30 de septiembre de 2014 00:58 AM
Imprimir

Repaso a la economía de Argentina tras dos meses de crisis de deuda

CompartiremailFacebookTwitterEste martes Argentina cumplirá dos meses en crisis de deuda. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner afirma que no ha caído en el impago que sí certifican las calificadoras de riesgo crediticio. El argumento de la líder peronista es que ha depositado el dinero y que ha sido el bloqueo judicial de EE UU […]

Este martes Argentina cumplirá dos meses en crisis de deuda. El Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner afirma que no ha caído en el impago que sí certifican las calificadoras de riesgo crediticio. El argumento de la líder peronista es que ha depositado el dinero y que ha sido el bloqueo judicial de EE UU el que lo impidió. Sea quien sea el responsable, la crisis está y los actores económicos así la perciben.

 

¿Cómo está la economía argentina dos meses después? La crisis de deuda ha agravado la escasez de divisas que sufre Argentina desde 2011. No es que en julio pasado el panorama haya cambiado en forma radical sino que se ha continuado por una senda de estancamiento y alta inflación que ya venía registrándose desde finales de 2013.

 

Los bancos y consultoras relevadas por la firma FocusEconomics pronostican en septiembre una caída del 1,1% del PIB para 2014, un resultado peor que el de un mes atrás. Pero este pronóstico se refiere al cálculo oficial del PIB, del que bancos y consultoras aún desconfían, aunque no tanto como antes de las correcciones estadísticas que emprendió el Gobierno argentino este año. Por eso calculan que el PIB “real” bajaría el 2,1%. Antes de esas correcciones, la brecha solía ser de hasta tres puntos porcentuales.

 

Solo Venezuela acompañaría este año la contracción económica de Argentina, con un 2,5% de retroceso. Colombia crecería el 4,9%; Perú, el 4%; México, el 2,5%; Chile, el 2,2% y Brasil, solo 0,5%.

 

La inflación argentina acabaría el año en el 28,1%, según las predicciones acerca del indicador oficial, menos cuestionado que antes pero aún criticado. Tanto las consultoras como las agencias provinciales de estadísticas, en las que confían economistas del sindicalismo kirchnerista, calculan que la inflación real supone un tercio más. Hasta 2013, estimaban que los precios subían más del doble que lo que decía el Gobierno de Fernández. Al menos la brecha se ha reducido. Consultoras y bancos prevén una inflación real del 37,4%.

 

El consumo, uno de los motores del alto crecimiento de la era kirchnerista de 2003-2008 y 2010-2011, caería en 2014 el 1,5%. A la inversión le iría peor: una bajada del 3,5%. No es el mejor momento para enterrar dinero en Argentina, según demuestran los empresarios con sus apuestas. En ese contexto, el desempleo subiría del 7,1% al 7,8%.

 

La producción industrial caería el 2,4%. En este descenso influye sobre todo el sector automotor, afectado por la demanda local y la de Brasil. Las exportaciones bajarían el 4,5%, no solo por el menor envío de vehículos al socio mayor de Mercosur sino también por la merma de exportaciones de soja. La mitad de la cosecha de esta oleaginosa en 2014 no ha sido vendida por los agricultores sino que permanece guardada en silos a la espera de una devaluación del peso, la segunda del año después de la de enero pasado, y de que repunte la cotización internacional del grano, en su menor nivel de los últimos cuatro años.

 

Para evitar otra devaluación que acelere aún más la inflación y pueda reabrir las negociaciones salariales antes de finales de año, el Banco Central está aplicando un torniquete a la venta de divisas a los importadores. De ahí que las compras externas de Argentina disminuirían el 6,7% en 2014. Por último, el dólar, moneda de referencia para el comercio exterior, el ahorro y el mercado inmobiliario en Argentina, subiría de los 8,43 pesos actuales a 9,61 al terminar el año, según los bancos y consultoras relevados por FocusEconomics

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *