13 de octubre de 2014 21:19 PM
Imprimir

En los arandanos chilenos los importadores piden apostar por la calidad

Representantes de la estadounidense Giumarra y de la cadena coreana de supermercados Emart, insisten en que la condición y sabor de la fruta serán cada vez más importantes.

Uno es el destino más tradicional para los arándanos que se producen en Chile, con cerca del 70% de las exportaciones, y el otro es uno de los mercados más recientes para este fruto, donde recién en 2012 comenzaron a recibir los envíos de blueberries nacionales, los que en la temporada pasada se estima sumaron del orden de las mil toneladas.

Sin embargo, tanto Estados Unidos como Corea del Sur tienen en común que ven a Chile como un proveedor de fruta fresca de calidad en contraestación y que son países donde la demanda por productos como los arándanos y otros berries va al alza, debido a que los consumidores año a año conocen más sus propiedades y beneficios para la salud.
De paso por Chile para afinar detalles de las compras que realizarán esta temporada, el vicepresidente de desarrollo global de la compañía estadounidense Giumarra, Tom Richardson -encargado del programa de arándanos de esa empresa-, y el gerente de compras de frutas de la cadena coreana de supermercados Emart, Sean Cho, coinciden en que la estrategia de la industria de los arándanos chilenos debe apostar por la calidad, tanto por la distancia a la que está de los destinos, como por los crecientes volúmenes de producción a nivel global, que elevarán las exigencias de los consumidores.

Pese a que las dos empresas hasta ahora solo trabajan con la exportadora chilena Bluewave, el representante de Emart -la principal cadena de supermercados de Corea- asegura que están observando de cerca a otras empresas nacionales y monitoreando sus pasos en Asia, ya que el consumo de arándanos frescos está creciendo rápidamente en ese país.
Tomando en cuenta las particularidades de cada mercado, los dos compradores analizaron con Revista del Campo los desafíos y requerimientos de la industria nacional de blueberries.

 
Tom Richardson:

1. MAYOR CALIDAD, MEJOR PRECIO

Aunque no se atreve a dar estimaciones concretas de precios para esta temporada en Estados Unidos, comenta que importará alrededor de 2,5 millones de kilos desde la empresa Bluewave a ese país y reconoce que hay una correlación natural entre volumen y precios, por lo que si hay una mayor producción, estos tenderían a no ser tan altos como en la temporada anterior.

En ese sentido, plantea que es clave enfocarse en la calidad para acceder a los precios más competitivos: “Hoy en el mundo hay más producción de arándanos que nunca y, cuando tienes esa situación, donde los volúmenes están creciendo en distintos países, los requisitos para una mejor calidad se convierten en algo cada vez más importante”.

2. FOCO EN EL SABOR

Aunque advierte que es necesario mejorar la calidad y condición de la fruta, plantea que a futuro va a ser muy importante para los arándanos chilenos el sabor y no aventurarse con envíos de productos que están al borde del estándar de calidad.

“Ustedes tienen un largo período de tránsito hacia cualquier destino, y cuando comparas con la producción doméstica de Estados Unidos, donde la fruta puede despacharse en tres días, desde Chile tienen que pasar unas cuatro semanas, por lo que deben tener protocolos muy estrictos de cadena de frío, calidad y condición”, explica.

También dice que es importante tener variedades firmes y de buen sabor, ya que el consumo de arándanos sigue creciendo en EE.UU., Europa y Asia.

3. ENFRENTAR LA LOBESIA

Esta será la primera temporada completa de exportaciones en que la fruta deberá ser fumigada en EE.UU., tras la detección de la Lobesia botrana en 2013.

Por esa razón, la logística posterior a la fumigación cobrará más relevancia para que los berries lleguen en condiciones óptimas a los supermercados. “Estamos poniendo algunos protocolos para que cuando la fruta llegue se fumigue y se pueda devolver muy rápidamente a 0 °C, sin retrasos, para que el tiempo en que está con una temperatura superior sea muy breve”, detalla, y añade que probarán con fumigaciones en Chile, con la fruta recién cosechada.

4. LA COMPETENCIA

Giumarra tiene un programa de arándanos que considera la compra de fruta no solo desde Chile, sino que de Argentina, Perú, México y distintas zonas de Estados Unidos.

Al recorrer las distintas producciones, Richardson estima que -aunque es una industria nueva- Perú será muy relevante en el futuro, y advierte que “en los próximos años veremos un crecimiento agresivo, que va a cubrir parte de la temporada chilena”.

Destaca que ese país tiene la facultad climática de cubrir casi toda la temporada chilena, aunque en volúmenes menores.

5. EXPLORAR

Ante la complicación que puede representar el requerimiento de fumigación en EE.UU. a raíz de la Lobesia botrana, plantea que los exportadores chilenos deben explorar y profundizar otros mercados.

En ese sentido, y como socios de la firma chilena Bluewave para los envíos a Corea, comenta que ese mercado se ha vuelto mucho más relevante, ya que tiene una demanda creciente y no exige fumigación.

“La demanda en EE.UU. seguirá existiendo, pero así como la industria va a creciendo vamos a requerir una distribución global, por lo que todo mercado se vuelve más importante. Creo que es muy relevante que la industria de arándanos de Chile tenga una mirada global”, asegura.

 

Sean Cho:

1. ENVÍOS AL ALZA

Solo Estados Unidos y Chile están habilitados, a través de un protocolo fitosanitario, para exportar arándanos a Corea, por lo que cubren el año con producción de ambos países, más una incipiente producción doméstica entre junio y agosto.

“Desde que comenzamos, en 2012, hasta la temporada anterior, nuestras importaciones de arándanos desde Chile han crecido ocho veces. Mientras en 2012 hicimos 135 toneladas, el año pasado completamos 350 toneladas y el pronóstico para este año es de 600 toneladas”, detalla, aunque a nivel país se estima que en la temporada pasada se enviaron mil toneladas.

2. FIJARSE EN LA CALIDAD

Lo más importante para los consumidores coreanos y quienes reciben los arándanos es la calidad de la fruta.

Por eso recalca que “lo que estamos buscando es a las personas o equipos que puedan proveernos arándanos de buena calidad, sobre todo porque Chile está muy lejos, lo que hace muy difícil y crítico coordinar el transporte para que pueda llegar en buenas condiciones”.

3. MÁS PROMOCIÓN

En Corea, el arándano fresco no es de consumo masivo, por lo que solo en los últimos años se comenzó a introducir en el mercado. Sin embargo, existe el hábito de utilizarlos congelados, por lo que tampoco es una fruta extraña y eso ha permitido que el consumo de blueberries frescos esté teniendo un fuerte crecimiento en las últimas temporadas.

“Es una fruta muy nueva, así es que estamos desarrollando el mercado”, asegura Sean Cho, y pide apoyo por parte de Chile: “Nosotros realmente creemos que el Gobierno chileno debiera ser más agresivo en la promoción de los arándanos en Corea, porque cuando ustedes están en verano nosotros estamos en invierno… Estamos en condiciones muy diferentes, por lo que necesitamos que los consumidores aprendan a comer arándanos en el invierno”.

El ejecutivo plantea que los coreanos también necesitan enterarse de que hay una fruta que proviene de Chile y que es distinta a la congelada. “Y para poder hacer eso necesitamos que se haga más promoción”, insiste Sean Cho.

4. ESTUDIAR EL MERCADO

El ejecutivo asegura que el espacio para los envíos de arándanos chilenos en Corea está en un proceso de expansión, por lo que van a seguir existiendo oportunidades en ese mercado durante los próximos años.

Sin embargo, advierte que es necesario que los exportadores estudien las particularidades de Corea y los requerimientos que tienen los compradores. “Deben entender qué necesitamos, sobre todo en términos de tipos de calidades y de estándares, porque creo que en ese aspecto deben trabajar por comprendernos mejor”, explica.

Y no se refiere solo a aspectos como el etiquetado o el packaging -es un destino donde los consumidores prefieren comprar cajas de 300 gramos, más grandes que en otros lugares, donde optan por las de 125 gramos-, sino que a la calidad de la fruta que reciben.

“Llegan muchas calidades distintas, y muchas veces no es consistentemente buena, por lo que creemos que los exportadores deben concentrarse mucho más en entregar una calidad que sea consistente en condición y sabor”, añade Cho, y especifica que deben seleccionar las variedades que mejor se ajusten a ese mercado tomando en cuenta la distancia.

5. CONOCER A LOS PRODUCTORES

También considera relevante para hacer negocios viajar a Chile y conocer a los productores de los arándanos que compra. Dice que, si bien las instalaciones de packing en el país no son tan organizadas como en Estados Unidos, sí están mejor que las que existen hasta ahora en Corea, donde están recién partiendo con los arándanos.

“Tuvimos una cena con los productores -que en este caso entregan la fruta a la comercializadora Bluewave- y fue muy bueno conocerlos. Incluso, a algunos ya los conocía del año pasado y nos volvimos a ver, lo que es muy bueno porque podemos hablar sobre la importancia de la calidad y pedirles que hagan un buen trabajo”, destaca.  

 

 

GIUMARRA

La firma estadounidense se dedica a la producción, importación y comercialización de frutas en Norteamérica y Asia. Su división internacional de berries provee arándanos frescos los 365 días del año.
EMART

Es la mayor cadena de supermercados de Corea, con una participación de mercado de 35%. Tiene 150 tiendas y los arándanos chilenos llegan a todas ellas. Desde 2011 también operan en China.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *