18 de octubre de 2014 11:56 AM
Imprimir

VIVERISTAS: Complicados judicialmente, el juez prorrogó las medidas contra ellos; el fiscal anticipó que los llevará a juicio

El pasado miércoles tuvo lugar una audiencia pública solicitada por el fiscal Maximiliano Larocca Rees de Chajarí con el objeto de solicitarle al juez Eduardo Degano ampliar las medidas restrictivas contra los 10 viveristas (de plantas cítricas) que agredieron y patotearon a funcionarios de SENASA y a dirigentes empresarios de la citricultura. Según lo manifestado a DIARIOJUNIO por el juez de Garantías, Eduardo Degano, “el fiscal pidió una ampliación de 60 días más del plazo de restricción para su investigación”. Por su parte, “los imputados dijeron que se trataba de un plazo excesivo ya que ellos se habían comportado correctamente”. Finalmente, Degano decidió concederle 30 días más al fiscal. DIARIOJUNIO pudo saber además que el fiscal ya manifestó su intención de llevarlos a juicio oral y público.

En efecto, ayer 16 de octubre, vencían las medidas restrictivas contra los 10 viveristas de plantas cítricas imputados por varios delitos vinculados a agresiones contra funcionarios del SENASA a los que literalmente echaron de Villa del Rosario (al mejor estilo de pistoleros del far west)  y a varios dirigentes de la citricultura a los que rodearon en actitud amenazante, en tiempos en que, SENASA intentaba hacer cumplir la ley que impide viveros a cielo abierto.

Vale recordar que el SENASA y varios otros organismos nacionales e internacionales, determinaron que los viveros de citrus a cielo abierto representan un verdadero peligro para toda la producción citrícola pues, habilitan el ingreso de la mortal enfermedad del HLB.

Degano señaló que la audiencia se hizo un día antes (miércoles 15) del vencimiento y se extendió por espacio de 25 minutos. No estuvieron todos los viveristas imputados, pero quienes no estuvieron se notificaron. Entre los que sí fueron estuvieron, los dos mellizos Panozo Zenere ; Eladio Fochesatto ; Oscar Cornaló y su hermano ; Fernando Percara y Croatini.

Cracco es otro de los imputados en esta causa pero no estuvo y vale decir que fue sobreseído en otra causa donde estaba involucrado en la agresión contra un trabajador que a la hora de declarar se ratificó y dijo que a Cracco no lo había visto entre quienes lo patotearon. Por esa razón fue sobreseído, pero solo en esa causa no en esta.

En la audiencia se aclararon algunas cuestiones que se habían entendido mal. Por ejemplo quedó claro que si uno de estos viveristas tiene contacto involuntario con alguno de los denunciantes no hay problemas, por ejemplo si ese viverista va a la Asociación de Citricultores a buscar una guía o debe comprar algo sí o sí en un negocio que está a menos de 100 mts de la casa de un denunciante.

 

 

HISTORIA RECIENTE DEL CONFLICTO

El SENASA recibió el apoyo de la Federación del Citrus (que agrupa a productores del citrus) y de varias Asociaciones de citricultores. O sea, no se trata de una medida caprichosa. Es que, el ingreso de esa enfermedad podría acabar con la producción citrícola, así lo aseguran los estudiosos y lo anuncia el SENASA y empresarios del sector.

En tanto los viveristas además de patotear a todo aquel que no se alineaba aseguraban que los estudios de especialistas del SENASA “son puras mentiras de los políticos”.

Cuando los trabajadores del SENASA llegaron a Villa del Rosario para continuar con la tarea de destruir los viveros que no cumplían con la ley, fueron literalmente echados.

Para quienes repiten por viveza o ignorancia, asegurando que esto es un atropello, debe decirse que el SENASA viene informando desde el año 2009, es decir, hace largos 5 años, que los viveristas deben dejar de plantar en viveros a cielo abierto y que deben invertir en viveros cerrados.

Los viveristas no hicieron caso, pasaron 5 laros años y siguieron en la suya. Iniciaron acciones judiciales que perdieron y ahora está pagando las consecuencias, es falso que esta sea una medida intempestiva.

Es más, no hace más de un mes la Federación del Citrus y en virtud que el SENASA no cumplía con su deber de terminar con esos viveros fuera de la ley, le anticipaban que si la temible enfermedad ingresaba a la provincia iba a ser claramente culpa de ellos.

O sea, el SENASA debe sí o sí, hacer cumplir la ley, esa es su responsabilidad.

 

 

LA ENFERMEDAD

Los daños que producen son en los brotes, coloraciones variadas en los frutos y otros. La enfermedad reduce la producción y en casos avanzados puede llegar a matar a los árboles.

Hay tres tipos de enfermedad, africana, asiática y americana. En ellas están implicados tres tipos de bacterias y otros dos insectos. La enfermedad la producen bacterias que aún no se han podido cultivar y se cree que son del Género Liberibacter y por ello han sido clasificadas provisionalmente como “Candidatus Liberibacter asiaticus” ,

A su vez, en esta enfermedad tienen mucha importancia los dos insectos que realizan principalmente su propagación. Son dos psilas, en concreto Diaphorina citri que transmite las variantes asiática y americana de la enfermedad y Trioza erytreae que transmite la africana. Además de la transmisión de la enfermedad por los insectos citados, también puede propagarse por injerto.

El control de esta enfermedad es complicado. Los métodos más efectivos es la detección temprana de los árboles afectados y su destrucción así como el control de las psilas que sirven de vector de la enfermedad

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *