15 de octubre de 2014 12:50 PM
Imprimir

Es­che­ri­chia co­li: la pre­ven­ción es­tá en nuestras ma­nos

CompartiremailFacebookTwitterLa Di­rec­ción de Ca­li­dad Ali­men­ta­ria de la ciu­dad de Cór­do­ba, a tra­vés de una in­ves­ti­ga­ción en­con­tró es­che­ri­chia co­li en ban­de­jas de ver­du­ras. Las más con­ta­mi­na­das re­sul­ta­ron las “lis­tas pa­ra usar” con una con­ta­mi­na­ción fe­cal del 17,2% y un 4,5 % en las del Mer­ca­do de Abas­to. Tam­bién en hi­per­mer­ca­dos y al­gu­nas fir­mas ha­bi­li­ta­das.    Cer­ca […]
La Di­rec­ción de Ca­li­dad Ali­men­ta­ria de la ciu­dad de Cór­do­ba, a tra­vés de una in­ves­ti­ga­ción en­con­tró es­che­ri­chia co­li en ban­de­jas de ver­du­ras. Las más con­ta­mi­na­das re­sul­ta­ron las “lis­tas pa­ra usar” con una con­ta­mi­na­ción fe­cal del 17,2% y un 4,5 % en las del Mer­ca­do de Abas­to. Tam­bién en hi­per­mer­ca­dos y al­gu­nas fir­mas ha­bi­li­ta­das. 
 
Cer­ca del 75% de las mez­clas de hor­ta­li­zas no te­nía da­tos so­bre el lu­gar de pro­ce­den­cia, do­mi­ci­lio ine­xis­ten­te o da­tos fal­sos de aná­li­sis de la­bo­ra­to­rio. Se cons­ta­tó ade­más, que al­gu­nas ver­du­le­rías la­va­ban las hor­ta­li­zas en la ba­cha del ba­ño. To­dos da­tos muy preo­cu­pan­tes.
Cuan­do un pro­duc­to es­tá con­ta­mi­na­do con la bac­te­ria es­che­ri­chia co­li quie­re de­cir que ese ali­men­to es­tu­vo en con­tac­to con ma­te­ria fe­cal. 
 
 
¿Qué es la es­che­ri­chia co­li?
Es una bac­te­ria que se ha­lla nor­mal­men­te en el in­tes­ti­no de los se­res hu­ma­nos y ani­ma­les.
En ge­ne­ral, no pro­du­cen en­fer­me­dad, sin em­bar­go al­gu­nos ti­pos sí, co­mo la es­che­ri­chia co­li en­te­ro­he­mo­rrá­gi­ca (EHEC) que pue­de de­sa­rro­llar in­su­fi­cien­cia re­nal agu­da es­pe­cial­men­te en ni­ños (Sín­dro­me Uré­mi­co He­mo­lí­ti­co-SUH) y tras­tor­nos de coa­gu­la­ción en adul­tos (Púr­pu­ra Trom­bo­ci­to­pé­ni­ca Trom­bó­ti­ca – PTT). La en­fer­me­dad afec­ta par­ti­cu­lar­men­te a ni­ños, an­cia­nos y con el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de­pri­mi­do. 
 
En Ar­gen­ti­na, se re­gis­tran 350 ca­sos de Sín­dro­me Uré­mi­co He­mo­lí­ti­co por año.
Las per­so­nas pue­den in­fec­tar­se con es­che­ri­chia co­li en­te­ro­he­mo­rrá­gi­ca: co­mien­do co­mi­da con­ta­mi­na­da, be­bien­do agua con­ta­mi­na­da, por con­tac­to di­rec­to con ani­ma­les de gran­ja o sus he­ces, por ba­ñar­se en aguas y/o pi­le­tas con­ta­mi­na­das, por con­tac­to con per­so­nas in­fec­ta­das o con sus he­ces.
 
 El ries­go de con­ta­mi­na­ción en las ver­du­ras ocu­rre cuan­do se rie­gan con agua con­ta­mi­na­das, en es­pe­cial las de ho­ja co­mo le­chu­gas, es­pi­na­ca, rú­cu­la, pe­re­jil, etcétera ya que con­cen­tran más bac­te­rias.
Tam­bién hay otras bac­te­rias pa­tó­ge­nas aso­cia­das a las hor­ta­li­zas fres­cas, co­mo shi­ge­lla, sal­mo­ne­lla, lis­te­ria, cam­pi­lo­bac­ter, clos­tri­dium y staphy­lo­coc­cus.
 
Hay que acla­rar ade­más, que cuan­do se de­tec­ta e. co­li, es in­di­cio de la exis­ten­cia de otros gér­me­nes ta­les co­mo los vi­rus de la he­pa­ti­tis A y E.
Da­da la se­ve­ri­dad de la en­fer­me­dad, a lo lar­go de to­da la ca­de­na ali­men­ta­ria de­ben to­mar­se me­di­das de pre­ven­ción pa­ra re­du­cir el ries­go de in­fec­ción. Son res­pon­sa­bles de apli­car­las to­dos los in­vo­lu­cra­dos: pro­duc­to­res agro­pe­cua­rios, pro­ce­sa­do­res, dis­tri­bui­do­res, ven­de­do­res y con­su­mi­do­res.
 
Re­co­men­da­cio­nes pa­ra pre­ve­nir es­che­ri­chia co­li y to­das las En­fer­me­da­des Tras­mi­ti­das por los Ali­men­tos (ETA).
 
 
 
 
Qué ha­cer en ca­sa
 
La­ve siem­pre sus ma­nos con agua y ja­bón an­tes de ma­ni­pu­lar ali­men­tos, des­pués de ha­ber ido al ba­ño, cam­bia­do pa­ña­les o aca­ri­cia­do a sus mas­co­tas y en­tre la ma­ni­pu­la­ción de ali­men­tos cru­dos y co­ci­dos. Ase­gu­rar­se tam­bién de la­var las ma­nos a los ni­ños, con agua y ja­bón des­pués de ir al ba­ño o ten­gan con­tac­to con ani­ma­les. 
Se­pa­re ali­men­tos cru­dos de co­ci­dos.
 
Rea­li­ce una ade­cua­da hi­gie­ne y de­sin­fec­ción de las su­per­fi­cies y uten­si­lios en­tre la ma­ni­pu­la­ción de ali­men­tos cru­dos y co­ci­dos.
 “Una coc­ción ade­cua­da de los ali­men­tos eli­mi­na a la bac­te­ria”.
Co­ci­ne com­ple­ta­men­te las car­nes, has­ta la au­sen­cia de ju­gos ro­sa­dos. Si po­see un ter­mó­me­tro, la tem­pe­ra­tu­ra de­be ser su­pe­rior a 72º C en el cen­tro del ali­men­to.
 
El mi­croon­das co­ci­na de ma­ne­ra de­si­gual y de­ja ‘pun­tos fríos’ en el ali­men­to, don­de las bac­te­rias pa­tó­ge­nas pue­den so­bre­vi­vir, pa­ra evi­tar es­to ro­te el ali­men­to du­ran­te la coc­ción.
 
La­ve to­dos los ve­ge­ta­les y las fru­tas ba­jo cho­rro de agua po­ta­ble o uti­li­zan­do agua clo­ra­da (dos go­ti­tas de la­van­di­na por li­tro de agua, de­jar re­po­sar 30 mi­nu­tos pre­vio a su uso). La­ve ho­ja por ho­ja cuan­do pre­pa­re en­sa­la­das y agre­gue li­món o vi­na­gre 10 mi­nu­tos an­tes de con­su­mir­la.
 
Las ver­du­ras en lo po­si­ble con­su­mir­las her­vi­das y las fru­tas pe­la­das.
No con­su­ma le­che ni pro­duc­tos lác­teos que no ha­yan si­do pas­teu­ri­za­dos.
Des­con­ge­le los ali­men­tos en la he­la­de­ra o en mi­croon­das. Si op­ta por es­to úl­ti­mo, co­ci­ne el ali­men­to in­me­dia­ta­men­te lue­go de des­con­ge­lar­lo. No des­con­ge­le a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te ni lo apro­xi­me a una fuen­te de ca­lor o ba­jo el cho­rro de la ca­ni­lla. No vuel­va a con­ge­lar un ali­men­to que ya fue des­con­ge­la­do, pues ello fa­vo­re­ce la con­ta­mi­na­ción con mi­croor­ga­nis­mos y pro­li­fe­ra­ción. 
 
Hi­gie­ni­ce su he­la­de­ra y/o free­zer pe­rió­di­ca­men­te. 
 
Evi­te el con­tac­to de ali­men­tos y áreas de co­ci­na con in­sec­tos, mas­co­tas y otros ani­ma­les.
 
Las per­so­nas que ela­bo­ren ali­men­tos pa­ra la ven­ta de­ben: 
La­var­se bien las ma­nos con agua y ja­bón an­tes de to­car los ali­men­tos, des­pués de ha­ber ido al ba­ño, lue­go de ma­ni­pu­lar ob­je­tos an­ti­hi­gié­ni­cos (di­ne­ro, ba­su­ra, ca­jas, etcétera), to­car­se el pe­lo, la ca­ra, la na­riz u otras par­tes del cuer­po, lue­go de to­car ali­men­tos cru­dos, 
 
Usar ca­be­llo cor­to o re­co­gi­do y las uñas lim­pias y cor­tas.
 
Evi­tar to­ser, es­tor­nu­dar o ha­blar so­bre los ali­men­tos y su­per­fi­cies de tra­ba­jo. 
No fu­mar, co­mer, mas­car chi­cle, be­ber o es­cu­pir en las áreas don­de se ela­bo­ran o in­ter­cam­bian los ali­men­tos. 
Evi­tar ma­ni­pu­lar ali­men­tos cuan­do pa­dez­ca afec­cio­nes de piel, he­ri­das, res­fríos, dia­rrea, fie­bre o in­to­xi­ca­cio­nes.
Usar ro­pa per­fec­ta­men­te lim­pia du­ran­te to­do el pro­ce­so de ma­ni­pu­la­ción de los ali­men­tos.
 
 
 
Al rea­li­zar sus com­pras
 
To­me pri­me­ro los pro­duc­tos no pe­re­ce­de­ros y de­je pa­ra el fi­nal los pro­duc­tos con­ge­la­dos y pe­re­ce­de­ros co­mo car­nes, pes­ca­dos y aves. Se­pá­re­los en bol­sas plás­ti­cas pa­ra evi­tar que los ju­gos con­ta­mi­nen los de­más pro­duc­tos. 
 
El tiem­po en­tre la com­pra y su co­lo­ca­ción en la he­la­de­ra no de­bría su­pe­rar las dos ho­ras.
Evi­te com­prar co­mi­das lis­tas pa­ra con­su­mir que se en­cuen­tran jun­to a car­nes cru­das.
 
Con­tro­le las fe­chas de ven­ci­mien­to. No com­pre ali­men­tos sin fe­cha, mar­ca o nú­me­ros de re­gis­tro ni en­va­ses en ma­las con­di­cio­nes.
No per­mi­ta que le ex­pen­dan el pan sin guan­tes o lue­go de ha­ber ma­ni­pu­la­do di­ne­ro. 
En cuan­to a las ban­de­jas de ver­du­ras el con­su­mi­dor de­be fi­jar­se que el ró­tu­lo po­sea el lu­gar de pro­ce­den­cia. Si es del in­te­rior, el nú­me­ro de Re­gis­tro Na­cio­nal de Es­ta­ble­ci­mien­tos (RNE). 
 
Si esos da­tos no es­tán a la vis­ta, lla­me y de­nun­cie a las au­to­ri­da­des.
Re­for­zar la hi­gie­ne per­so­nal y la co­rrec­ta ela­bo­ra­ción de los ali­men­tos son cla­ves pa­ra evi­tar las en­fer­me­da­des aso­cia­das a es­che­ri­chia co­li.
 
Dra. Ga­brie­la De­mil­ta, 
mé­di­ca ve­te­ri­na­ria
MP: 3619
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *