6 de octubre de 2014 11:23 AM
Imprimir

70% cae maíz

CHILE : Este año solo habrá 9.500 hectáreas del grano, que representa el 78% del total de la exportación semillera nacional. En 2013 el rubro registró ingresos por US$ 651 millones, de los cuales el maíz fue responsable de US$ 361 millones. Algunas empresas han cerrado sus instalaciones y otras han recurrido a despidos de personal de planta. Gremio del sector proyecta hasta 15.000 puestos de trabajo menos.

-Duele el corazón. Hemos dejado a productores históricos muy buenos. Tuvimos que reducir fuerte la producción de maíz semillero este año. Nos concentramos en unos pocos lugares, para ser más eficientes y enfrentar la baja en la demanda, reconoce Álvaro Eyzaguirre, gerente general de DuPont Pioneer Chile, la mayor semillera del país.

 

Eyzaguirre reconoce que en su empresa la superficie contratada de maíz semillero caerá en 75% para el año agrícola 2014-2015.

El panorama es similar en las otras empresas del rubro. Según admite Mario Schindler, gerente de Anpros, el gremio de los semilleros, mientras que en 2013-2014 se llegó a 32 mil hectáreas de maíz, este año serían solo 9.500 hectáreas, una caída de 70%.

 

-Llevo más de veinte años en el negocio y nunca había visto una caída tan grande. Todas las empresas han despedido personal, incluso algunas han cerrado sus plantas, advierte un ejecutivo que prefiere omitir su nombre.

 

José Fabres, agricultor de Chimbarongo, vive en carne propia el mal momento del maíz semillero. De las 600 hectáreas que tuvo el año pasado, esta temporada solo logró contratos para 250 hectáreas. Las alternativas que Fabres tiene para el terreno que le sobra, tomate industrial, hortalizas y maíz para grano, le entregan una menor rentabilidad. Un golpe al bolsillo de él y de los otros agricultores semilleros.

 

Chico maravilla

En la última década, la industria de semillas se había transformadoen el “chico maravilla” del agro y uno de los rubros exportadores más dinámicos de la economía chilena. Mientras que en 2004 tuvo envíos por US$ 163 millones en ventas físicas y de servicios, en 2013 cerró con US$ 651 millones en ambos sectores. Es decir, en 2013 este sector exportó más de doble que el sector lácteo, que llegó a US$ 267 millones, y fue equivaliente al 34% de las del vino.

 

Chile se convirtió así en “el” proveedor de semillas de contraestación para el Hemisferio Norte y el rubro atrajo cada vez a más agricultores.

 

El maíz explica buena parte de ese crecimiento. El año pasado representó el 78% del volumen exportado, con 99.727 toneladas, y el 57,8% del valor de las ventas físicas, con US$ 361,5 millones.

 

El desarrollo maicero se produjo principalmente por la demanda de EE.UU. Las empresas obtentoras de variedades se sumergieron en una competencia por lanzar nuevas variedades transgénicas. Por asegurar mayores rendimientos o resistencia a enfermedades, los agricultores norteamericanos estaban dispuestos a pagar más que sus símiles europeos, que tienen prohibido el uso de esa tecnología. Ese plus de ingresos para las empresas gringas les permitió producir en Chile, a pesar de que la distancia lo hacía un país caro como proveedor.

 

Además, el país se ganó un gran prestigio por la rapidez para responder a los cambios en la demanda y el respeto a los tiempos de entrega.

 

Exceso de producción gringa

A pesar de que el rubro parecía imbatible, en el último par de años se incubó una tormenta perfecta.

Luego de varias temporadas de problemas climáticos, primero por lluvias y luego sequía, que motivaron un salto de los precios de los granos en la Bolsa de Chicago, este año los agricultores de EE.UU. están con una producción récord este año, gracias a la ausencia de contingencias ambientales.

 

Un detalle es que el año anterior ya había quedado un remanente importante de stock.

Adicionalmente, la buena producción del maíz grano se extendió a la de maíz semillero.

 

Cuando el USDA, el Departamento de Agricultura de EE.UU., lanzó las primeras proyecciones de alto rendimiento para este año, el precio del maíz se derrumbó.

 

Los bajos precios actuales significan que muy probablemente se reducirá la superficie de maíz gringo para el próximo año, por el menor interés de sus agricultores.

 

El último martillazo vino de parte de las semilleras. Comparado con años anteriores no hay grandes lanzamientos de nuevas variedades en el corto plazo, lo que disminuye la necesidad de recurrir a Chile.

 

En pocas palabras, en esta temporada se juntaron todos los ingredientes para una caída en picada de la superficie semillera chilena.

 

Hasta 15.000 cesantes

Pese a ser un rubro extensivo y, por ende mecanizable, el maíz semillero necesita de más mano de obra que cultivos similares. En la floración se requiere por lo menos de dos personas para los trabajos con la planta.

 

Eso sin contar el trabajo de técnicos y asesores.

Adicionalmente, la semilla debe ser secada en plantas industriales. Si a eso se suma el transporte, se llega a un gran número de trabajadores que dependen de ese rubro.

Según una proyección inicial de Anpros, esta temporada se perderían entre 10.000 y 15.000 puestos de trabajo, entre temporales y estables, por la caída de la superficie del maíz semillero.

 

-Muchas empresas han tenido que reducir su planta de trabajadores. Afortunadamente, nosotros tenemos otras áreas, como la fruticultura, lo que nos ha permitido derivar personal y no despedir gente. Además, hay que entender que la agricultura funciona por ciclos y hay que saber aguantar los malos momentos, afirma Víctor Álamos, dueño de Semillas Tuniche.

 

¿Cuánto durará este ciclo?

Álvaro Eyzaguirre cree podría extenderse hasta la temporada 2015-2016.

-Eso sí, todo depende de factores muy difíciles de predecir, como el clima, advierte el ejecutivo.

 

 Otras semillas

Aunque en menor medida, las otras áreas semilleras también presentan tendencias a la baja. Eso sí, debido a que entran en el ciclo productivo después del maíz, todavía no hay proyecciones oficiales por parte de Anpros.

 

Las hortalizas, el segundo ítem exportador con US$ 158,3 millones en 2013, enfrentan una disminución de la demanda, básicamente por los conflictos políticos en Medio Oriente. Esa zona es una gran demandante de semilla chilena.

 

En el caso de la soya,empresas como Du Pont Pionner Chile estiman una baja de 20% en la superficie.

 

En rangos similares de caída a esa oleaginosa estaría el raps.

 

Ojo con la energía

En Anpros se resisten a usar la palabra crisis para describir la actual coyuntura.

-Creemos que es una oportunidad para mejorar áreas en que hemos perdido competitividad en los últimos años y disminuir el impacto económico de la menor demanda. Tenemos que iniciar un diálogo público-privado para resolver el constante aumento de la energía eléctrica, de la que somos muy dependientes por la necesidad de secar las semillas. También es importante dar una mayor seguridad en la logística, pues haber tenido dos paros portuarios en un solo año dañó la imagen de Chile como un proveedor confiable. Las semillas tienen una ventana muy corta de tiempo para llegar al mercado, por lo que no se pueden reiterar los problemas que hemos tenido para embarcar, afirma Mario Schindler.

 

Menor interés europeo

Aunque la demanda de Europapor la reproducción de semillas en Chile es menor que la de Estados Unidos, a través de los años permitió una ampliación de la producción hacia la zona sur del país. Más que un tema climático, la opción geográfica se debe a la decisión de la industria de concentrar la producción de semillas transgénicas en la Región Metropolitana y la de O’Higgins, con lo que se evita una posible contaminación del producto que va al Viejo Continente, donde está prohibida la siembra de ese tipo de tecnología.

 

Eso sí, la demanda de allá este año cayó fuertemente. Ucrania,en parte, es abastecida con semilla chileno-europea y la crisis con Rusia ha mermado la superficie productiva disponible. Un dato no menor, si se considera que los ucranianos son los grandes productores de ese grano en Europa.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *