8 de octubre de 2014 12:16 PM
Imprimir

Curiosidades del polen de abejas

CompartiremailFacebookTwitterEl polen, las abejas y la apicultura constituyen un mundo fantástico del que cada vez el ser humano se asombra más en la medida que lo va conociendo. No hay literatura científica que critique o señale males en la producción de los apicultores o efectos negativos de las abejas sobre la naturaleza o el ser […]

El polen, las abejas y la apicultura constituyen un mundo fantástico del que cada vez el ser humano se asombra más en la medida que lo va conociendo. No hay literatura científica que critique o señale males en la producción de los apicultores o efectos negativos de las abejas sobre la naturaleza o el ser humano.

Hemos recibido a través del Facebook un texto que no sabemos que rigor científico posee, pero que enumera una serie de puntos bajo el título “curiosidades del polen de abejas” que queremos compartir con los lectores, algunos de los cuales quizá ya lo conozcan, pero siempre es bueno repasarlos.

 

El texto indica y enumera:

Un kilogramo de polen tiene 3 veces más cantidad de proteína que la misma cantidad de carne de res.

El polen es el único nutriente conocido para la próstata.

Un estudio realizado en 1946 mostró que la mayoría de los longevos de más de 100 años, eran apicultores que consumían polen diariamente.

En el polen se encuentran casi todas las vitaminas.

Un kilogramo de pan de abejas ocupa 7000 celdillas de un panal.

El pan de abejas tiene triple valor nutritivo y triple acción antibiótica que el polen.

En cada vuelo, una abeja lleva a la colmena hasta 15 mg. de polen en 2 pelotitas. Para conseguir recolectar 1 kg. de polen, una abeja debe realizar más de 60.000 vuelos.

Las flores producen una gran cantidad de polen. La flor del manzano contiene cerca de 100.000 granos y un amento de avellano, puede llegar a tener más de 4 millones.

La única forma conocida de aprovechamiento del polen de las flores, es por medio de la abeja mellífera; todavía no se ha conseguido recolectarlo de ninguna otra forma.

Las abejas, mediante la recogida de polen, aseguran la polinización de más del 70 % de las flores y la maduración de frutos y semillas.

El 75 % de la alimentación mundial depende de la actividad polinizadora de la abeja mellífera

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *