada labor como jefe nacional del Programa de la Mosca de la Fruta, del Subdepartamento de Defensa Agrícola, y en la coordinación del área internacional en la División de Protección Agrícola y Forestal del SAG. Al momento de su designación se desempeñaba en el Subdepartamento de Negociaciones Internacionales del SAG.

 

Interesante es el panorama para este agregado, ya que entre los dos países existe hoy un Acuerdo de Alcance Parcial, con rebajas arancelarias para ambas partes. Sin embargo, desde hace ya un par de años que se trabaja para ampliarlo y, de ser posible, convertirlo en un acuerdo de libre comercio, para lo cual a fines de año se iniciarán conversaciones. Entre los desafíos que González tendrá que asumir está abrir nuevos mercados a arándanos, paltas, nueces, carnes y subproductos de ovinos, productos pesqueros (corvina, pulpos, locos y centolla) y lácteos. Los requisitos propuestos por India para algunos de estos productos incluyen fumigación con bromuro de metilo, lo que en el caso del arándano y la palta hace inviable su exportación. Por ello, se está negociando para aprobar mecanismos alternativos de Certificación.

 

También tiene en carpeta impulsar el área de cooperación y monitorear posibles temas de innovación. En este ámbito, por el creciente interés indio en el cultivo de la quínoa, la Oficina Agrícola está intentando concretar para el 2015 la visita de expertos que permita consolidar este cultivo en ese país. Además se trabaja en la posible visita a Chile de agricultores del Estado de Maharastra. intercambiar experiencias de trabajos.

 

 

Brasil: María José Campos

Fue designada agregado agrícola en la Embajada de Chile en Brasil en el 2011y hace unas semanas fue confirmada nuevamente en el cargo. Es ingeniera civil industrial (Universidad de Chile), posee un MBA en Finanzas y cuenta con 10 años de experiencia en la Dirección Financiera y de Inversiones de empresas multinacionales relacionadas al sector agrícola, con trabajo desarrollado en EE.UU., México, Argentina y Chile.

 

Hasta el momento de su nombramiento, en el gobierno de Sebastián Piñera, se desempeñaba como treasury manager de la filial chilena de la empresa multinacional norteamericana Mosaic Company, una de las principales productoras y distribuidoras de concentrado de fosfato y potasio a nivel mundial.

 

María José Campos es considerada desde los privados como una profesional cercana y talentosa, además de comprometida con los distintos sectores exportadores. Recuerdan que cada vez que se ha presentado un problema con los envíos a Brasil, ha sido un aporte decisivo en la resolución y búsqueda de entendimientos.

 

“Que la hayan ratificado es muy bueno para nosotros porque da continuidad en la gestión de los temas, de lo contrario puede pasar fácilmente un año entre que llega la nueva persona y que esté totalmente compenetrada con su mercado, genere contactos y rinda frutos”, precisa una fuente del sector.

 

 

China: Carlos Parra

De profesión abogado (Universidad de Concepción), fue embajador en Tailandia (2006-2010)y Suecia (1990-1994), subsecretario de Aviación (2005-2006) y Director Nacional del SAG (2002-2005).

 

Parra, con raíces en Colmuyao y Quillón, salió muy joven de Chile tras ganar una beca del Consejo Británico que lo llevó a Londres, donde se perfeccionó en Derecho y Comercio Internacional.

 

Después de 1973, se mantuvo alejado de Chile desarrollando labor jurídica y política en distintos países. Fue el primer chileno miembro del Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, orientado a temas de Defensa y Seguridad.

 

De vez en cuando visitaba el país para reencontrarse con su campo de arándanos y flores que levantó junto con su esposa, la periodista Ella Gleissner, también de Concepción. Luego de 24 años, decidió retornar a Chile en 1994, época en que participó en el proyecto del gasoducto trasandino, como abogado de un grupo de empresas internacionales.

 

Uno de los desafíos que enfrenta es trabajar para lograr la aspiración gubernamental de doblar al 2016 el comercio bilateral (una meta de US$ 60.000 millones) con quien es hoy nuestro primer socio comercial. China concentra el 25% de las exportaciones totales del país, con montos que en el 2013 superaron los US$ 19 mil millones sobre un intercambio comercial de US$ 34.920.

 

 

Unión Europea: Rodrigo Vega

Este ingeniero agrónomo de la Universidad de Chile, Master of Science de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, fue director de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) durante el primer gobierno de la Presidenta Bachelet y se le considera un experto en temas internacionales. Durante los últimos años se desempeñó como consultor independiente en temas agrícolas y forestales. Fue consultor de la misión de estabilización de las Naciones Unidas en Haití durante el año 2012. En 1991 asumió como subdirector de la Agencia de Cooperación Internacional de Chile. En 1993 fue nombrado, por el Gobierno de Chile, Consejero de Cooperación en la Misión de Chile ante la Unión Europea, en Bruselas, Bélgica. Desde 1997 y hasta marzo de 2006 fue director ejecutivo del Centro Latinoamericano para las Relaciones con Europa, Celare.

 

Entre las tareas que tiene por delante están mejorar el acceso de nuestros productos a los mercados de la UE, junto con abrir nueva oportunidades para el desarrollo del sector en áreas como la tecnología y la I+D+i (en ámbitos como la genética, la biotecnología y la mecanización).

 

Entre sus prioridades está contribuir a resolver una serie de temas pendientes en la agenda sectorial bilateral, pues el episodio del cierre del mercado de la UE a la carne bovina chilena copó la agenda durante un buen tiempo. “Esperamos que para el Comité de Asociación Chile-UE a desarrollarse en Santiago la primera semana de noviembre, tendremos despejados gran parte de los asuntos pendientes y abrir la agenda de futuro”, explica.

 

Considera como un tema del más alto nivel “establecer una agenda de discusión con la UE respecto del pilar comercial para la actualización o puesta al día del acuerdo de Asociación Chile-UE que, junto a las agendas de trabajo respecto de los pilares político y de cooperación ya acordadas, permitirá dar cuenta de las nuevas realidades de ambas partes”. Precisa que en esto la agregaduría agrícola tiene un rol muy importante por la magnitud de los flujos comerciales sectoriales, los que se podrían beneficiar al revisar temas como las cuotas para carnes y la reducción de aranceles para ciertos productos, como el aceite de oliva. Asimismo, están los temas de la cooperación científica y tecnológica, la inversión productiva y los ámbitos de la formación de capital humano.

 

“Espero que la contingencia no nos consuma el tiempo para echar a andar esta dimensión de prospectiva y anticipación que es tan importante, para así adelantarse a los cambios, problemas y oportunidades que se vienen”, acota Vega.

 

 

EE.UU.: Eduardo Santos

Es arquitecto (Universidad Católica), Máster en Planificación Urbana y posee un doctorado en Economía Internacional (U. de Sussex, Gran Bretaña), con gran experiencia y vínculos en EE.UU. donde ya ocupó en dos oportunidades anteriores el mismo cargo. Entre agosto y diciembre de 1993 fue agregado agrícola ante la Unión Europea; entre 1994 y 2000 ocupó ese cargo en EE.UU.; entre noviembre del 2000 y diciembre del 2001 fue director de Asuntos Internacionales en el Ministerio de Agricultura. Posteriormente, entre 2002 y 2009, volvió a ocupar la agregaduría agrícola en EE.UU.

 

Se le considera un hombre de gran capacidad, experiencia y conocimientos en comercio y política internacional. Un plus que permitiría que la agenda avance con fluidez. Es altamente valorado como un representante que posee un perfil – comentan desde el sector privado- que les da la certeza de que el país podrá hacer frente a los desafíos de un mercado tan importante, que requiere anticipación, conocimiento y una sólida red de contactos, que-resaltan- Santos tiene de sobra.

 

Una de sus prioridades será continuar con el monitoreo de las nuevas normativas de la Food Safety Modernization Act, y desde la perspectiva sanitaria se priorizará llevar a buen término las negociaciones para el mejoramiento de las condiciones de ingreso, bajo system approach, de la uva de mesa, los higos, los limones y las chirimoyas.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *