29 de septiembre de 2014 17:31 PM
Imprimir

Amenaza de Roya en trigo y Mancha en cebada

La presión del inóculo aumenta junto a otras enfermedades como Mancha amarilla. Muerte de macollos por heladas y bajas tasas de macollaje por la falta de frío podrían haber afectado el potencial del cultivo. La siembra de maíz de primera avanzó en un 50%.

La semana se presentó con precipitaciones dispares. Según el informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) los mayores acumulados de lluvia se observaron sobre el norte de Buenos Aires y en la provincia de Santa Fe, con un promedio entre los 10 y 15 milímetros. La zona de Córdoba sigue rezagada con las lluvias, sólo recibió entre 1 y 5 milímetros.

Con las precipitaciones se incrementaron los controles de enfermedades en los lotes de trigo. El informe de la GEA señala que “las fumigadoras están en acción con los tratamientos para Roya anaranjada y Mancha amarilla. En algunas localidades también se observa una leve presencia de virosis y bacteriosis. También los lotes de cebada se están controlando por enfermedad de Mancha en red”. También se enciende la alerta por la aparición de Chinches de los cuernos y pulgones. “Cada día la valla de los costos a saltar es más alta”, grafica bien un productor ante los nuevos controles que se vienen para proteger el cultivo.

El trigo se encuentra en un 50% en encañazón, pero los estadios van desde pleno macollaje a espigazón. Si bien la condición se reparte entre buena y muy buena, aumentó la calificación de lotes en regular estado. Se empieza a revelar de a poco el efecto de los cambios bruscos de temperatura de este invierno. Muerte de macollos por heladas y bajas tasas de macollaje por la falta de frío podrían haber afectado el potencial del cultivo en la región.

La siembra de maíz se está realizando con normalidad: “Lleva el 50% sembrado de los lotes destinados al cereal de primera. Se ha sembrado con adecuadas condiciones de humedad y presenta muy buena implantación, germinación y la tanda de las primeras siembras están emergidas. Lo que sí llama la atención es que, pese a las condiciones excelentes de siembra, se percibe una muy baja cantidad de lotes que se están destinando a maíz”, especifica el informe de la BCR.

En esta campaña hay especial preocupación por los niveles que ha alcanzado la napa freática. Si bien varía mucho la altura a la que se la encuentra en función del relieve de la zona, las napas que solían encontrarse a 4 y 5 metros de profundidad hoy se encuentran entre 2 y 2,5 metros, incluso hay zonas donde la napa está entre 50 y 70 centímetros. Si bien en años secos actúa benéficamente proveyendo a las plantas, este año puede tener un efecto perjudicial. Hay muchos técnicos que están advirtiendo esta situación, donde grandes áreas tienen excesos en el primer metro de profundidad. Hay un riesgo hídrico muy alto en este año y sería muy difícil afrontar una primavera con lluvias por encima de lo normal.

Monitoreo

Las dos enfermedades foliares que generan mayor preocupación en productores y asesores son Roya de la hoja o Roya anaranjada (Puccinia triticina) y Mancha amarilla o Mancha parda (Drechslera tritici repentis).

Según un informe del ingeniero agrónomo Enrique Alberione, de la EEA Marcos Juárez, es altamente recomendable en el manejo de las enfermedades foliares realizar monitoreos en los lotes para determinar las enfermedades presentes y consecuentemente su nivel de desarrollo epidémico. El monitoreo deberá comenzar al momento de encañado, siendo necesario prolongarlo hasta el estado de grano acuoso.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *