2 de octubre de 2014 00:48 AM
Imprimir

No es cualquier manzana, mejor que sea verde

Una manzana al día puede mantenernos alejados de la obesidad, según un estudio de la Escuela de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Estatal de Washington (USA) y que recoge la revista Food Chemistry. Pero no es cualquier manzana. Mejor que sea Granny Smith, la famosa manzana verde.

Todas las variedades de manzanas, verdes, rojas o amarillas, son una importante fuente de fitonutrientes, como por ejemplo ácido fenólico y flavonoides, los cuales actúan en nuestro cuerpo como antioxidantes y ayudando a reparar el daño celular.

 

A su vez las manzanas son una inagotable fuente de pectina, proteína, calcio, carbohidratos, sodio, magnesio, potasio, fósforo, zinc y hierro.

 

Sin embargo, existen algunas propiedades de la manzana verde presentes en todas las variedades de manzanas (reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, infecciones bacterianas y virales; poseen propiedades antialérgicas y antiinflamatorias) aunque debe destacarse que la fibra dietética que contiene la manzana verde la convierten en una excelente reguladora de los movimientos intestinales; sus importantes propiedades digestivas hacen que sea un excelente alimento para consumir tanto en casos de diarrea como de estreñimiento. Su alto contenido de ácidos málico y tartárico neutralizan tanto el estreñimiento como la diarrea.

 

La Granny Smith o “manzana verde de la Abuela Smith” es una variedad de manzana creada artificialmente, proveniente de la hibridación entre las especies Malus Domestica y M. Sylvestris

Todo comenzó en Australia, en 1868, después de que María Ann Smith Sherwood, de quien viene el nombre de “Granny Smith” (Abuela Smith), creara el primer injerto.

 

Pero se pueden encontrar silvestres en Nueva Zelanda.

Más tarde se introdujeron en el Reino Unido, allá por 1935, y en USA en 1972 por Grady Auvil. 

 

Crujientes, jugosas y ácidas

Las manzanas Granny Smith son de color verde luminoso, aunque algunas pueden tener una piel rosada. 

 

Son famosas por ser una de las manzanas más empleadas para la elaboración de tarta de manzana y en general en otros productos de panadería.

 

También son fabulosas para las ensaladas porque las rebanadas no se oxidan tan rápido como otros tipos de manzana. Asimismo, tiene una textura más fuerte que la de otras manzanas verdes, provocando problemas a personas con dentaduras postizas.

 

Son crujientes, jugosas y ácidas, siendo excelentes tanto para cocinar como para comer crudas. 

 

Si se come una manzana verde luego de una comida pesada, sus propiedades digestivas y hepáticas favorecen a realizar una mejor digestión.

 

A su vez sus altos contenidos en fibra hacen, no sólamente que no aumente el colesterol, sino que colaboran a disminuir los niveles del mismo. 

 

Por lo tanto son un excelente alimento para aquellas personas que están intentando bajar de peso, aunque no es conveniente abusar, ya que la secreción de ácido orgánico contribuye a abrir el apetito.

 

Aquellas personas que sufran de diabetes se verán beneficiados por el consumo de manzana verde, así como aquellos que tengan problemas de presión arterial elevada.

 

Al ser una importante fuente de vitaminas A, B y C, aportan una gran cantidad de nutrientes que mejoran nuestra piel, hidratándola y favoreciendo el blanqueamiento de la misma. 

 

A su vez las enfermedades vinculadas a la piel también se ven beneficiadas por el consumo de manzana verde.

 

Y en ayunas es mejor

Decidirse por la ingesta de una manzana verde en ayunas tiene otros beneficios asociados directamente al beneficios de prevenir los problemas de acidez e hinchazón estomacal durante todo el día.

Luego, las manzanas verdes tienen un alto poder saciante, y comer una en ayunas provocará energía y vitalidad para empezar el día, sin necesidad de comer durante un lapso de tiempo, algo que, para los que empiezan dietas de adelgazamiento, pueden ser el aliado perfecto.

 

 

Recordando algunas propiedades:

 

> Antioxidantes
Las manzanas verdes son una de las principales fuentes de flavonoides en la dieta occidental y son ricas en vitamina C. Los flavonoides que más encontramos en este tipo de manzanas son la cianidina y epicatequina. Estos flavonoides y la vitamina C actúan como antioxidantes y erradican los radicales libres que causan daño en las células. La ventaja de comer una manzana verde en ayunas es que le damos a nuestro cuerpo la capacidad de combatir estos radicales desde el primer momento del día. Esto ayuda a la producción de células sanas y reduce la aparición de enfermedades crónicas. Las manzanas verdes son uno de los mejores enemigos de las enfermedades cardíacas, accidentes cardiovasculares y diabetes.

 

> Pérdida de peso
A causa de que son muy bajas en calorías, apenas 80 calorías por pieza, y su alto contenido de fibra podrás combatir el hambre matutina. Desde luego que una manzana verde no es alimento suficiente, lo ideal es comerla justo cuando te despiertas para que tu metabolismo comience a trabajar mientras haces tus tareas previas al desayuno. Al consumir una manzana de esta forma, permitimos que su fibra soluble fomente el trabajo del tracto intestinal y te hará sentir saciado con menos alimento durante el desayuno.

 

> Regula la glucosa en sangre
Una manzana verde en ayunas nos ayuda a estabilizar los niveles de azúcar en sangre, algo muy importante para las personas diabéticas o con riesgo de padecer diabetes. Hay que recordar que durante las horas en que dormimos nuestro metabolismo sigue funcionando y el páncreas puede tener dificultades para regular la glucosa de nuestro cuerpo. Debido a que la manzana verde es rica en fibra soluble, al comerla en ayunas retrasa la absorción de azúcar en el intestino y este efecto dura gran parte del día.

Hay estudios que demuestran que las mujeres que comen una manzana verde en ayunas tienen hasta 30% menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2. De acuerdo con los médicos, necesitamos 28 gramos diarios de fibra al día y una manzana verde nos aporta 5 gramos de fibra dietética. Esta cantidad aplicada al ayuno facilita el trabajo de nuestro cuerpo para el resto del día.

 

> Dientes sanos
Después de una noche de fiesta si se olvida lavar los dientes, puede comer una manzana verde en ayunas y aprovechar su fibrosa piel que estimula la producción de saliva. Esto le ayudará a disminuir la cantidad de bacterias en la boca, las cuales atacan los dientes y pueden causar caries. Es una buena práctica a pesar de que vaya a lavar sus dientes después de desayunar porque le ayudará a evitar que haya demasiadas bacterias que puedan aprovecharse de los endulzantes del desayuno.

 

> Ritmo cardíaco constante
Otra razón para consumir una manzana verde en ayunas es que su contenido de potasio es ligeramente alto en comparación con otro tipo de manzanas. El potasio es un electrolito que equilibra la humedad de las células. Esto es vital para que el corazón lata de forma adecuada en todo momento. Si no consumimos la cantidad de potasio necesaria a lo largo del día, corremos el riesgo de que nuestro corazón no pueda mantener el ritmo regular. Los científicos indican que necesitamos 4,700 miligramos de potasio al día y cada manzana verde ofrece 115 miligramos de potasio. Esta cantidad es suficiente para mantener el ritmo cardíaco estable desde las primeras horas del día.

 

 

Lo nuevo
 
Muchos estudios han constatado las bondades de las manzanas para nuestra salud pero el estudio de la Escuela de Ciencias de la Alimentación de la Universidad Estatal de Washington (USA) que recoge la revista Food Chemistry, se trata de la 1ra. vez que examinan de cerca cómo los compuestos bioactivos de las manzanas que no se absorben durante la digestión (como los polifenoles y la fibra dietética), afectan a las bacterias del intestino que no hacen sino reforzar el sistema imunitario y ayudar en el mantenimiento de nuestro peso.
 
¿Todas las manzanas producen este efecto? 

 

Según los investigadores, los efectos de estos compuestos bioactivos varían según las distintas clases de manzanas. Así, las manzanas Granny Smith (o manzana verde) superan a las variedades Braeburn, Fuji, Gala, Golden Delicious o Red Delicious McIntosh.
 
Para llegar a estos resultados, los expertos analizaron los compuestos bioactivos de siete variedades diferentes de manzanas para ver cómo afectaban a las bacterias intestinales de un grupo de ratones de laboratorio con obesidad inducida mediante dieta. Descubrieron que, en comparación con el resto de variedades de manzana, las manzanas verdes tuvieron el efecto más beneficioso sobre los ratones.
 
Un desequilibrio en las bacterias intestinales, determinadas por todo lo que comemos cada día, puede causar inflamación crónica que conduce a la diabetes pero, según el estudio, el restablecimiento de este equilibrio puede solucionarse consumiendo una manzana verde cada día.
 
“Sabemos que, en general, las manzanas son una buena fuente de estos compuestos no digeribles (fibra dietética), pero hay diferencias en las variedades. Los resultados de este estudio ayudarán a los consumidores discriminar entre variedades de manzanas que pueden ayudar en la lucha contra la obesidad”, afirma Giuliana Noratto, líder de la investigación

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *