24 de septiembre de 2014 14:15 PM
Imprimir

Trabajo convocó de urgencia por la crisis de Cresta Roja y temen el cierre de otras plantas

Nación se negó en su momento a dar una asistencia de 50 millones a la firma y aceleró la crisis.

La empresa Rasic Hnos, que comercializa los pollos “Cresta Roja”, cerró ayer su planta ubicada en la localidad bonaerense de El Jagüel y dejó en la calle a 1.200 trabajadores que no fueron despedidos formalmente ni notificados del cese de la producción.

“Desde ayer la planta está cerrada. No hay notificación ni carta de despido”, denunció esta mañana Gabriel Cáceres, delegado de la planta. “De parte de la empresa no hay ningún comunicado ni causa que despida a los trabajadores”, agregó, en diálogo con radio Nacional Rock.

“Veníamos cobrando normalmente, pero en julio la empresa avisó que iba a convocatoria”, dijo Cáceres en otra entrevista, con radio Rock and Pop, donde confirmó que son 1.200 personas las que ahora esperan soluciones de parte del Ministerio de Trabajo bonaerense, adonde fueron convocados hoy junto al Sindicato de Trabajadores de la Alimentación.

A principios de julio, Rasic Hnos pidió su concurso de acreedores con un pasivo que en ese momento se calculaba en 1.200 millones de pesos, pese a ser la segunda productora de pollos del país. En total, la firma tiene unos 3.400 empleados, con dos plantas de procesado -una de ellas cerró ayer- y varias granjas, molinos y plantas de incubación, todas en la provincia de Buenos Aires. 

Esta mañana la preocupación del gobierno bonaerense se había extendido al destino de esas otras plantas, además del conflicto con los 1200 trabajadores de El Jagüel. Por eso, convocó de urgencia a una reunión el ministro de Trabajo bonaerense, Oscar Cuartango.

El desenlace no fue sorpresivo y deja en evidencia cierta inacción oficial. Los hermanos Rasic habían pedido una ayuda de 50 millones de pesos que nunca fue concedida a la espera de que una venta de la compañía resolviera el problema.

También hubo sondeos al empresario sojero Gustavo Grobocopatel para que se asocie a la firma, que quedaron en la nada.

Cuando se pidió la convocatoria, Daniel Scioli mandó a su ministro de la Producción, Cristian Breitenstein, a buscar una solución, pero luego la negociación se centralizó en Nación: quedando a cargo de Jorge Capitanich y Débora Giorgi. 

Según detalló hoy Clarín la firma arrastraba problemas financieros desde hace un par de años, pero profundizó su crisis en el primer semestre de 2014, cuando emitió 335 cheques sin fondos por más de $ 43 millones, de los cuales solo pudo levantar el 4%. En julio, el mismo medio había mencionado que Rasic sufría la demora de pagos de Venezuela.

Sin embargo, el mencionado Cáceres dio otra versión.”Se habla de que está mal económicamente, pero al producción era igual”, comentó y agregó que se habla de que “la empresa cierra por inconvenientes internos”. “Por ahora la primer planta que se cerró es esta, no sabemos las demás”, detalló.

Otra versión indica que la empresa estaba enfrentada a los empleados por los reclamos que venían haciendo por las condiciones de trabajo, pagos adeudados y traslados que consideraban arbitrarios. Es por eso que algunos dicen que se trata de un lockout para justificar un ajuste. 

En ese sentido, en el Gobierno dudan si se trata de una crisis final de la empresa o de una jugada de los Rasic para forzar a un cierre a sus eventuales compradores, entre los que aparece un grupo mexicano y la Granja Tres Arroyos -el líder del sector a nivel nacional-, entre otros.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *