1 de octubre de 2014 12:10 PM
Imprimir

El Senasa fortalece el control para prevenir plagas y enfermedades

El Senasa tiene 68 puestos de control en las barreras internas que permiten diferenciar áreas del país que tienen estatus sanitarios distintos, donde se controla el ingreso de algunos productos que podrían afectar a la producción de esa zona

En la Región de Cuyo está restringido el ingreso de algunas frutas. En tanto que en el Noroeste (NOA) y el Noreste (NEA) el control en plantas y frutas cítricas y otras especies hospederas del Huanglongbing (HLB), busca prevenir el ingreso de esta plaga que afecta a la producción de cítricos.

 

 

FRONTERAS
A su vez, el Senasa realiza estas acciones de control en fronteras –con sus características regionales- en 50 puestos terrestres, 21 aeropuertos y 44 puertos marítimos y fluviales.

 

Para fortalecer esta red de vigilancia sanitaria, recientemente el Estado Nacional adquirió 5 scanners fijos de última generación, para los aeropuertos de Comodoro Rivadavia, Río Gallegos, Bariloche, Calafate y la nueva central de Ezeiza.

 

También comprará scanners móviles y fijos para destinarlos a lugares estratégicos de la Argentina como Mar del Plata, Puerto Madryn, Caleta Olivia, Bahía Blanca y Río Colorado. Estos se suman a los 11 con que cuenta el Servicio desde principios del 2000.

 

Durante el 2013, solo el personal del Senasa que trabaja en el aeropuerto de Ezeiza controló el equipaje de más de 3 millones de personas y decomisó y desnaturalizó 44.134 kilogamos de productos de ingreso no admitido al país.

 

“El control en los puntos de frontera previene el ingreso de plagas y enfermedades y resulta esencial, junto a otras acciones, para mantener los estatus zoofitosanitarios que tiene la Argentina; lo que permite mejorar su posición en el comercio internacional”, explicó Diana Guillén, presidenta del Senasa.

 

En los Puestos de Control Fronterizo se verifica el cumplimiento de los requisitos exigidos para cargas comerciales que se exportan e importan. Allí, los agentes del Senasa controlan que los animales vivos, productos y subproductos de origen animal o vegetal, material de reproducción y biológico que ingresan a territorio nacional cumplan con las exigencias sanitarias establecidas por la Argentina y constatan la certificación de las mercaderías agroalimentarias exportadas por nuestro país.

 

El director de Tráfico Internacional del Senasa, Rodolfo Castello, dijo que el objetivo fundamental de estas acciones es proteger el estatus fitozoosanitario de nuestra fuente primaria de producción y la salud pública de nuestros consumidores, por medio de la inocuidad de los alimentos.
También apunta a favorecer la calidad y sanidad de nuestras exportaciones, controlando la producción nacional agroalimentaria, generando confiabilidad y confianza en los mismos.

 

 

PRODUCTOS NO PERMITIDOS
Agregó que, mayormente, los pasajeros traen en sus equipajes “productos de manufactura casera” cuyo ingreso al país no está permitido. “Todo aquello que no esté rotulado e identificado con una procedencia industrial y comercial avalada por el país de origen, y a su vez que no se encuentre comprendido en la Resolución Senasa 295/99 no puede ingresar”, afirma.

 

También hay otros productos cárnicos -como jamones, embutidos- que aún estando rotulados tampoco pueden ingresar a la Argentina.

 

Al respecto, Luis Leppen, coordinador general de Gerenciamiento Regional, a cargo de la faz operativa de Puestos de Control Fronterizo y Barreras Zoofitosanitarias del Senasa, echa por tierra con un mito: “algunos creen que si estos productos están envasados al vacío ingresan sin problemas y no es así; los productos cárnicos tienen prohibido el ingreso a la Argentina a menos que, previamente, se haya tramitado una autorización para ingresarlos que requiere entre otras cosas, de una certificación sanitaria oficial del país de origen, conforme a la normativa de importación vigente”, enfatizó.

 

 

MASCOTAS
El de las mascotas es otro rubro que tiene determinados requisitos establecidos por el Senasa para ingresar a la Argentina. “Para viajar con mascotas existe una reglamentación especial”, advierte Leppen. Todos los animales deben cumplir con una serie de requisitos y vacunaciones diferenciadas según el lugar al que se dirigen.
Estos controles se fundamentan en la prevención para evitar el ingreso de enfermedades que pueda portar el animal que no tenga los avales sanitarios correspondientes.

 

Con el objetivo de facilitar información para el viajero, el Senasa instaló puestos de difusión en las terminales A y C del aeropuerto de Ezeiza y en el Aeroparque “Jorge Newbery”.

 

“Lo importante es informar al usuario previo a su embarque para que sepa qué es lo que no debe traer a su regreso y qué productos no deben transitar por algunas regiones argentinas”, explicó Leppen.

 

En estos puntos de información se entregan folletos sobre qué tipo de productos se pueden ingresar al país y sobre las plagas y enfermedades que se busca prevenir. Está previsto instalar puestos similares en los demás aeropuertos de la Argentina. El próximo será el de San Carlos de Bariloche.

 

Para evitar inconvenientes, el Senasa recomienda que el viajero se informe en cualquiera de sus más de 300 oficinas localizadas en el país o ingresando en www.senasa.gob.ar. También se puede llamar a la línea gratuita 0-800-999-2386 o dirigir su consulta al correo electrónico: consultaviajero@senasa.gob.ar

 

 

SISTEMA CUARENTENARIO PATAGONICO
El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se hará cargo del sistema cuarentenario patagónico desde el 1º de enero de 2015, retomando las funciones que actualmente cumple la Fundación Barrera Zoofitosanitaria Patagónica (Funbapa).

 

Esta es una de las acciones elementales que realiza el Senasa para preservar el estatus sanitario tanto animal como vegetal de la Argentina, que favorece la calidad e inocuidad de los agroalimentos que se consumen en el mercado interno y que se exportan a distintos países.

 

La Resolución 422/2014 del Senasa que propicia el cambio pone a la institutución a cargo de “la administración económica, financiera y patrimonial de los programas, planes y sistemas cuarentenarios respectivos”, para lo cual tendrá que acordar con la Funbapa, “los procedimientos de traspaso y/o transferencia” de los recursos y bienes con que cuenta este organismo para el control.

 

Esta iniciativa -apoyada y bien recibida por los gobernadores de todas las provincias patagónicas- se enmarca en la recuperación de las capacidades estatales para atender esta tarea en la región.

 

En la Patagonia (dividida en Norte A, Norte B y Sur) no está permitido el ingreso de ciertos productos cárnicos de especies susceptibles a la fiebre aftosa y algunos tipos de frutas que implican riesgo de plagas o enfermedades para la producción local

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *