9 de octubre de 2014 22:25 PM
Imprimir

Cultivo de garbanzo como alternativa para el trigo

CompartiremailFacebookTwitterSi se reemplaza la combinación trigo-soja por garbanzo-poroto negro, se encuentran márgenes tentadores Si se reemplaza la combinación trigo-soja por garbanzo-poroto negro, se encuentran márgenes tentadores que complementariamente generan otros beneficios, como permitir aumentar la rotación de cultivos, y mejoras productivas que provoca a los suelos, entre ellos uno no menor que es cortar los […]

Si se reemplaza la combinación trigo-soja por garbanzo-poroto negro, se encuentran márgenes tentadores

Si se reemplaza la combinación trigo-soja por garbanzo-poroto negro, se encuentran márgenes tentadores que complementariamente generan otros beneficios, como permitir aumentar la rotación de cultivos, y mejoras productivas que provoca a los suelos, entre ellos uno no menor que es cortar los ciclos de enfermedades.

Esta vez el análisis está focalizado en el cultivo del garbanzo, el cual tiene baja retención, en torno al 2%, y con posibilidades de recuperar valor a partir de noviembre del corriente. Para un productor ordenado, con adiestramiento tanto en lo técnico productivo para obtener calibres adecuados, como en su marketing para la correcta comercialización, y capacitado para exportar, los márgenes son considerables.

El origen del garbanzo como cultivo se halla en la zona oriental de Europa, con preponderancia en Turquía y Grecia, el cual se fue expandiendo en el mundo antiguo por las márgenes del Mediterráneo al ritmo de las conquistas e invasiones de los imperios contemporáneos, pasando luego a otros países de África y logrando penetrar en Persia para finalmente llegar a la India, que actualmente es el mayor productor y consumidor mundial.

Con respecto al Nuevo Continente, su llegada fue a través de la conquista de América, hallando registros iniciales en México y en California, para luego expandirse en zonas secas de todo el continente. En cuanto a sus cualidades nutricionales, es rico en proteínas, almidón y lípidos, como también posee ácidos oleicos y linoleicos.

Anecdóticamente, a medida que avanzaba la siembra en América, se contraía en Europa por considerarlo un cultivo de “pobres”, pero sin dejar de estar presente en las comidas tradicionales de esa región.

En la Argentina, el foco de producción es Córdoba, de la variedad Kabuli; no obstante, puede producirse en gran parte del país. Tiene cierta tolerancia a la sequía, y pocas enfermedades que lo ataquen, sin embargo la “rabia del garbanzo”, es la más complicada para combatir.

Requiere de suelos con buen drenaje, su siembra comienza a mitad de mayo y compensa bien las densidades de implantación, exportando pocos recursos del suelo a la planta, lo cual se traduce en bajos o nulos requerimientos de fertilizantes.

Teniendo en cuenta la baja del valor en el mercado internacional en lo que va del año, pero con una tendencia al rebote en el precio, es que se analiza un margen bruto productivo, donde con rinde de 1,5 t/ha, y valor del producto alcanzable de 650 u$s/t, se pueden obtener hasta u$s 500 por hectárea producida.

Con buen manejo agronómico, y especialmente si se tiene el conocimiento y práctica para realizarlo orgánico, el margen bruto por hectárea puede llegar a u$s 680/t.

Cuando se ve el gráfico de análisis de sensibilidad, claramente el potencial de los márgenes es alto, donde la correcta comercialización, luego de la calidad apropiada, hace que el cultivo sea tentador como alternativa productiva. También se puede ver que inclusive a bajos precios el punto de indiferencia es cercano a 1t/ha, quedando margen suficiente para compensar la caída de precios.

Por el contrario, si el mercado se recupera apropiadamente, los márgenes presentarían un crecimiento exponencial. No sería descabellado suponer esto ya que de enero a septiembre del corriente año, se otorgaron ROE por más de 36.000 toneladas, vs. 52.000 y 59.000 en 2013 y 2012 respectivamente.


Por Guillermo Randi SalasEl autor es licenciado en Economía y Administración Agraria. Consultor en Agronegocios & Management.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *