9 de octubre de 2014 13:14 PM
Imprimir

Además de bajar el precio de la soja se derrumba el dólar paralelo

El billete cayó otra vez en las cuevas y en once días acumula una baja del 8%. La soja en tanto volvió a retroceder este miércoles y cerró a 343,56 dólares la tonelada. La oleaginosa se derrumbó desde fines de abril un 39% y no encuentra piso.
Para la dirigencia ruralista que recomendó “vender de a poco” la cosecha de soja 2013/14 el fracaso no pudo ser más rotundo. Desde el 30 de abril cuando la campaña entraba en la recta final, el precio de la oleaginosa perdió casi 219 dólares en el mercado internacional, para cerrar este miércoles en 343,56 dólares, un 39% menos que hace cinco meses.
 
Si se traslada el diferencial de pecio perdido a los cerca de 27 millones de toneladas de soja que podrían estar en los campos, la cifra perdida por los productores merced al consejo de sus dirigentes rondaría los 5.919 millones de dólares. La estrategia se torna más perdidosa si la apuesta era a una devaluación porque el dólar oficial como el informal, también vienen en retroceso.
 
Desde el 27 de septiembre, en las cuevas -donde la cotización del dólar es un completo misterio- se vio el billete traccionado a la baja con una disminución que acumula el 8%, quien compró perdió 1,30 peso por dólar. En tanto “dólar bolsa” o “contado con liquidación” se desplomó en un porcentaje similar, pero en menos de una semana. 
 
Si la dirigencia ruralista tiene razón, como indicaban este miércoles en la comisión de Agricultura de Diputados, y los insumos corren como el dólar “blue”, la buena noticia para ellos que está bajando el precio de los insumos y por ende los costos de producción.
 
Los cueveros vendían el billete de forma ilegal a 15,95 pesos hacia el 27 de septiembre en tanto que este miércoles se ofrecía la moneda norteamericana a 14,65 pesos en el mismo circuito sombrío, es decir un 8,15% menos que hace dos semanas.
 
Ello implica que si alguien compró dólares sugestionado por la tapa de los diarios como Clarín o El Cronista el 27 de septiembre por cada mil dólares comprados perdió 1.300 pesos, es decir que el pequeño ahorrista pudo haber corrido la misma mala suerte que el productor que no vendió la soja cuando el precio lo favorecía.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *