7 de octubre de 2014 17:45 PM
Imprimir

Las navieras dejan de cobrar sus servicios en la Argentina

Las tres de las principales navieras que operan en el país -Maersk, MSC y Hamburg Süd- les comunicaron la semana última a sus clientes que a partir del 15 de este mes los cargos por los servicios prestados deberán ser pagados en el exterior.

Las tres de las principales navieras que operan en el país -Maersk, MSC y Hamburg Süd- les comunicaron la semana última a sus clientes que a partir del 15 de este mes los cargos por los servicios prestados deberán ser pagados en el exterior.

El Banco Central había confirmado una reunión entre su gerencia técnica y el Centro de Navegación para tratar la cuestión del giro de divisas, y exceptuarlos de las restricciones por tratarse del pago de fletes y no de la remisión de dividendos.

La reunión estaba pactada para el viernes pasado. Las líneas lanzaron la comunicación de todas maneras. Tal vez descontaban la falta de margen político en sus interlocutores técnicos. O presentían el desenlace que marcó la agenda de la semana última: la renuncia del presidente de la institución financiera, Juan Carlos Fábrega. Previsiblemente, se suspendió el encuentro.

Desde que arreciaron las medidas de control cambiario, las marítimas que más volumen mueven enfrentan un embudo financiero: acumulan pesos por el cobro local de servicios, pero sólo sacan una pequeña parte en dólares para pagar los fletes.

La medida anunciada se asemeja a lo sucedido con las terminales automotrices, cuyas matrices interrumpen los envíos por la imposibilidad de cobro, o a la decisión de una línea aérea norteamericana que no vende pasajes a más de 90 días. Según trascendió, cada línea marítima tiene un volumen diario que ronda los US$ 500.000. La autorización diaria permitida por el Banco Central es de US$ 150.000. “Cada línea grande tiene acumulados más de 80 millones de pesos, y debe asumir ese riesgo en un mercado muy volátil”, reconoció un ejecutivo del sector.

Si bien aseguran que los cuadros técnicos del Banco Central comprenden que en la industria del transporte marítimo internacional los costos son en dólares porque se debe pagar el combustible en Hong Kong, la tripulación en Filipinas y el charteo del buque en Londres, no logran entender la falta de coherencia política para lograr la excepción a la norma en este caso. Máxime cuando el flete marítimo, y su necesidad de dólares, representan un mínimo porcentaje del problema de divisas de la Argentina.

Nuevamente, la carga deberá ingeniárselas ahora para operar. La Cámara de Importadores ya solicitó una reunión con las navieras para ver cómo sortear este escollo de tener que abonar los gastos de flete tanto de exportación como de importación, el ISPS, THC y “River Plate Toll” en el exterior.

¿Qué garantías tiene la carga de poder girar las divisas que las líneas no pueden? Menos que pocas..

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *