18 de octubre de 2014 12:05 PM
Imprimir

Uruguay y los desafios del campo

URUGUAY : Las elecciones nacionales son un momento en que las agrupaciones partidarias le ponen pienso y trabajo y aparecen los programas de gobierno, que en definitiva son una síntesis de cómo proyectamos el país

URUGUAY  :   Las elecciones nacionales son un momento en que las agrupaciones partidarias le ponen pienso y trabajo y aparecen los programas de gobierno, que en definitiva son una síntesis de cómo proyectamos el país. Ignorando la realidad, que nos demuestra con contundencia que el agro es vital para este país, el eje de los programas tiene un sesgo urbano, de corto plazo, enfocado en los servicios básicos, y con los instrumentos o la jerga de moda.   En lo que atrae los votos. Y la competencia por las urnas lleva a una férrea defensa de quién hizo qué y cuándo, y si fue obra tuya o mía. Ni los políticos ni los gobernantes son propietarios del desarrollo de una sociedad.

Desde el agro debemos elevar la perspectiva. Traer temas como el impuesto a Primaria es de una miopía aguda. Venimos hablando de impuestos desde hace más de 100 años, del atraso cambiario, de qué es lo que haría más libre o no el mercado de haciendas. Discutirlos ahora es en vano. No ayudarán ni un milímetro a resolver los grandes desafíos que tendremos dentro de 10 años. 

Primero que nada debemos cambiar nuestra mentalidad y pensar y planificar esos grandes desafíos a mediano plazo. En Uruguay nos movemos sobre el pucho, atamos con alambre y emparchamos cuanto podemos.  Resolvemos lo que nos inquieta hoy y cuando lo hacemos nos damos cuenta que no arreglan nada, que ni siquiera para ayer hubieran funcionado. Me recuerda al verano en los balnearios rochenses: el 30 de diciembre comienzan a tapar los baches de la calles con una babita asfáltica y ripios que se esfuman a la primera lluvia.  Pensar y actuar correctamente no basta. Hay que hacerlo en el tiempo justo. En eso que en inglés se llama timing

¿Cuáles serán los grandes desafíos del agro dentro de 10 o 20 años que sí deberíamos hablar?  Enumero algunos. La infraestructura y la red de transporte así como venimos solo podemos tener una certeza: que estará muchísimo peor. ¿Qué podemos hacer? ¿Por qué no  empezar ya?  ¿Cómo es posible que las corporaciones del tren triunfen impunes?   ¿Cómo cuernos nos tiramos a aumentar la producción forestal o agrícola sin pensar un ratito en la ruta que nos parió?

 ¿Qué gente (operarios, técnicos, profesionales) y con qué educación precisaremos dentro de  una década o dos? Parecería que estamos con muy corta imaginación y francamente no tenemos ni idea de adónde nos llevará el desarrollo tecnológico en curso: genética, biotecnología, robótica, automatización, control remoto de las operaciones y de la producción, satélites, y un largo etcétera de transformaciones inminentes.  

¿En qué momento nos pusimos a pensar y actuar con seriedad sobre las implicancias en las restricciones que tendremos al acceso comercial dentro de unos años? El resto de los países avanzan desbocados con tratados comerciales y nosotros encandilados timbeando con los precios de Venezuela. En el futuro produciremos más, pera la mala noticia es que así como estamos,  cada tonelada extra que exportemos nos dará un margen menor.   Porque, para muchos productos, fuera de las cuotas pagando tarifas infames, el productor de Uruguay recibirá  menos. Sideralmente menos que sus pares de otras partes del mundo.

¿Cómo incorporaremos el uso de los recursos naturales y  cómo haremos para producir más minimizando el impacto en el ambiente y sobre todo en los bienes públicos? Ese será un gran desafío: lograr más producción con menos impacto en lo que compartimos con la sociedad (agua, aire, rutas, biodiversidad).  

¿Qué desarrollo tendremos y cómo será en las próximas dos décadas? ¿Será uno basado en la megaminería y extracción del hierro? ¿Será en el desarrollo de más conocimiento y agregado de valor en los procesos? ¿Será en la integración de las energías renovables como la eólica, solar, biomasa?

¿Y la adaptación al cambio climático? Los costos y el impacto en los sistemas no son algo del futuro. Ocurren ahora. (Por cierto, es un tema que  ha estado más destacado en las agendas ministeriales pero que habrá que profundizar aún muchísimo más). 

Combinemos todos esos temas y el resultado es previsible   Producción creciente, comercializada a ingresos marginales menores,  generada a costos mayores. Malo para todos. Acceso a mercados, infraestructura, cambio climático, capital humano en el agro, incorporación del ambiente y manejo de los recursos naturales en la intensificación productiva, son algunos de los temas que deberíamos pensar estratégicamente. Ninguno, absolutamente ninguno de los grandes desafíos que tendremos dentro de nada menos que 10 años y en adelante podrán resolverse sin planificarlo desde ya, trabajándolos en forma continua y consistente. 

 lautaro@adinet.com.uy

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *