18 de octubre de 2014 11:00 AM
Imprimir

En lugar de zapatillas para correr, botas de cemento

CompartiremailFacebookTwitterEl cuento hoy es conocido, pero cuando allá en los años noventa el norteamericano James Austin lo contó en Mendoza en un congreso de los grupos CREA causó una especie de escándalo. Se trata de los dos turistas sorprendidos por un león en el medio de la selva en el que uno de ellos atina […]

El cuento hoy es conocido, pero cuando allá en los años noventa el norteamericano James Austin lo contó en Mendoza en un congreso de los grupos CREA causó una especie de escándalo. Se trata de los dos turistas sorprendidos por un león en el medio de la selva en el que uno de ellos atina a ponerse las zapatillas para correr. “¿Por qué haces eso, sabés que no podes correr más rápido que el león?”, le interroga el amigo que obtiene por respuesta: “Sólo tengo que correr más rápido que vos”. El profesor de la Universidad de Harvard intentaba reflejar de la forma más cruda lo que significa competir en el mundo y recomendaba prepararse.

 

Cuando la soja desde fines de mayo viene perdiendo 220 dólares en el mercado de Chicago, de los 550 pasó a 330 dólares, producir granos empieza a parecerse a la selva del cuento de Austin.

 

Ya no es más el escenario pródigo donde todos ganaban. Ahora hay winners y loosers. Miles de hectáreas con altos costos de producción saldrán inevitablemente de la escena.

 

Por caso, la soja del estado de Mato Grosso, que tiene una fuerte necesidad de fertilizante y grandes distancias a los puertos, se encuentra bajo un fuerte estrés. La sembrada más al Sur, en los estados de Paraná o Río Grande, la pelea mejor con estos precios. Ante el peligro que el león se termine comiendo a algunos de sus agricultores, Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, les aligera la carga para que puedan correr más rápido. Les subsidia fletes y fertilizantes, de la forma menos explícita posible para evitar cualquier controversia con la Organización Mundial del Comercio (OMC). El costo de un flete de 1700 kilómetros de 150 dólares recibe un subsidio de cerca de 60 dólares.

 

Como se sabe, la política aplicada en nuestro país es la contracara de la brasileña. Aquí el león se relame ante la posibilidad de tener una gran comilona por delante. La superficie sembrada de maíz caerá más del 20% y en soja todavía es un enigma. El gobierno de Cristina Kirchner hace todo lo posible para sumar en esta campaña a la mayor cantidad de perdedores al obligar a los chacareros a llevar una carga extra de 35% de retenciones. En lugar de correr con zapatillas livianas tienen que usar botas de cemento.

El NOA es la región más afectada y si nada cambia será la primera víctima. Esta semana se registraron reacciones a esta situación. La primera fue una jornada con productores en el Congreso de la Nación de la que participó el jurista Rodolfo Barra y fue organizada por el diputado nacional Juan Casañas (UCR-Tucumán), el legislador más activo para remover el impuesto. “Habría una ventanita para declarar la inconstitucionalidad de las retenciones”, especuló Casañas. Como muestra del humor ambiente que se vive, los participantes definieron la situación del campo como peor a la que existía en momentos de la 125.

 

En paralelo, la Mesa Agropecuaria del Noroeste Argentino (MAN) también reclamó la eliminación de las retenciones y afirmó en la conferencia de prensa que “hoy la producción en el NOA no es rentable y llevará a que muchos productores no puedan encarar la siembra de este año”. Acompañada por representantes de la Mesa de Enlace, presentaron sus números: para producir soja en campo propio sin pérdidas se requiere un rendimiento de 2600 kilos, cuando la productividad promedio de la región es de 2400 kilos. Y en campo arrendado se necesita una producción de 2900 kilos.

 

Bajar las retenciones es la solución al problema. Tan evidente como imposible de realizar para Cristina Kirchner. Entonces el león se comerá al más lento.

 

21 millones de toneladas

Es el crecimiento del stock final de maíz con respecto al año pasado, según estimación USDA

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *