16 de julio de 2009 10:45 AM
Imprimir

Escándalo en reunión frutícola

No pudieron hacerlo silenciar al productor cipoleño, generándose un tumulto con insultos y empujones. Todo muy lamentable.

Una reunión que tenía como finalidad la conformación de un Comité para la ejecución del Plan Frutícola Integral quedó trunca abruptamente con un final bochornoso y para el olvido. Todo eso ocurrió ante la mirada atónita de la subsecretaria de Producción Agropecuaria y Forestal de la Nación, Carla Campos Bilbao.
El encuentro que se estaba desarrollando ayer y con normalidad en la secretaria de Fruticultura en Allen se vio alterado cuando apareció en forma sorpresiva el productor cipoleño Carlos Carrascós, quién en forma intempestiva y sin solicitar autorización para hablar, comenzó a exteriorizar su enojo y opinión contraria al objetivo que tenía la reunión.
En un principio los asistentes –funcionarios, legisladores, y productores- escucharon a Carrascós sin interrumpirlo, pero como éste no detuvo su alocución, en un momento le pidieron silencio. Pero nada de eso ocurrió y el ambiente comenzó a subir de temperatura. Carrascós tuvo expresiones fuertes hacia el gobierno nacional, provincial y también para algunos funcionarios.
Le aconsejaron: «Carlos así, no. Escuchemos lo que tienen que decir». Pero no hubo forma. La subsecretaria Campos Bilbao, al observar que la situación no se calmaba, pidió a los funcionarios provinciales que se tomara una determinación, porque de esa manera no se podía continuar.
Parecía que esas palabras podían volver la calma. Carrascós hizo silencio. Tomó la palabra Manuel Mendoza, presidente de la Federación de Productores, pero no llegó a extenderse demasiado porque cuando hizo alusión a la situación de la fruticultura, otra vez Carrascós refutó afirmaciones, al igual que el grupo de personas que lo acompañaban.
Allí fue cuando la funcionaria nacional tomó la determinación de dar por finalizada la reunión, recogió sus pertenencias y se levantó de la mesa.
Seguidamente el legislador justicialista Jorge Ademar Rodríguez le reprochó a Carrascós su actitud. «siempre lo mismo Carlos», le dijo, ante lo cual el productor le contestó. Quedaron cara a cara y la sensación fue que la situación podría irse desbordar.

Cara a cara y todo peor

En ese momento apareció en escena el intendente de Cervantes, Gilberto Montanaro, quien también increpó a Carrascós. Ya todo en medio de un caos generalizado y allí hubo empujones, apretujones, puntapiés y manotazos que algunos llegaron a destino como el que tomó de sorpresa al periodista de La Mañana Cipolletti que seguía de cerca el desarrollo de la situación.
Por suerte, fueron más los que intentaron separar y tranquilizar, como el ministro Juan Accatino, el intendente roquense Carlos Soria, otros jefes comunales y funcionarios.
En medio de estos hechos lamentables Campos Bilbao abandonó el edificio junto a integrantes de su equipo que habían arribado al Alto Valle.
Hubo elocuentes rostros que reflejaron la incredulidad de lo que pasó, como se advirtió en el vicegobernador Bautista Mendioroz, el senador Miguel Pichetto, los intendentes Graciano Bracalente (Allen), Jorge Ferreira (Viedma), Juan Reggioni (Fernández Oro), Ariel Rivero (Campo Grande), el secretario de Fruticultura Carlos Colavita. Nadie podía creer y menos entender lo que había sucedido.
Así, todo lo que se esperaba con mucha expectativa terminó de la peor manera; en un verdadero bochorno, que le hace bastante mal al sector de la producción que espera urgentes soluciones para poder seguir desarrollando sus actividades.
Cabe recordar que el año pasado y en oportunidad de la crisis con el campo, Carrascós también fue protagonista de un incidente en una reunión que se realizaba en el anexo del Congreso Nacional.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *