19 de octubre de 2014 17:16 PM
Imprimir

Con la miel tenemos un ejemplo

El comercio internacional desarrolla trabas cada vez más complejas. Consolidar cadenas de valor y ganar competitividad podría ser la salida para no sufrir las consecuencias.

A su paso por Santa Fe para participar como disertante en las jornadas Nueva Agroindustria y Transformación Territorial, el director ejecutivo de MAIZAR (Asociación Maíz y Sorgo Argentinos) Martín Fraguío planteó la necesidad de consolidar cadenas de valor y diseñar estrategias que permitan ganar competitividad a la producción argentina en el comercio internacional con el objetivo de incrementar el intercambio, la generación de riqueza y el necesario desarrollo del interior del país.

Primero indicó la urgencia de lograr cadenas competitivas para conquistar mercados. Para ello tienen que interactuar en forma coordinada “tanto la embajada, el negociador de cancillería como el gerente de la empresa”, dijo el referente.

Luego, aclaró que los mercados más atractivos suelen trabajar en la generación de barreras para frenar o entorpecer el ingreso de mercancías que compitan con las locales. “Hoy, en el mundo se están desarrollando 100 nuevos métodos para que nuestros productos valgan menos”, afirmó. Entre esos argumentos mencionó algunos “disparatados”, como las emisiones de gases de efecto invernadero que dio lugar a la “huella de carbono”, la “teoría loca” del cambio en el uso de la tierra o el principio precautorio.

Fraguío explicó que Europa es la mayor generadora de estas barreras al comercio. “No las ponen porque son tontos, quieren proteger a su agroindustria, pagar mucho internamente y poco hacia afuera”, explicó. Y por eso sentenció: “tenemos que trabajar mucho en los mercados; no sólo porque queremos acceder, sino porque hay barreras cada vez más complejas a superar y esto requiere instituciones atrás”.

La decisión europea de revisar la normativa que mantuvo frenados los embarques argentinos de miel durante los últimos tres años sin duda es motivo para festejar. Pero también para pensar cómo prepararnos para evitar las trabas que vendrán.

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *