7 de octubre de 2014 13:53 PM
Imprimir

El día que Capitanich quiso eliminar las retenciones

En marzo de 2003, cuando era senador nacional, el hoy jefe de Gabinete presentó un proyecto para quitar totalmente este canon. Hoy ironiza: una medida tal merece “el Nobel de Economía”.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, criticó ayer por la mañana las “expresiones marcadamente demagógicas” de candidatos de la oposición que prometen eliminar las retenciones al agro y advirtió que si quitan ese canon merecen no sólo el premio “Nobel de Economía, sino el universal ante la creatividad política”.

 

El funcionario nacional cuestionó a los aspirantes presidenciales que “presentan las leyes de la felicidad”, al ser consultado sobre las declaraciones del titular de la Federación Agraria (FAA), Eduardo Buzzi, quien alertó que “no hay ningún gobierno que pueda venir que vaya a eliminar las retenciones”.

No obstante, la opción de un campo sin retenciones fue una propuesta firme de un Capitanich con diez años menos. El 5 de marzo de 2003, cuando era senador por el Chaco, presentó un proyecto de ley que establecía un programa quinquenal para la eliminación “total” de las retenciones agropecuarias que se habían reestablecido el año anterior.

 

La iniciativa recobra su interés a la luz de las últimas declaraciones del hoy jefe de Gabinete de Ministros, quien criticó las “expresiones marcadamente demagógicas” de candidatos de la oposición que prometen eliminar las retenciones al agro.

 

En ese sentido, Capitanich acotó con ironía que si derogan esos derechos, los dirigentes merecen no sólo el premio “Nobel de Economía, sino el universal ante la creatividad política”.

 

“Uno observa de un modo racional las expresiones marcadamente demagógicas de muchos de los candidatos que presentan las ‘leyes de la felicidad’ porque dicen que van a bajar el gasto público, van a eliminar retenciones, van a obtener superávit fiscal y van a generar mejor distribución del ingreso”, cuestionó. La opinión de Capitanich once años y medio atrás en el Senado era absolutamente diferente, a juzgar por la presentación de la iniciativa que no llegó a ser tratada en el recinto.

 

La Dirección de Publicaciones del Senado guarda en su archivo S-0075/03 el proyecto de ley en el que Capitanich propuso un ‘Programa Quinquenal de Eliminación total de las Retenciones a las Exportaciones Agropecuarias adicionadas a las ya vigentes durante el año 2.002′, plazo durante el cual se reducirán a partir del momento en que entre en vigor la presente ley”.

 

Por entonces, el máximo nivel de retenciones era del 20% (hoy es del 35%) y, según el proyecto del hoy jefe de Gabinete, sería “el Congreso” el encargado de establecer “las retenciones y demás tributos”.

 

Capitanich remarcó en los fundamentos del proyecto la facultad indelegable del Congreso para fijar las retenciones “en orden a una mayor estabilidad jurídica”.

 

“Se hace posible la programada eliminación de las retenciones adicionadas excepcionalmente al sector agropecuario, a medida que se evidencia la dilución del impacto de la extraordinaria transferencia de ingresos operada por efectos de las modificaciones cambiarias, dejando a aquél en posición de afrontar con mayor libertad las perspectivas propias de su actividad, aportando equitativamente al bien común”, sentenció hace once años y medio el actual jefe de Gabinete.

 

 

Buzzi, “tarde pero seguro”

Con respecto a las recientes expresiones de Eduardo Buzzi, Capitanich consideró que “llegan tarde” así como “llegó tarde su apreciación respecto a la especulación desde el punto de vista de la venta de soja o la pérdida que ha provocado a los productores o también respecto a la discusión que oportunamente se tuvo con la resolución 125″.

“Lo lamento, realmente fue un error estratégico y de conducta política que impidió que esto se desarrolle”, opinó el funcionario sobre las protestas que encabezó Buzzi y sus pares de la Mesa de Enlace en 2008 para impedir la aprobación de las retenciones móviles en el Congreso de la Nación. Sin embargo, Capitanich resaltó que esas “reflexiones” de Buzzi “llegan tarde, pero son oportunas siempre”.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *