27 de septiembre de 2014 10:39 AM
Imprimir

Soja : Inercia y bisagra

URUGUAY : Los números dan en rojo para la soja si se uno de para con los precios y costos de hoy pero el productor en Uruguay en la región no pueden bajarse, barajar y dar de nuevo. El actual puede ser un año bisagra pensando en un nuevo escenario agrícola.

URUGUAY :  Los números dan en rojo para la soja si se uno de para con los precios y costos de hoy pero el productor en Uruguay en la región no pueden bajarse, barajar y dar de nuevo. El actual puede ser un año bisagra pensando en un nuevo escenario agrícola.

Cuando cualquier productor pone sobre el papel las proyecciones para la campaña agrícola 2014/2015, los números rojos o los signos negativos son moneda corriente. Esto es, con los valores actuales tomando especialmente el caso de la soja, el motor por excelencia de la agricultura. Cuando está terminando setiembre las referencias para la producción 2015 no llegan ni a US$ 350 por tonelada y se han corrido por debajo de los US$ 340. Está claro que el agricultor aspira a ver por lo menos un número con un cuatro delante como para empezar a hablar.

“Este año hay que firmar el empate”. Esta es la afirmación que repite el presidente de la consultora Nóvitas, Enrique Erize, en charlas mano a mano con productores, con periodistas o en conferencias cuando habla de la soja. En las jornadas de cultivos de verano de Fucrea los números casi que asustaban. Tomando un valor de US$ 360 por tonelada un productor que arriende campos en el litoral Sur del país empataba con un rendimiento de casi 3.000 kilos por hectárea.

Estados Unidos está ya en las puertas de una súper cosecha. Y el mercado ha recogido esa información con precios que están más de US$ 100 por tonelada por debajo de un año atrás. Los costos no han subido en términos nominales pero en relación con la soja representan más en la cuenta del productor.

 

Y en la región –Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay- la idea es mantener o aumentar el área de soja. La razón es la misma que se ve en Estados Unidos pensando en el año que viene (las primeras proyecciones apuntan a un nuevo crecimiento del área e soja en 2015/2016). Está claro que, aunque los precios bajen, en términos relativos con el maíz, la soja sigue estando mejor posicionada con una menor inversión que en el caso del cereal.

Hay claramente un comportamiento inercial que lleva a que los agricultores no se retraigan y apuesten por lo menos con el empate. La soja ha sido hasta ahora la que defendió el bolsillo de los productores. Y estos se encuentran en una dinámica que no les permite barajar y dar de vuelta, con planes en marcha y contratos de arrendamiento vigentes. Si finalmente el partido termina con resultado adverso, los ajustes se verán a partir de 2015.

 

Como dijo el asesor CREA, César Mosca, en las jornadas de cultivos de verano, este año será “bisagra”. Esto es, si en 2015/2016 las condiciones del mercado internacional, entonces sí deberán darse ajustes en los costos especialmente y en las estrategias comerciales y productivos. Quizá sería bueno intentar que algunos cambien se adelanten

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *