21 de agosto de 2011 11:42 AM
Imprimir

Investigan alternativas para un mayor uso del engorde a corral

URUGUAY : Trabajos. Facultad de Agronomía impulsa el novillo IKC y destete precoz.

Uruguay está cumpliendo el sueño del pibe, cada vez valoriza más su carne bovina. Las nuevas cuotas de alta calidad de la Unión Europea y el mejor acceso al mercado suizo abren nuevas oportunidades para el uso del engorde a corral.

Las ganadería de carne cada vez busca más sinergias con la agricultura. El uso del engorde a corral dejó de ser “un cuco” y las nuevas cuotas cárnicas de alta calidad -para animales terminados a granos- que se están abriendo en la Unión Europea y Suiza, fomentan el uso de esta tecnología, ampliamente validada.

Los primeros corrales de engorde se instalaron en Uruguay en la década del `90. Hoy el uso del campo natural, los granos y el destete precoz van de la mano y la Unidad de Producción Intensiva de Carne (UPIC) de la Facultad de Agronomía, tiene tecnologías validadas para potenciar el crecimiento de la producción de carne.

 

El desafío es cómo insertar una alimentación a corral en la producción pastoril de carne. Así nació la propuesta del “novillo invierno kilos de carga cero (IKC)”, a la que se sumó ahora el destete precoz.

“En un sistema de invernada a campo natural, cuando se ingrese ese ternero con 150 kilos al comienzo del invierno (en la zafra de terneros), en lugar de que vaya al campo natural donde pierde peso durante todo el invierno, se encierra en un protocolo de trabajo ya probado”, explicó a El País el investigador Álvaro Simeone.

Se trata de la alimentación diferencial del ternero y “lo que se hace es encerrarlo para que gane” peso, indicó. “Luego de pasar en el corral su primer invierno de vida, el animal sale a pastorear al campo natural en la primavera, verano y otoño (en la época que el campo natural tiene mayor producción de forraje)”, agregó.

El ternero sigue ganando kilos entre primavera, verano y otoño y llega al segundo invierno con entre 350 o 370 kilos. “Queda pronto para que entre en un segundo invierno a un nuevo corral. En los dos inviernos el animal está encerrado y no hay animales arriba del campo natural”, explicó Simeone.

En la UPIC se le puso números a este manejo y, según el investigador, “en un amplio escenario de precios de granos y de novillo, la cuenta es positiva. Cuando los números grano-carne se ajustan, hay que ser más eficientes con la conversión”, reflexionó.

OTRO CORRAL. Lo que es sumamente importante es agregarle a ese ternero un tercer corral cuando tiene dos meses, asociado al destete precoz y apuntando a una mejor performance de la cría. Ese ternero de dos meses, en lugar de aplicar un protocolo de suplementación sobre pastoreo, se le encerrará en un corral de engorde.

Los primeros datos de las investigadores son por demás positivos y por otro lado, la base de la alimentación continúa siendo el campo natural. Lo curioso de la propuesta es que, de las ocho estaciones, el ternero pasa tres en un corral y el resto pastorea sobre el campo natural en la época que éste produce más.

A nivel de investigación hoy el trabajo pasa por la experimentación de fuentes de proteínas más baratas. “La proteína queda solucionada con los granos, buscando usar la fuente de proteína más barata para hacer funcionar el rúmen y viendo cuándo le podemos incorporar urea (de rápida liberación o lenta liberación) para no tener que usar fuentes más caras”, dijo Simeone. En cuanto a fibras, se trata de minimizar la cantidad de alimento voluminoso. “Le sacamos el fardo en la dieta, el ensilaje de planta entera y lo sustituimos por cáscara de arroz o retornable fino”.

El cupo cárnico de alta calidad de UE está cada vez más cerca

En septiembre u octubre de 2011 Uruguay estaría accediendo al cupo de alta calidad de carne bovina que la Unión Europea abrió a terceros países, en el marco del litigio por la carne con hormonas que mantiene con Estados Unidos.

Será mediante la trazabilidad electrónica del ganado que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca certificará que los animales están 100 días dentro de un corral, con una dieta basada en granos y también será la herramienta para certificar la edad de los animales. Este cupo que será de 20.000 toneladas el primer año y que ascenderá a 45.000 toneladas a partir del 2012, es para animales menores de 27 meses.

En el caso de Uruguay, la edad de los animales también será certificada a través de la trazabilidad, porque para Bruselas, la dentición no es un atributo de certificación de edad.

Muchos países certifican la edad del animal en base a la fecha de nacimiento, Uruguay certificará en función de los datos que hay de cada animal en el Sistema de Información y Registro Animal (SIRA) y en el Sistema de Información Ganadera (SNIG). Las exigencias para la carne de alta calidad que impone Suiza y las que impone la Unión Europea -para el contingente especial o cuota 620- son muy similares y será la secretaría de Estado la encargada de certificar el proceso exportador. La Unión Europea aceptó todos los protocolos técnicos y sanitarios que Uruguay brindó y en estos momentos se están traduciendo las normas a los 14 idiomas dentro del bloque. Estados Unidos, Australia y Canadá, ya acceden al contingente. Nueva Zelanda estaría accediendo junto con Uruguay.   El País

Fuente:

Publicidad