16 de octubre de 2014 12:00 PM
Imprimir

Crearán herramientas de seguro en cobertura climática para el agro

No será necesaria una ley específica afirmó el superintendente de Seguros, Bontempo, dijo que el agro tiene un enorme potencial en seguros.
De los 100.000 millones de pesos que anualmente se destinan a coberturas de riesgo en la Argentina el sector agropecuario apenas participa con el 2% y de ese bajo porcentaje el 97% corresponde a cobertura por granizo. El dato lo brindó el Superintendente de Seguros de la Nación, Juan Bontempo, este miércoles luego de firmar un convenio con el Ministro de Agricultura, Carlos Casamiquela.
 
El convenio prevé la creación de un comité coordinador integrado por representantes de ambas dependencias, que coordinará la instrumentación de mejoras en las condiciones de pólizas para el sector con el relevamiento de datos climáticos; apuntará a brindar coberturas de riesgo climático más amplias y detallará los riesgos de la naturaleza que están fuera del control de los productores.
 
“Es mucho lo que podemos hacer para potenciar la actividad aseguradora, contamos con un andamiaje técnico del Ministerio y de la Superintendencia para desarrollar al sector asegurador y es muy importante desarrollar una política en este sentido, hemos trabajado intensamente”, sostuvo Bontempo.
 
Casamiquela en tanto, señaló que “todos sabemos que el sector agroindustrial es estratégico, que tenemos un país que tiene 36 millones de hectáreas bajo cultivo, pero también tenemos sequía, inundaciones, granizo, heladas y hay algo ahí que no termina de cerrar. Si la actividad es estratégica ¿cómo puede depender de riesgos tan grandes para su resultado final?”.
 
El Ministro reconoció así que hay un déficit desde las políticas públicas en materia de cobertura de riesgos, y resaltó que “la gestión del riesgo agrícola es muy importante para la economía nacional, y estamos dando el primer paso para potenciarlo” a partir del convenio firmado.
 
Teniendo en mente el anuncio del envío de una ley para seguros agrícolas por parte de la Presidenta en la inauguración del periodo ordinario de sesiones 2012, El Enfiteuta consultó al Ministro y al Superintendente si cuando se terminen de desarrollar nuevas herramientas para el seguro agrícola será necesaria una ley.
 
“En realidad la ley no es necesaria”, aclaró Bontempo, lo son cuando el seguro “es obligatorio”. En este caso, a partir del convenio, se puede avanzar en el diseño de coberturas que sin ser obligatorias dan solución a la producción agropecuaria en relación a los riesgos. “Lo que hemos firmado hoy es el comienzo para el desarrollo del seguro y cobertura de riesgo agropecuario”, remarcó el Superintendente.
 
Ambos funcionarios destacaron la capacidad técnica en recursos humanos que tienen el Ministerio y la Superintendencia. El trabajo a partir de ahora es “aunar las experiencia” de los organismos en términos técnicos. Puede llegar a ocurrir que en determinado sector o actividad sea necesaria una ley, pero “no es necesario per se que el seguro agropecuario esté contenido en una ley, puede estar contenido en un instrumento de menor rango”.
 
Una característica de lo que podría derivar en materia de seguro es a partir de índices, antes que la aplicación de coberturas multirriesgo. Desde la cartera agropecuaria consideran que a priori pareciera que un índice se adapta mejor a las diferentes características regionales, además de ser más ágil el control que un multirriesgo en un país tan grande con 36 millones de hectáreas cultivadas.
 
Casamiquela se refirió a la actual ley de Emergencia que cuenta con un fondo específico de 500 millones de pesos, pero que en la mayoría de los casos la ayuda “siempre llega después” a los lugares. Ante la consulta de si se está pensando en una modificación de esa ley, el ministro indicó que a raíz del trabajo iniciado con la Superintendencia no se formula una revisión de esa ley.
 
Ocurre que “estamos llegando tarde con la ley” de emergencia, explicó Casamiquela ante la consulta de El Enfiteuta, y aclaró que “tarde” significa “después de que suceden las cosas”. Además la norma contempla “un sistema de verificación que implica necesariamente llegar después”. Por lo tanto, “este es un problema que hay que trabajar”, porque hay un proceso administrativo ineludible hasta terminar todos los pasos. 
 
“Lo que estamos trabajando acá es llegar antes, con instrumentos que lleguen antes” explicó el Ministro, “con instrumentos de prevención, de eliminación y disminución de efectos de riesgo”. De allí que “la ley a lo mejor habría que ir mirándola en términos de que sea una llegada concurrente” y no tardía.
Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *