10 de octubre de 2014 00:22 AM
Imprimir

Un técnico cubano destacó las ventajas de la no quema de caña

CompartiremailFacebookTwitterUna capacitación para productores cañeros de la zona del ingenio Leales ofreció el martes pasado el doctor en Ciencias Agrarias Javier Arcia Porrúa, del Instituto Nacional de Investigaciones de la Caña de Azúcar (Inica) de La Habana, Cuba. La temática fundamental de la disertación, que se desarrolló en Leales ante medio centenar de productores, fue […]

Una capacitación para productores cañeros de la zona del ingenio Leales ofreció el martes pasado el doctor en Ciencias Agrarias Javier Arcia Porrúa, del Instituto Nacional de Investigaciones de la Caña de Azúcar (Inica) de La Habana, Cuba.

La temática fundamental de la disertación, que se desarrolló en Leales ante medio centenar de productores, fue la rotación de cultivos, la no quema y el uso diferenciado de fertilizantes en cultivares diversos.

“Vemos en estas últimas décadas un desarrollo importante de la actividad cañera gracias a la introducción de nuevas tecnologías y técnicas de cultivo, muchas de ellas aportadas por la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres”, explicó Arcia, a la vez que enfatizó la creciente concientización de productores y ciudadanos respecto del cuidado del medio ambiente y la no quema de caña.

Tras señalar que las variedades del producto que siembran en la isla son diferentes a las de Argentina, apuntó: “allá, como política de Estado, no puede haber sembrada más del 25% de una misma variedad de caña, cosa que aquí no ocurre; cada país tiene su estrategia”.

Afirmó que el intercambio de información sobre el cultivo es muy activo entre la Inica y la Eeaoc, a lo que se suma el aporte de servicios y asesoría de técnicos cubanos a productores argentinos. “En agricultura se cumple aquello de ver para creer; por eso mostramos a los agricultores los resultados de años de investigación, induciendo al empleo de técnicas que mejoren el medio ambiente y, a la vez, permitan mejores resultados económicos”, señaló el visitante.

Sobre la quema de caña recordó que fue introducida en América Latina en los 70, a partir de técnicas australianas, y que se arraigó entre los productores pequeños y medianos. Pero en los últimos años empezó a valorarse la cosecha en verde y la cobertura de maloja, por las bondades de ésta para la disminución de las malezas y la conservación de humedad.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *