25 de septiembre de 2014 10:01 AM
Imprimir

Fabio Montossi: “Yo creo en el concepto de ganadería de precisión”

CompartiremailFacebookTwitterA un mes de finalizado el 60° Congreso Internacional de Ciencia y Tecnología de la Carne (ICoMST) que se celebrara por primera vez en nuestro país, dialogamos con el Ing. Agr. Fabio Montossi, director del Programa Nacional de Carne y Lana (Inia) y presidente del Comité Organizador de ICoMST 2014.  Esta es apenas una parte […]

A un mes de finalizado el 60° Congreso Internacional de Ciencia y Tecnología de la Carne (ICoMST) que se celebrara por primera vez en nuestro país, dialogamos con el Ing. Agr. Fabio Montossi, director del Programa Nacional de Carne y Lana (Inia) y presidente del Comité Organizador de ICoMST 2014. 

Esta es apenas una parte de la amplia entrevista que Montossi otorgó a TodoElCampo y que iremos volcando en el portal.

Vista sus credenciales, director del Programa Nacional de Carne y Lana y presidente del Comité Organizador de ICoMST 2014, le consulté sobre la aparente evolución desigual que se percibe entre la carne vacuna y la ovina, en detrimento de ésta última, y a qué se debe tal diferencia.  

Ante la pregunta, contestó: “se debe, primero, a que en la carne vacuna tenes un solo producto. Mientras que en la ovina, la lógica nuestra desde que me conozco ha sido siempre la producción de dos productos en una misma especie. Eso muchas veces corre a favor y muchas veces en contra. 

Creo que la especialización es un camino inevitable en cuanto a cualquier negocio en el que uno esté (…) perdemos tiempo en muchas discusiones que para mí, si hiciéramos más claros los números, iríamos más rápido de lo que estamos yendo. Por lo tanto, no es lo mismo desarrollar un negocio para 30, 25, 22, 20 o 15 micras”.

Sin embargo Montossi reconoce que ese animal produce carne y es lógico que se quiera sacar provecho de ella, “aún en la producción propiamente lanera, la carne ovina es un 30 % o 40 % de ingreso del productor. Entonces, hay elementos que nos impiden de que la velocidad de la discusión sea mayor. 

Ante la pregunta si cree en un futuro en que la opción en los ovinos se va a ir imponiendo, contestó: “Yo creo en el concepto de ganadería de precisión”. 

Un ejemplo puede ser “alinear el mercado con el sistema de producción que tengo y la genética que tengo. Cuando nosotros alineamos esas cosas, rápidamente nos posicionamos muy bien. Por supuesto, no todos los sistemas de producción pueden generar un producto para todos los mercados y no toda la genética va a poder generar producción eficiente en todos los sistemas de producción y para todos los mercados. Cuando uno comienza a definir claramente cómo se alinean unas y otras, es donde se comienzan a dar pasos importantes”.

Manifestó que cuando en nuestro país se decidió “desarrollar el negocio de la lana super fina, ese fue el sentido”. “Claramente tomamos la decisión de que el valor iba por ese camino”, pero en cualquier escenario “las lanas son el 1,3% del consumo de fibras textiles de todo el mundo” subrayó y continuó: “estamos hablando de un producto que lo va a utilizar gente de altísimo poder adquisitivo que quieren diferenciarse, por lo tanto van a tener que venir de lanas de altísimo valor agregado y una manera especial de producir”.

 Entonces “si estamos arriba del basalto, con suerte diez centímetros de espesor del suelo, y sin mucha oportunidad de mejorar la producción, ¿qué tenemos que hacer? Agregarle valor a la lana”. Ejemplificó con la posibilidad de agregarle genética para que esa lana crezca con la velocidad que demanda el mercado.

Consultado sobre la dificultad que se plantea en la cotidianidad de identificar la frontera entre lo coyuntural y estructural, dijo: “Si, sí, está claro. Por eso el planeamiento y el escenario de a dónde queres estar en cinco o diez años, es un ejercicio fundamental en cualquier negocio”. 

Explicó que es necesario saber dónde van a estar los distintos escenarios para saber ubicarte. Entonces buscar “que lo coyuntural no prohíba ver los cambios estructurales que están pasando” y eso se logra “con planificación, información, profesionalismo y con equipos integrados mirando para donde va el mundo”.

Para finalizar destacó a la escuela neozelandesa y su trabajo en ciencia y tecnología de la carne, subrayando una frase que utilizan de cabecera: “hacelo fácil”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *