21 de agosto de 2011 01:32 AM
Imprimir

Impuesto gravará las tierras productivas

URUGUAY : Montes del Plata. Una vez aprobado, se analizará si corresponde aplicárselo, dijo Cánepa.

El Poder Ejecutivo remitirá mañana lunes al Parlamento el impuesto a la tierra, luego de que finalice el Consejo de Ministros. Una vez aprobado el proyecto, el gobierno analizará si le corresponde a la forestal Montes del Plata pagar el tributo.

Los tres ministros del Frente Líber Seregni firmarán este lunes el impuesto al agro y darán por cerrada así la discusión en el Ejecutivo acerca de la conveniencia o no del cobro del tributo.

Fernando Lorenzo (Economía), Héctor Lescano (Turismo) y Enrique Pintado (Transporte) estamparán su firma en el proyecto que será remitido al Parlamento este mismo lunes. “Ya no hay nada más que hacer, el país no se puede paralizar en una discusión como ésta; si hay que debatir algo, que se haga en Diputados”, dijo a El País una fuente del Frente Líber Seregni.

En tanto, desde el Poder Ejecutivo se informó que una vez aprobado el nuevo impuesto se definirá si la empresa Montes del Plata, que posee más de 250.000 hectáreas será afectada por el mismo.

El vicepresidente Danilo Astori advirtió al presidente, José Mujica, que Montes del Plata le podría iniciar al Estado una demanda judicial si queda obligada a pagar el tributo a las grandes extensiones de tierra. Incluso, se manejó la posibilidad de que la empresa se retirara.

El prosecretario de la Presidencia Diego Cánepa dijo el viernes que la permanencia de Montes del Plata en el país “está ratificada por la envergadura de la inversión”. Además, sostuvo que posteriormente a la aprobación del impuesto se analizará si corresponde aplicárselo o no a la empresa.

Cánepa aclaró que no se trata de un impuesto al agro, sino que lo que intenta es desestimular la concentración de tierras en el territorio nacional.

Según el prosecretario, el objetivo del denominado Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales (ICIR) es aplicar un gravamen anual que recaiga sobre los activos inmobiliarios rurales que excedan en total las 2.000 hectáreas índice Coneat 100 o equivalentes.

Esto significa que los predios de 3.000 hectáreas con índice Coneat 60 no pagarán este impuesto, pero 1.500 hectáreas de índice Coneat 200 sí lo harán.

De acuerdo a los cálculos del Poder Ejecutivo, este impuesto afectará apenas a 1.500 productores de los 50.000 que tiene el país. Expresado de otra manera, de los 17 millones de hectáreas cultivables o productivas del país, un tercio se vería afectado por este gravamen. “Uruguay tiene un índice de concentración de la tierra importante, incluso mayor que el resto de la región”, sentenció Cánepa.

En la exposición de motivos del proyecto que redactó la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) se explica que en los últimos 10 años la tributación del sector agropecuario disminuyó casi en un 30%.

A través del ICIR se prevé gravar con 67 Unidades Indexadas (US$ 8) a las extensiones de tierra entre 2.000 y 5.000 hectáreas; con 100 Unidades Indexadas (US$ 12) la hectárea de aquellas extensiones entre 5.000 y 10.000 hectáreas, y con 135 Unidades Indexadas (US$ 16) la hectárea las extensiones de tierra superiores a las 10.000.

Con lo recaudado, unos US$ 60 millones al año, se financiará un fideicomiso de unos US$ 500 millones en el que invertirán las AFAP. El destino del impuesto es la mejora de la caminería rural.  El País

Fuente:

Publicidad