27 de septiembre de 2014 00:09 AM
Imprimir

Uruguay con una faena en 2014 que será la mayor de los últimos cuatro años

CompartiremailFacebookTwitterUna proyección del Instituto Nacional de Carnes (INAC), señala que la faena local de vacunos en 2014 será de 2,121 millones de cabezas, superando los volúmenes faenados en 2011, 2012 y 2013. El estudio explica que la recuperación se produce fundamentalmente por una mayor faena de hembras, ya que se habían faenado menos animales de […]

Una proyección del Instituto Nacional de Carnes (INAC), señala que la faena local de vacunos en 2014 será de 2,121 millones de cabezas, superando los volúmenes faenados en 2011, 2012 y 2013. El estudio explica que la recuperación se produce fundamentalmente por una mayor faena de hembras, ya que se habían faenado menos animales de la categoría en 2013.

 

El director de Informaciones y Análisis Económico del INAC, Pablo Caputi, recordó que el año pasado la faena fue inferior a 2 millones de cabezas que se generó por un desentendimiento entre la oferta y la demanda. “Este año las cosas están más fluidas y esperamos una faena cercana a 2,150 millones, superando la actividad que hubo en 2012 y 2011”, dijo a El Observador Agropecuario.

 

 El experto destacó que el consumo en el mercado interno sigue firme y se estima que la exportación será cercana a 380 mil toneladas. Además señaló que los precios de exportación son muy buenos, cercanos a US$ 4.000 por tonelada de carne vacuna.

 

Ingresarán unos US$ 1.500 millones al país a través de las exportaciones de carne, una cifra récord para Uruguay. Caputi agregó que si se suman otras carnes, menudencias y subproductos, la cifra asciende a US$ 1.850 millones de exportaciones del sector cárnico,  que consideró de gran ayuda cuando se observan dificultades en otros sectores por las caídas de precios, como el de los granos. “Las carnes vacuna y ovina se están defendiendo muy bien”, opinó.

 

En 2013 el ingreso promedio por tonelada de carne vacuna exportada fue de US$ 3.800 y actualmente el producto vale  US$ 200 más. En carne ovina el año pasado el precio era US$ 3.840 por tonelada y aumentó US$ 300.

 

“Eso nos tiene muy contentos porque la caída de los precios de los granos en otras ocasiones trajo la caída de precios en la carne, por las producciones de carne a feedlot en Estados Unidos y en Australia. Pero da la sensación que la carne uruguaya a pasto se está defendiendo mejor por virtudes propias y también porque algunos de los competidores más cercanos como Argentina están dando ventajas. Recordó que Argentina cerró las exportaciones por un par de semanas y señaló que no son tantos los países del mundo que pueden ofrecer carne Hereford y Aberdeen Angus, sin hormonas, de animales criados a pasto. En precios estamos muy bien”, insistió Caputi.

 

Además de los buenos precios de la carne el director de Informaciones y Análisis Económico del INAC destacó el amplio portafolio de mercados que tiene Uruguay. Indicó que es un calco del que tenía en 2013. “Eso me ilusiona mucho porque atrás están clientes fieles”, remarcó.

 

Las exportaciones de carne bovina de Uruguay se distribuyen de la siguiente forma: 24% a China; 22% al Nafta –aumentó con una mayor demanda de Estados Unidos–; Rusia entre 10% y 11%; Israel 11% –es un cliente tradicional–; y el Mercosur 12% (Venezuela 5%, Brasil 4% y Chile 3%).

 

Caputi reconoció que no le gustaría una excesiva dependencia del mercado chino y consideró que está bien que 24% o 25% de la carne uruguaya exportada vaya a aquel país, no mucho más.

 

Este buen posicionamiento de la carne uruguaya en los mercados no paraliza las actividades del INAC en el exterior. En los últimos días expertos del Instituto visitaron Rusia para enseñarle a los chefs de aquel país a preparar carne uruguaya. “INAC hace desde las cosas más grandes hasta las más chicas, que no se ven. Después esos chefs son los que piden a los restaurantes que compren carne uruguaya y no otra porque es la que conocen. Las relaciones comerciales de largo plazo son muy importantes, algún día tenemos que medir cuánto repiten nuestros clientes, porque la fidelidad es  la mejor garantía de que el próximo año será parecido al que termina”, señaló.

 

Analizó además que Uruguay está llegando a una madurez en el mercado de la carne. Recordó que durante muchos años el país tuvo a Estados Unidos como principal cliente, después fue Rusia –se le exportaba 30% de la carne– y después llegó China.

 

Queda por abrirse el mercado japonés, aunque reconoció que en Japón y Corea del Sur nunca se colocará mucho volumen, de todos modos dijo que es importante que estén abiertos porque son un sello de distinción y de calidad. “Tendremos que lograr alguna preferencia comercial porque el arancel en esos países es muy alto, hay que superar 40%, lo que es muy difícil”, dijo.

 

Reflexionó que cuando se complete este ciclo de marcados abiertos para la carne uruguaya, se superará “el punto de no retorno, como se dice en los aviones. Uruguay está muy cerca de ello para que no nos realicemos más la pregunta: ¿qué pasará si esto va para atrás?”, concluyó.

 

Haciendas
Pablo Caputi reconoció que la industria ahora tiene una ecuación económica más razonable y que hay competencia fuerte por la materia prima. “Hay empresas industriales que a pesar de estar en post zafra están faenando altos volúmenes de hacienda. Uno espera que eso se traslade a la cría, porque el que está más lejos de todo esto es el criador y el ternero, y que esa relación flaco-gordo no se vaya muy lejos de 1,20 que es lo que el criador precisa para que le cierre la cuenta”, comentó

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *