19 de octubre de 2014 07:09 AM
Imprimir

Carnes: buenas perspectivas de producción y exportación hacia el 2022

La producción de carne vacuna de la República Argentina podría llegar a aumentar de 2.620.000 toneladas en el año 2012 a 3.107.000 toneladas en el 2022, lo cual representaría un aumento del 18,6% en 10 años. El crecimiento más importante sería de la carne aviar.

Con relación al tema carnes en general, FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) prevén, en su trabajo “Perspectivas agrícolas 2013/2022” y “2014/2023”, que en la próxima década (al año 2023) la producción mundial crezca a un ritmo moderado, limitada por los altos costos de insumos y la competencia en la demanda por la tierra y el agua respecto de los cultivos alternativos.

En la última década (2003-2013), el principal motor del crecimiento de la producción de carne en el mundo fue el sector avícola, pero también éste será -en gran parte- responsable de la rápida desaceleración en la producción de carne en la próxima década (2013-2023).

Aunque se prevé una reducción en la demanda de carne de aves, éste producto seguirá siendo el líder en el complejo de la carne, debido a su estatus como la fuente más barata y más accesible de proteínas de carne.

La OCDE-FAO estima que los precios nominales de la carne vacuna se mantendrán estables hacia el año 2022. En cambio, crecerán de manera importante los precios nominales de la carne de cerdo y pollo.

 

 

En números

Desde el año 2000 la producción mundial de carne vacuna viene en constante crecimiento pasando de 53,2 millones de toneladas a 58,9 millones de toneladas en la estimación realizada por el USDA para el actual año 2014.

Lo mismo sucede con las exportaciones mundiales de carne vacuna. En el año 2000 ascendían a 5,9 millones de toneladas. La proyección para el año 2014 se sitúa en 9,5 millones de toneladas.

Hay un importante lote de países productores, tales como USA, Brasil, UE-28 y China. Más atrás vienen Argentina y Australia. El problema es que Argentina produce 2,8 millones de toneladas de carne anuales, en tanto que el líder Estados Unidos de América- produce 11,2 millones de toneladas, casi 3 veces más que nuestro país.

Estadísticas del USDA (Departamento de Agricultura de los Estados Unidos) muestran que Argentina produce aproximadamente el 5% del total mundial de la carne vacuna y exporta el 2% del total mundial.

Los países exportadores fuertes en carne vacuna son Brasil, India, Australia y USA. Más atrás vienen Nueva Zelanda, Uruguay, Paraguay, Canadá y Argentina. Brasil líder en exportación- despachó en el año 2013 cerca de 1.849.000 toneladas de carne. Argentina, en cambio, en ese año exportó 186.000 toneladas de res con hueso, casi la décima parte que nuestros hermanos brasileños.

A pesar de estas diferencias productivas, las proyecciones del ERAMA (Escenario de Referencia Agroindustrial Mundial y Argentino) realizadas por el INAI (Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales, ente financiado por las Bolsas del país y la cadena agroindustrial) para la República Argentina en el tema carnes para el período 2012-2022 muestran un moderado crecimiento de la producción y exportaciones de carne vacuna. Pero mucho más importante es el aumento previsto para la carne aviar (ver cuadro).

Como podemos observar, el ERAMA-INAI estima que la producción de carne vacuna de la República Argentina podría llegar a aumentar de 2.620.000 toneladas en el año 2012 a 3.107.000 toneladas en el 2022, lo cual representaría un aumento del 18,6% en 10 años. Las exportaciones argentinas de carne de vaca se mantendrían relativamente estables en 268.000 toneladas. Recordemos que en año 2013 se exportaron 186.000 toneladas.

Donde es importante el crecimiento previsto es en la carne aviar. El ERAMA-INAI estima que la producción de carne aviar de nuestro país podría llegar a incrementarse de 1.944.000 toneladas en el año 2012 a 2.993.000 toneladas en el 2022. El aumento sería del 54% en 10 años. Las exportaciones argentinas de carne aviar registrarían un crecimiento notable: de 257.000 toneladas en el 2012 a 1.066.000 toneladas en el 2022.

La producción de carne porcina podría aumentar en el período un 22%, pasando de 331.000 toneladas en el 2012 a 404.000 toneladas en el 2022.

 

 

No es un pronóstico

Tengamos presente que el ERAMA-INAI constituye una visión de largo plazo para el sector agrícola, que ha sido construida sobre la base de lo que se denomina “escenario continuación”. Es decir evalúa lo que ocurriría con las variables relevantes para el sector hacia 2022 en caso de que continuaran vigentes las tendencias actuales. No constituye un pronóstico acerca del futuro del sector agrícola. Se trata, más bien, de lo que sería de esperar que ocurra en el largo plazo si se cumplen ciertos supuestos específicos sobre los que está basado el concepto de continuación; referidos a condiciones macroeconómicas, vigencia de políticas gubernamentales de Argentina y otros países, condiciones meteorológicas normales, acuerdos y acontecimientos internacionales, entre otros. En consecuencia, si se modifican las políticas gubernamentales nacionales podrían darse cifras diferentes a las consignadas.

De todos modos, en los próximos días, la Fundación INAI informará sobre las nuevas proyecciones 2013-2023. Veremos si se confirman las cifras emitidas hace un año atrás para la cadena de valor de la carne.

 

Aunque se prevé una reducción en la demanda de carne de aves, éste producto seguirá siendo el líder en el complejo de la carne, debido a su estatus como la fuente más barata y más accesible de proteínas de carne.

 

6ABRE_ARG-CARNES.JPG

Fuente:

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *