25 de septiembre de 2014 01:08 AM
Imprimir

Presentan el primer alimento identificado desde la semilla hasta la góndola

Con el asesoramiento del INTA, productores de Santa Fe, elaboran harina de trigo que, en un código QR, almacena toda la información referida a su producción. Este ejemplo de trazabilidad se presenta en el 13º Curso Internacional de Agricultura de Precisión

Entre los requisitos esenciales de todo producto, la calidad es uno de los primordiales. Y, en los últimos años, este concepto evolucionó para convertirse en un factor estratégico clave del que depende la fidelidad del consumidor y el éxito de su comercialización. Así lo entendieron en Agrotorresi, una empresa santafesina dedicada a la producción de granos que mediante el asesoramiento del INTA aplican diversas tecnologías de precisión y trazan cada etapa del proceso de elaboración de la harina de trigo. Lo presentarán en el 13º Curso Internacional de Agricultura de Precisión el 24 y 25 de septiembre en Manfredi, Córdoba.

Para Andrés Méndez –técnico de esa unidad del INTA– “el futuro de la producción de alimentos va de la mano de la trazabilidad de procesos” dado que permiten agregarle valor al producto con la consecuente diferenciación del mismo, lo que te habilita para acceder a mercados especializados.

En este contexto, la empresa santafesina Agrotorresi desarrolló el primer producto alimenticio –un paquete de harina de trigo– que cuenta con toda la información referida a su producción almacenada en un código QR. Así, mediante la implementación de herramientas de agricultura de precisión y el apoyo del INTA, se agrega valor para acceder a nuevos mercados.

Uno de sus dueños y gerente comercial –Gustavo Torresi– aseguró que: “Los consumidores son más exigentes y requieren que la calidad del producto que van a consumir esté garantizada” y, en este sentido, las herramientas de agricultura de precisión cumplen un rol fundamental.

Así es que, para la producción de estos paquetes de harina de trigo diferenciados, en Agrotorresi utilizan el geoposicionamiento, los banderilleros satelitales y pilotos automáticos en sus cuatro cosechadoras que, además, cuentan con GPS y permiten elaborar un mapa de rendimiento. “Toda esta información se almacena en un código QR disponible en los paquetes de 5, 10, 25 y 50 kilos para la lectura del consumidor”, explicó Torresi.
De este modo y mediante una simple aplicación en el celular, quien adquiera el producto podrá conocer desde la variedad de la semilla de trigo utilizada hasta los insumos y dosis aplicadas, como así también la fecha de cada etapa del proceso. “Se trata del primer alimento del mundo en contar con la trazabilidad en todo el proceso de elaboración, desde la tierra hasta la góndola”, sentenció el gerente

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *