30 de septiembre de 2014 01:01 AM
Imprimir

Buzzi denuncia un complot para intervenir FAA y romper la Mesa de Enlace

Cree que el kirchnerismo financia a sus opositores. La respuesta del Gobierno y el primer “tractorazo” en Chaco.

Las internas políticas en Federación Agraria (FAA) sumaron en los últimos días un nuevo capítulo de tensión en el marco del “tractorazo” que anunció Eduardo Buzzi a modo de protesta contra las políticas del Gobierno nacional.

 

 

 

Pero en esta oportunidad no fueron los dirigentes opositores los que se pusieron al frente de las denuncias y acusaciones contra el buzzismo, sino que fue el kirchnerismo el que salió a meterse de lleno en la interna de la entidad federada.

 

 

 

A través del secretario de Agricultura, Gabriel Delgado, -un hombre de plena confianza del ministro Carlos Casamiquela- el Gobierno sentó posición: “FAA merece que su presidente explique las irregularidades denunciadas sin especulaciones”, dijo.

 

 

 

“El tractorazo anunciado por Buzzi responde más a una estrategia personal para desviar la atención del conflicto que tiene en su organización que a la defensa de intereses sectoriales”, agregó Delgado, un economista agropecuario formado en el INTA.

 

 

 

Pero el segundo de Casamiquela redobló la apuesta: “Buzzi intenta hacernos creer que la culpa (de la suspensión de las elecciones en FAA) es de un supuesto complot del Gobierno nacional y provincial”, señaló el funcionario mediante un comunicado.

 

 

 

La respuesta del Gobierno se dio luego de que Buzzi acusara a los dirigentes opositores de FAA -encabezados por Pablo Orsolini y Julio Currás- de estar comprados por el kirchnerismo. “Casamiquela les paga”, denunció el presidente de la entidad.

 

 

 

Fue ahí cuando Delgado salió en defensa del ministro de Agricultura: “Intentar ensuciar su trayectoria para diluir responsabilidades propias no es de hombre de bien y mucho menos si viene de alguien con compromisos institucionales”, aseguró.

 

 

 

La cuestión es que Buzzi siguió disparando duro contra sus opositores: “Son un grupo de idiotas útiles funcionales a Cristina que se parecen más a Calo y a Yasky que a los históricos dirigentes federados que defienden a los pequeños productores”, apuntó.

 

 

 

Si bien Buzzi venía manteniendo un bajo perfil junto a sus candidatos -Omar Príncipe y Ariel Toselli- en los últimos días tuvo que salir a jugar fuerte tras la suspensión de las elecciones en FAA y en, este escenario, anunciar el tractorazo.

 

 

 

Así las cosas, lo cierto es que en el entorno de Buzzi están convencidos que el kirchnerismo está financiando a la oposición federada para tener el control de la entidad y, finalmente, romper la Mesa de Enlace.

 

 

 

Es que es sabido que en caso de que Orsolini y Currás ganen las elecciones decidirán apartar a la FAA de esta agrupación creada en 2008 con el objetivo de mantener la unión de las cuatro entidades rurales hasta el fin del kirchnerismo.

 

 

 

En este sentido, según pudo averiguar LPO, la estrategia del buzzismo se basa ahora en involucrar al resto de las entidades (Sociedad Rural, CRA y Coninagro) en esta disputa que tiene la entidad tanto a nivel interno con la oposición como con el Gobierno.

 

 

 

De hecho, hoy el buzzismo anunció que realizará el primer tractorazo mañana martes en la localidad chaqueña de Villa Ángela y luego se enviaría una invitación formal a la Mesa de Enlace para que se sumen al plan de lucha “contra la patria financiera”.

 

 

 

En principio, en algunas conversaciones informales que hubo en las últimas horas, el resto de los presidentes de las entidades estarían dispuestos a acompañar a la FAA en las protestas contra la política agropecuaria del Gobierno nacional.

 

 

 

Sucede que a Luis Miguel Etchevehere, a Rubén Ferrero y a Carlos Garetto les serviría para darle un apoyo explícito a Buzzi en el marco de su denuncia de complot entre el kirchnerismo y los sectores opositores de FAA para intervenir la entidad.

 

 

 

Por otro lado, si bien el conflicto entre el Gobierno y el campo no está en su momento más caliente, la mayoría de los productores y dirigentes consideran que es necesario mantener la unidad de la Mesa de Enlace hasta el último día de mandato de Cristina.

 

 

 

En el kirchnerismo, en tanto, están convencidos que partir la Mesa de Enlace sería una victoria política que serviría para -además de dividir y debilitar a las entidades- mostrar un cierto grado de fortaleza de cara al último tramo en el poder.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *