5 de octubre de 2014 12:09 PM
Imprimir

481 razones para ilusionarse, “el feedlot retoma el camino exportador”

La flamante resolución que habilita a exportar carne de feedlot a la Unión Europea libre de arancel representa una nueva oportunidad para la ganadería nacional

Soplan vientos de cambio para la ganadería argentina. Luego de una década de sufrir los embates del clima y un gobierno hostil, con las consecuencias de pérdida laboral, reducción de stock y la desaparición en el escenario mundial como proveedores de carnes de calidad; diversos factores parecen confluir en una nueva oportunidad.

 

Finalmente se comprobó la noticia que destacaba que Argentina logró incorporarse a la cuota de carne vacuna de calidad superior establecida por el artículo 4 del Reglamento Nº 481/2012 de la Comisión Europea, conocido como “Cuota Feedlot o Cuota 481”.

 

La norma implica que nuestro país se integra como “el sexto grande” detrás de Estados Unidos, Australia, Canadá, Nueva Zelandia y Uruguay en materia de proveedor de carne bovina premiun a dicho mercado, “lo que permitirá fortalecer los vínculos comerciales existentes, contribuyendo así al desarrollo del sector ganadero nacional”, dicen fuentes oficiales.

 

¿De qué se trata?

El mencionado contingente consiste en un cupo de 48.200 toneladas de carne de calidad superior que ingresan al mercado europeo con un arancel del 0%.

 

Es importante resaltar que, a diferencia de la Cuota Hilton, la 481 no es asignada en porciones a cada una de las naciones participantes, sino se trata de una cuota general por la que compiten los países habilitados. El cupo cárnico, será distribuido en 4 trimestres de 12.050 toneladas cada uno, de junio a julio, siguiendo el calendario agrícola.

 

En este sentido, el subsecretario de Ganadería, Jorge Dillon, expresó que, “desde el punto de vista económico, es una excelente oportunidad para el país. Se trata de una cuota que, a diferencia de la Hilton, no posee arancel ni tiene limitaciones de cortes, por lo que permite ingresar a la Unión Europea con carne de un alto precio, puesto que el derecho de la cuota Hilton es del 20% y el extra-cuota es valorizado del 35,3%”.

 

Requisitos

Entre los requisitos exigidos por la Unión Europea para la importación de esta carne, se destaca que deberá proceder de al menos 100 días de engorde a corral con raciones nutricionales que garanticen la calidad del producto. “Los cortes procederán de novillos de menos de 30 meses que, en los 100 días previos a la faena, como mínimo, únicamente hayan sido alimentados con raciones constituidas por no menos del 62% de concentrados o coproductos de cereales piensos, sobre la materia seca, y cuyo contenido de energía metabolizable sea igual o superior a 12,26 megajulios por kilogramo de materia seca”, sostiene la norma.

 

Además, los animales alimentados con estas raciones deberán recibir diariamente un promedio de materia seca, expresado en porcentaje del peso vivo, igual o superior al 1,4 %.

 

Según expresaron desde la Federación de Industrias Frigoríficas de la Argentina (FIFRA), la Cuota 481, “abre una nueva oportunidad de mercado de alto valor para la ganadería argentina”.

 

De hecho, el mismo ministro Casamiquela se mostró exultante al respecto: “la Cuota feedlot representa un incentivo importante y concreto, con nuevas oportunidades de producción, empleo, agregado de valor y diversificación de las exportaciones para el sector ganadero y la industria frigorífica nacional, manteniendo y ratificando así la calidad de la carne argentina en los mercados mundiales más exigentes”.

 

Por su parte, el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Gabriel Delgado, consideró que “por tratarse de un negocio de bajo volumen pero de altísimo valor, este nuevo mercado no va a impactar en el consumo de los argentinos. Por el contrario, todo lo que sobre de las reses, que no se exporte, en realidad aumentará el volumen en el mercado interno”.

 

La administración de la Cuota se realiza mediante el procedimiento de “primero llegado primero servido”, que autoriza los ingresos al mercado a medida que llega la mercadería al puerto comunitario.

 

“Pensamos que durante el año 2015, y por trimestre, podríamos tener un acceso de entre 1.000 y 2.000 toneladas. Para crecer habrá que ser muy precisos en la colocación y entrar en primer lugar, antes de que se agote el cupo de cada trimestre, de modo de evitar costos por demoras en el ingreso”, agregó Dillon.

 

Para Delgado, “esta Cuota implica una gran oportunidad para el país en la medida en que podamos desarrollar un verdadero trabajo en equipo entre producción, industria y Estado. Por tratarse de un negocio donde es necesario competir, no sólo debemos garantizar calidad sino también servicio, y esto es proveer a la UE en tiempo y forma”.

 

El plan consensuado en la Argentina propone integrar inicialmente la Cuota con alrededor de 8 cortes, que implicarían dejar en el mercado interno un importante volumen de carne proveniente de la producción de estos animales, que deberán rondar los 440 – 480 kilos a faena.

 

Dillon explicó que “los feedlots argentinos están en condiciones de producir este tipo de carne sin problema. Lo cierto es que implica mayores costos. Son animales más grandes con un tipo de alimentación más estricta que lo habitual que hoy no se producen por no tener demanda en el mercado argentino. Pero, pese al costo, se trata de un negocio importante para los establecimientos habilitados para la exportación a la UE que decidan participar.

 

Adhesiones

La confirmación se da en un momento interesante de la actividad. Según la Cámara de feedlot, el primer semestre se cerró con buena relación compra venta, aunque el clima fue la nota negativa, causando importantes pérdidas de eficiencia.

 

De hecho, la ocupación de los feedlots sigue creciendo de acuerdo a lo esperado. “Junio logró el 61% y en julio se alcanzó el 66 %. El IRF (Índice Reposición Feedlot) está en torno al 1.2. Si bien seguimos con tendencia al llenado, el ritmo es menor que el observado durante los meses otoñales”, destacan en su informe mensual.

 

Más allá de que la zafra fuerte ya pasó, la baja del maíz en las últimas semanas han animado a varios criadores a retener los terneros y darles el cereal en sus propios establecimientos, lo que aceleró la suba de la invernada. Esta situación preocupa, pensando en la oferta de terneros terminados a corral para el segundo semestre.

 

Las lluvias siguen generando bastantes problemas. A las complicaciones para levantar el maíz y la falta de caminos, se le suman los primeros cierres de corrales, que muestran no menos de 20 % de pérdida de eficiencia.

 

Sin embargo, la medida encendió luces de esperanza. “Imaginamos algún primer embarque desde la Argentina promediando el primer trimestre del 2015”, destacan los feedloteros agrupados.

 

El sector se encuentra analizando los números para lo que resta del año. Dejando de lado los costos de producción, la discusión se centra en las variables precio de la invernada y del gordo.

 

Respecto a la primera, varios factores han hecho que los precios se hayan disparado en el último mes y medio. “La finalización de la época de mayor oferta (otoño); la primavera mayor disponibilidad de pasto; la dificultad para movilizar hacienda y el ternero como reserva de valor; entre otras variables pusieron los precios de la invernada en una ecuación que afecta la rentabilidad del feedlot”.

 

Respecto a los precios de los animales que salen para faena (gordo), “todo indicaría que no habría variables que justifiquen una caída de acá hacia fines de año, sino por el contrario deberían mantenerse firmes. En referencia directa a la posible oferta de los feedlots, los ingresos a los corrales ya están claramente disminuyendo, y las ventas de lo ingresado en otoño están ocurriendo de manera dispersa como consecuencia del barro”. Analizando datos de la faena total de hacienda, se observa en el primer semestre una caída del 1,25 % en animales faenados y del 2,52 % en la carne producida. Asimismo, habría unos 250 mil novillos menos en los stocks, con lo cual difícilmente se logre un aumento en la oferta de carne respecto al 2013. Por último, el factor inflación, también debe tenerse en cuenta a la hora de imaginar precios futuros.

 

Opiniones

Según Héctor Riboldi, titular del feedlot del mismo nombre al norte de San Justo, el tema de la 481 todavía está “verde”. “Lo veo poco factible por ahora”, advierte. Si bien destaca que las perspectivas para exportar novillo son “buenísimas”, deberían adecuarse algunas realidades primero: “la actividad ganadera se está manteniendo. Mucha gente está empezando a guardar el ternero macho. El problema es el marco de imprevisibilidad de nuestro país. La invernada no se consigue y el gordo sigue yendo para atrás en Liniers. A fin de año los precios lo reflejarán. Para calificar a la cuota, debemos hacer un animal de entre 180 a 280 kg. Estamos trabajando con una ocupación del 70 %.” Para Riboldi, otro factor condicionante es el crecimiento del consumo de pollo y cerdo que conspiran contra la actividad”.

 

Un poco más optimista, Roberto Guerceti, feedlotero de Carcarañá, destacó a Campolitoral que es una categoría fácil de producir, “porque en Argentina sabemos cómo hacerlo y simplemente se agrega una categoría, ya que los animales deben entrar en 280 kg. para salir en 400, y eso implica que vamos a tener que hacer la recría a corral o capitalizar estos campos agrícolas que volverán a la actividad con recría a pasto y suplementación que terminarán en una etapa de engorde final. Hoy ofrecemos recría y engorde no solo por la 481”. También destacó el factor político, pero con buenas perspectivas. “Creo que a partir de 2016 el país comienza una etapa nueva, abasteciendo a mercados internacionales. Vamos a un cambio de gobierno más moderado, donde las oportunidades van a ser aprovechadas por la Argentina. Confío en la ganadería de largo plazo, mayor peso de faena, etc”.

 

Sostuvo que al igual que hay frigoríficos habilitados para la exportación habrá feedlots habilitados para exportar 481. “Ya hay establecimientos en condiciones de hacerlo para la próxima zafra. Los feedlots profesionales tienen la gimnasia para trabajar con esta modalidad”, auguró.

 

Para Guerceti la ganadería se presenta con una perspectiva de largo plazo muy interesante, y se están dando unas variables que lo demuestran. “Tenemos que mejorar la tasa de destete, es verdad, pero en materia de engorde estamos ante una posibilidad histórica de la relación maíz carne de 20 a 1. Con la demanda interna sola alcanza para sostener el precio. Crece la oferta de campos ganaderos avasallados por la soja;hoy el precio de la soja hace que muchos contratistas liberen campos para la ganadería: cuanto más lejos del puerto estés implica una soja insustentable. Se vienen los agriganaderos”, disparó.

 

Si bien la cantidad de la cuota es incipiente, no es un volumen significativo, “pero el mensaje es positivo por donde lo mires. Hay liquidez de varios sectores, es probable que vengan fideicomisos o pooles ganaderos. La ganadería genera mucho más desarrollo que la agricultura. En 40 has. tengo 40 personas con 11.000 animales.

 

“En los feddlots la alimentación es natural, con cria y recría de pasto y terminada con cereales. Es una ganadería moderna, es la clara modernización del sector; sin dudas, una etapa de superación. En la agricultura la productividad vino de la mano de la tecnología y lo mismo pasa en la ganadería”, analizó.

 

Lo cierto es que el próximo lunes se reúnen para ver los detalles con la Cámara de Feedlot y a partir de allí tener una idea más cabal de los detalles de su inminente implementación.

 

El temor de la 481

Para Ignacio Iriarte, la preocupación pasa por saber si la exportación estará abierta cuando llegue el momento de embarcar los cortes del novillo de feedlot. “Mientras que los feedlots interesados en trabajar la cuota han comenzado a inscribirse en Senasa para esperar la inspección correspondiente, el interés por este cupo es tan alto como la incertidumbre que existe sobre cuál será la actitud oficial en materia de exportaciones en los próximos meses”. El especialista destaca que es un negocio en que los costos de producción son más altos que lo normal, y donde se requiere una sincronización muy precisa entre el importador europeo, el frigorífico argentino y el feedlot local, es procedente el temor de muchos engordadores. “Se se ha planteado la posibilidad de pedir a la Secretaría de Comercio que otorgue un Pre-ROE con varios meses de anticipación, que asegure al frigorífico que al menos a los cortes del cupo 481, llegado el momento, se les permitirá su embarque”.

 

9ABRE_P1000682.JPG

 

No es para todos. Vale la pena aclarar que para calificar para la Cuota 481, los feedlots deberán estar inscriptos en SENASA como exportadores, lo que reduce la cantidad de establecimientos habilitados para hacerlo, al menos por ahora.

 

El dato

Cupo vacante

Durante el último año fiscal de la Unión Europea (julio 2013/junio 2014) se han cubierto sólo 41.335 de las 48.200 toneladas (86 %) de la cuota 481. EEUU (17.000 tn.), Australia (12.000 tn.) y Uruguay (9.500 tn.) son los principales proveedores. Las ventas de Nueva Zelandia y Canadá son muy bajas.

 

Más info

Para tener en cuenta

Los feedlots que podrán inscribirse a esta modalidad exportadora, deberán cumplimentar primero las normas requeridas por SENASA. Resolución 55/2012. Ver en:  http://www.boletinoficial.gov.ar/Inicio/Index.castle. Resoluciones previas: Res. 2/2003: http://www.senasa.gov.ar/contenido.php?to=n&in=1033&io=450

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *