13 de octubre de 2014 16:07 PM
Imprimir

Alta demanda impulsa los berries chilenos

Si bien los pronósticos pueden diferir entre los distintos berries, en general se estima que la temporada que empieza será muy positiva en volúmenes y en precios. En arándanos sigue la fumigación por la Lobesia. En frambuesas, se podría generar recambio de plantas de mala productividad. Para las frutillas, la proyección de precios a nivel internacional es positiva.

Pascual Cerda lleva dos décadas en el negocio de las frutillas. Afincado en Santo Domingo, en la V Región, produce todo el año y en la actualidad está en las 20 hectáreas. El empresario tiene un diagnóstico claro de cómo está el negocio de ese berry. 

“Hay una demanda creciente y los precios están buenos. Quienes hacen las cosas bien, tienen muchas posibilidades de crecer, especialmente en la producción invernal”, afirma Cerda.

El ánimo es similar en las otras bayas.

“Soy muy optimista sobre el arándano en esta temporada. La demanda externa y el tipo de producción que tendremos, si no hay ningún evento extraño en las próximas semanas, nos permitirán tener una buena comercialización”, afirma Carlos Ferrer, consultor de Dole Berry Company.

Gonzalo Bachelet, gerente general de Alifrut, agrega que en las frambuesas “esperamos otro año en que los productores recibirán buenos retornos”.

Así, por estos días el optimismo es la moneda habitual en el negocio de los berries. Es que la conjunción de alta demanda externa y local con las dificultades que enfrenta la producción del hemisferio norte permiten avizorar precios buenos y firmes para la temporada 2014-2015.

El impacto para el agro nacional no será menor. En 2013, la superficie de berries llegó a 30.300 hectáreas, el 11% de toda el área frutícola chilena, sumando exportaciones por US$ 714 millones.

Arándanos, sube la demanda

El año pasado les llovió sobre mojado a los arándanos. Las heladas primaverales mermaron la producción. La aparición de la Lobesia botrana estuvo a punto de provocar el cierre de Estados Unidos a las exportaciones. Y, como si les faltara algún evento negativo, finalmente los paros portuarios bloquearon los embarques en semanas críticas del verano.

Tantos contratiempos se hicieron evidentes en los resultados. El volumen exportado cayó 14% respecto de la temporada anterior y 26% respecto de lo que proyectó inicialmente el Comité de Arándanos para la temporada 2013-2014.

Sin embargo, todo apunta a que 2014-2015 será un año de revancha para los arandaneros: la demanda externa se mueve a un ritmo fuerte y la producción local podría llegar a un máximo histórico.

Según datos de la consultora Decofrut, el hemisferio norte, particularmente EE.UU., tuvo una buena temporada en términos de volumen y están terminando en la primera quincena de octubre. Sin embargo, solo quedan escasos volúmenes provenientes de Michigan y algo más de Washington, que se están vendiendo en el rango de los US$ 24 a US$ 28 las 12 cajas de 6 onzas.

La fruta local del remate de la temporada de EE.UU. se está cruzando con los primeros embarques aéreos de Argentina, los que todavía no tienen precios públicos, pues el volumen es muy limitado para construir un mercado. De hecho, en Estados Unidos hay poco arándano fresco. En el inicio de la temporada de Chile, solo habrá fruta de Argentina y algo de Perú, país que viene creciendo fuerte también en este fruto (ver página 8).

“Esos países no molestan, Argentina normalmente termina a fin de año y es Chile el que pasa a dominar el mercado. Se espera un inicio de temporada sin contratiempos, con un poco más de fruta que los dos años anteriores. No me preocupa porque son volúmenes manejables debido a la baja oferta en noviembre, a lo que se agregan las fiestas de fin de año”, afirma Isabel Quiroz, directora ejecutiva de iQonsulting.

La expectativa de todos los actores es que el volumen de exportaciones aumente este año. El invierno fue benigno con las plantas de arándanos y la primavera, aunque un poco fría, no ha generado problemas sanitarios.

Quiroz estima que para 2014-2015 los envíos chilenos de arándanos en fresco tendrán como techo las 104 mil toneladas. Eso sí, advierte que esa cifra puede variar por efecto de movimientos en la producción orgánica. Ante la eventualidad de tener que pasar por fumigación con bromuro de metilo -exigencia establecida la temporada pasada por Estados Unidos por la aparición de Lobesia botrana-, automáticamente se pierde la cualidad orgánica. Por eso, puede provocarse un trasvasije hacia congelado, que, al no requerir fumigación, permite seguir rotulando como orgánico, como una forma de mantener un plus en los ingresos de los exportadores y productores. Se trata de 8.000 toneladas que están en esa condición, por lo que la ejecutiva estima que el piso de exportación en fresco estaría en las 98.000 toneladas.

Carlos Ferrer, en tanto, apunta a una proyección más conservadora: 85 mil a 90 mil toneladas de exportaciones en fresco. Asume que Chile tiene una producción menor a su potencial, por deficiencias en los huertos nacionales.

Ferrer, en todo caso, es optimista respecto de los precios. El ejecutivo estima que, a pesar del aumento de la oferta, los valores serán similares a los del año pasado, que estuvieron sobre el promedio histórico. “Nos vemos beneficiados por una demanda que no para de crecer en Estados Unidos y otros mercados. El público considera el arándano como un alimento muy beneficioso para la salud”, advierte.

Y a la demanda del país del norte se agrega la de otros mercados.

“A pesar de que Estados Unidos sigue siendo central, como empresa hemos visto un nuevo interés por parte de los consumidores en China, así como en los países del norte de Europa y en Rusia”, testimonia Paulina Campos, product manager de arándanos de Copefrut.

A la fuerte demanda, hay que agregar, según Carlos Ferrer, que los precios de una parte significativa de la oferta chilena en las dos últimas temporadas estuvieron “castigados” por características bajo los estándares deseables, como por ejemplo en los calibres, debido a los eventos climáticos. Por el contrario, la temporada 2014-2015 presenta buenas condiciones para la producción en las frutas, lo que ayudaría a sostener los precios.

La única gran incógnita que queda por despejar es cuándo comenzará a notarse el volumen chileno en el mercado.

“Se aprecia un poco más de volumen para octubre y noviembre, lo que podría adelantar el primer peak a la semana 48 (con poco más de 5.000 ton de exportación en esa semana), a diferencia del año pasado en que, con un volumen similar, ocurrió la semana 49. Sin embargo, todo dependerá de la temperatura, si se mantiene la primavera fría se atrasará el proceso”, advierte Isabel Quiroz.

Frambuesas deben aprovechar “vacas gordas”

Las frambuesas funcionan en un mercado distinto al de los arándanos.

Más del 90% de la producción se destina a la agroindustria, básicamente a congelados.

A pesar de estar enfocada en un nicho diferente, en la frambuesa también se ven buenas perspectivas de mercado. Desde hace un par de años la oferta mundial se mueve en el rango de los 375 mil a 390 mil toneladas. Mientras tanto la demanda sigue subiendo. El resultado es que los precios internacionales también se han elevado.

En 2013-2014 el valor de las frambuesas congeladas chilenas llegó a superar los US$ 4 FOB el kilo, casi el doble que en la temporada anterior.

En cuanto a volúmenes, para 2014, Felipe Rosas, de RConsulting, estima que la producción mundial rondará las 391 toneladas, 16 mil toneladas más que el año anterior. Eso sí, este aumento, contrariamente a lo que podría esperarse, no tendría un mayor efecto en los precios, pues los stocks mundiales están bajos.

A partir de lo anterior, Rosas cree que hay espacio para precios firmes esta temporada.

El consultor recuerda que la campaña anterior partió con pagos a los productores de $950 por kilo de frambuesa calidad IQF y terminó con $1.600. Para 2014-2015 estima que el piso y el techo de precios será más estrecho, entre $1.200 y $1.400 el kilo. Esto puede provocar que los ingresos promedio sean más altos.

En todo caso, no hay que olvidar que Chile viene con producciones declinantes debido a la mala calidad del material vegetal. Los agricultores, la mayoría de ellos pequeños, reproducen sus propias plantas, las que van cayendo en productividad de una generación a otra y facilita la propagación de enfermedades. No es de extrañar una alta presencia de virus en los huertos frambueseros chilenos.

Este período de “vacas gordas” debería ser usado para comprar plantas originales, las llamadas F1, en viveros establecidos.

Frutillas, valor récord

De los tres grandes berries producidos en Chile, las frutillas son las más pequeñas en superficie, con solo 1.400 hectáreas. La mayor parte de ellas se consumen frescas y en el mercado local -ya que la exportación es muy acotada- y solo una minoría va a congelado.

Sin embargo, las buenas noticias del mercado también llegan a las frutillas.

Según Felipe Rosas, esta última temporada, los precios pagados en EE.UU. a los productores están entre los más altos en una década, con valores de US$ 1,05 el kilo. En Polonia, el gran productor de Europa, el precio pagado llegó a US$ 1 el kilo.

Para tener una referencia, el año pasado en Chile el valor pagado a los productores estuvo en el rango de $450 a $560 el kilo de frutilla para congelar. Con un dólar a $600, no es de extrañar que esta temporada los precios se ubiquen, en promedio, en un rango más alto, plantean los expertos.

“En arándanos, las grandes diferencias de esta temporada respecto de la anterior están en las expectativas de volumen, muy superiores al año pasado, que fue afectado por la helada de septiembre; y, la mejor preparación ante la fumigación”.

 

ISABEL QUIROZ, DIRECTORA IQONSULTING

“Este año el clima ha sido favorable hasta la fecha y se espera retomar el crecimiento, lo que nos permitirá continuar con el proceso de desarrollo de mercado que hemos impulsado en Asia, Europa y Norte América”.

 

ANDRÉS ARMSTRONG, PRESIDENTE COMITÉ DE ARÁNDANOS

“Como país, hemos mejorado constantemente el precio de venta de los berries procesados. Ese aumento se debe al desarrollo de proyectos más sofisticados, como por ejemplo, con envases directos para el retail y con productos que son mezclas de berries”.

 

GONZALO BACHELET, GERENTE ALIFRUT

 Sigue fumigación por lobesia en arándanosLuego de la dura experiencia del año pasado, esta temporada seguirá la práctica de fumigar en destino la producción de arándanos de las regiones de O´Higgins, Maule y Biobío. 

“No es la situación ideal y estamos trabajando para minimizar las zonas con esta restricción. Recordemos que la temporada pasada tuvimos prácticamente congeladas nuestras exportaciones a EE.UU. mientras se nos exigió fumigar en Chile. Ahora ya contamos con la experiencia de realizar esta operación, lo que nos permitirá operar con normalidad”, afirma Andrés Armstrong, presidente del Comité de Arándanos.

Los puntos de fumigación en EE.UU. serán la Port Authority of New York and New Jersey; Long Beach y Los Angeles, en California; Miami y Everglades, en Florida; Wilmington, en Delaware, y Filadelfia, en Pensilvania

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *