2 de octubre de 2014 16:44 PM
Imprimir

Importancia biológica y económica del contenido energético de la dieta para porcinos

CompartiremailFacebookTwitter El alimento representa entre 55 y 70% del costo total de producción de un kilogramo de carne de cerdo; además, aproximadamente el 85% del costo total de la dieta corresponde simplemente cubrir el requerimiento energético. Por lo tanto, cualquier discusión sobre conversión alimentaria y éxito económico debe incluir una consideración muy seria de cómo […]

El alimento representa entre 55 y 70% del costo total de producción de un kilogramo de carne de cerdo; además, aproximadamente el 85% del costo total de la dieta corresponde simplemente cubrir el requerimiento energético. Por lo tanto, cualquier discusión sobre conversión alimentaria y éxito económico debe incluir una consideración muy seria de cómo cubrir, de la mejor manera, el requerimiento energético del animal.

 

Antes de formular una dieta se debe establecer claramente el objetivo del programa de alimentación de la granja. Desde el punto de vista de la energía dietaria, los aspectos más críticos están relacionados con la densidad calórica de la dieta, consumo de calorías por el cerdo y la tasa de crecimiento que se registra. Todos estos aspectos afectan, al final, el rendimiento de la granja (i.e. número de animales vendidos/m2/año). Un alto rendimiento de la granja está relacionado, generalmente, con menor costo de alimentación y un máximo ingreso neto; por lo tanto, la mayoría de los productores tienen como mayor prioridad el rendimiento de la granja.

 

Sin embargo, en situaciones actuales, con el costo de alimentación cada vez mayor mantener un alto rendimiento de la granja resulta muy costoso y la relación entre el rendimiento de la granja con el ingreso neto va siendo cada vez menos significativa. Por ello, para algunas granjas el rendimiento de la granja sigue siendo prioridad, pero para otras granjas les resulta más económico reducir la tasa de ganancia de peso de los cerdos.

 

 

La energía es muy particular: La energía es un componente particular o único de la dieta. Generalmente se considera a la energía como un nutriente cuando en realidad no lo es. Le energía es una característica de la dieta y es aportado por cuatro fuentes diferentes: almidón, proteína, grasa y fibra (Figura 1).

 

Funcionalmente, la energía se obtiene a partir de la glucosa (almidón), aminoácidos (proteína), ácidos grasos (grasa / triglicéridos) y ácidos grasos volátiles (fibra). Cada uno de ellos es usado con diferentes grados de eficiencia y éstos dependen de su destino en el metabolismo celular. Por ejemplo, la grasa de la dieta es utilizada con mayor eficiencia si es que éste es depositado directamente en el cuerpo que si fuera utilizado como fuente de energía para llevar a cabo los diferentes procesos metabólicos (Cuadro 1).

 

 

 

Costo de la energía de la dieta: El costo de la energía de la dieta es cambiante en los tiempos actuales, particularmente por la variación de los precios de los ingredientes que conforman la dieta. Cuando la dieta está conformado por pocos ingredientes la reformulación es más simple que cuando la dieta tiene muchos ingredientes. En la práctica, es importante notar la variación del costo de la energía del ingrediente (ej. S/. / Mcal de Energía Metabolizable) a través del tiempo. Por ejemplo, en el año 2006 la energía de la grasa costaba 59% ´más que la energía del maíz, pero en la actualidad esa diferencia es solo 36%. Estos cambios en el costo de energía a través del tiempo influenciará la cantidad a usarse de ese ingrediente en un determinado programa de alimentación y lo que es más importante influencia sobre las desiciones a tomarse en casos de compra de ingredientes a futuro.

 

 

Costo de mantenimiento: La energía es utilizada para mantenimiento, deposición de tejido magro y deposición de grasa. En cerdos, como en todas las especies, es el componente importante de la utilización de energía en cerdos, pero a menudos no se le obvia. Por ejemplo, se tiene un cerdo que pesa 70 kg, tiene una ganancia de peso de 860 g por día, deposita 138 g de proteína por día y consume 2.200 kg por día de una dieta que contiene 3337.3 kcal de energía metabolizable (EM) por kg. En base al NRC-Cerdos (2012), se puede establecer el Cuadro 2.

 

 

Una definición simplicada del requirimiento de energía para mantenimiento es la energía que no ha sido utilizada para la deposición de tejido mago ni para deposición de lípido. Alguno autores lo consideran la cantidad de energía necesaria para usos “no productivos”: mantener caliente al animal en periodos fríos o fríos en periodos calientes, enfrentar los desafíos de enfermedades o otros estímulos del sistema inmunológicos como el estrés social, etc. Se sugiere que la energía que consume el animal y que no es utilizada para ganancia de peso representa una pérdida en eficiciencia.

 

En situaciones prácticas, el costo de energía para mantenimiento está bajo el control de los mismos criadores de cerdos. Es decir, para reducir el costo de mantenimiento el críador debe, entre otros puntos, criar cerdos de buena genética, adecuadas intatlaciones y facilidades, alto grado de bisoseguridad, bajos niveles de enfermedades sub-clínicas, dietas preparadas a partir de una buena formulación y uso de ingredientes de buena calidad. Todos estos factores harán que la ganancia de peso de los animales sea alta y, por consiguiente, una reducción en los días de alcanzar el peso de mercado (mayor rendimiento de la granja). El costo (gasto energético) de mantenimiento varía marcadamente entre granjas (Ver Panorama Global. Acualidad Porcina Ed. 17. Pág. 58).

 

 

Uso de energía para ganancia: La eficiencia de uso de la energía para deposición proteica y para deposición de lípido es similar, siendo la deposición proteica (10 kcal/g) ligeramente más eficiente que la deposición de lípido (11.7 kcal/g). Es necesario aclarar que la deposición proteica es diferente que deposición de tejido magro. La ganancia de tejido magro es aproximadamente 2.55 veces la cantidad de proteína depositada. En el ejemplo anterior, la ganancia de tejido magro sería aproximadamente 352 g/día (138 g proteina x 2.55). A pesar de que los productores no tienen influencia directa sobre de cómo el cerdo usa la energía para ganancia, deben tener presente que es más ecónómico producir cerdos con major cantidad de tejido magro.

 

 

Consumo de energía: Es de muchoa importancia diferenciar entre concentración de energía en la dieta y el consumo diario de energía por los cerdos. Generalmente – pero no siempre – es verdad que un incremento en la concentración de enrgía en la dieta incrementa el consumo de energía o una disminución de la concentración de enrgía en la dieta disminuye el consumo de energía.

 

En realidad, dependerá de la capacidad del cerdo a incrementar su consumo de alimento cuando la concentración de la dieta disminuye para mantener un consumo de energía constante. Bajo la mayoría de condiciones comerciales de crianza, los cerdos no tienen esa capacidad debido a que otros factores (salud, estrés, acceso al alimento, acceso al agua, temperatura ambiental, genética, etc.) pueden estar limitando la capacidad de incrementar su consumo de alimento.

 

 

 

El consumo de energía varía según las condiciones donde se crían los cerdos y puede variar desde 7000 kcal EM/día hasta 9000 kcal EM/día; por lo tanto, no es conveniente extrapolar datos de una condición dada o otra y la solución para este problema es que cada granja debe desarrollar sus patrones (curvas) de consumo de alimento de sus animales y no depender de otros patrones que no necesariamente reflejarían lo que ocurre en su propia granja.

 

En resumen, el entendimiento de que la energía de la dieta es el componente más costoso coloca a este componente en una posición expectante toda vez que tiene influencia directa sobre el ingreso neto de la granja. El establecimiento de la curva de consumo de alimento de la granja es de suma importancia en situaciones de cambios de precios (en aumento) y de disponibilidad (en descenso) de ingredientes para la alimentación de los cerdos.

Dr. Ph.D. Carlos Vílchez Perales, Nutrición porcina

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *