10 de octubre de 2014 16:32 PM
Imprimir

La anchoíta tampoco estaba en el área de veda de merluza

Este año marcará un hito en la industria pesquera nacional. Será este 2014 el de la zafra ausente, el año en que la anchoíta bonaerense ha desaparecido de las sondas de los buques pesqueros.

Y ya no quedan muchos rincones por dónde buscarla, puesto que fracasó la prospección autorizada tiempo atrás por el Consejo Federal Pesquero (CFP) para que ocho fresqueros de altura con antecedentes en la captura de engraulis como especie objetivo, puedan ingresar en la zona de veda permanente de merluza hubbsi.

De los ocho barcos, apenas dos participaron del relevamiento. Fueron los fresqueros “Atrevido” y “Florida Blanca”, los cuales no encontraron cardúmenes de anchoíta interesante y regresaron al puerto de Mar del Plata.

La expedición no comenzó con el pie derecho puesto que debieron esperar casi medio día para ingresar en la zona de veda. El inconveniente radicó en que desde la Subsecretaría de Pesca no daban visto a la Prefectura para autorizarlos a entrar. El radiollamada de la fuerza llegó sobre el filo de la medianoche.

Oscar Sayago, armador del Florida Blanca, contó detalles de la prospección. “Trabajábamos relativamente cerca con el otro barco y las únicas marcas que salieron por el radar estuvieron a la altura del 42º50`S – 62º40`W, donde apareció pescado concentrado, pero muy chico”.

Los barcos barrieron el área hasta el 43º40`-63º30`W pero sin encontrar concentraciones significativas. Cerca de donde estaban buscando anchoíta algunos tangoneros participaban de la temporada de langostino. El día y la noche de la pesca nacional.

“Ya estamos en puerto, no valía la pena seguir buscando porque no tenía sentido”, confesó el armador.

En las últimas horas hubo noticas de cierta abundancia frente a Necochea, pero la característica del pescado se mantiene: 40/45 piezas por kilo, tamaño similar a lo que apareció al norte de Mar del Plata. “En otro tiempo ese pescado no lo compraba nadie, pero hoy sirve”, reconoció Sayago.

La incertidumbre que impera en alta mar parece ser la misma que se vive en la sede del INIDEP. Hay varios frentes que todavía deben resolverse para asegurar que la campaña de evaluación, prevista inicialmente para los primeros días de este mes, pueda realizarse a tiempo para colectar datos de utilidad.

Si bien todavía no hay un acuerdo con los gremios que representan al personal embarcado, al menos desde la marinería existiría el compromiso ante el Subsecretario de Pesca de colaborar para que la campaña pueda llevarse a cabo.

El Capitán Oca Balda, nave en la que se piensa realizar el relevamiento, todavía no da garantías de operatividad. A principios de la próxima semana, se realizará una prueba en puerto del guinche de pesca.

Si todo funciona bien está prevista una salida al mar en los días siguientes para volver a probar el equipo y realizar un par de lances de pesca. Si no se rompe nada, la campaña estaría saliendo entre el 20 y el 24 de octubre, aún dentro de la fecha estimada. La fecha límite es el 31 de octubre.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *